Se encuentra usted aquí

platón

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Abrazos y algo más

Hay libros que resultan intemporales. Exponen principios universales que tendrán total vigencia, en diversos escenarios, a lo largo de distintas épocas.  Tal es el caso de la obra de Platón, que ha llegado hasta nuestros días. Contiene elementos que siguen siendo válidos, veintitrés siglos después de publicados, -por cierto, como sucedió con los evangelios, las obras del filósofo griego fueron plasmadas en papel por otros, ya que Platón nunca se sentó a escribir.   Dentro de su vasto pensamiento, en estos tiempos viene al caso una reflexión, que señala que antes de soñar con reformar el mundo o modificar aquello que nos rodea, vayamos primero a nuestro propio corazón a establecer orden, armonía y paz.

México vive en un permanente caos sosegado.  O bien, ya nos hemos acostumbrado al crimen y a la violencia que se manifiesta a diario en distintos puntos del país.   Delitos que en otras sociedades serían motivo de alarma, para nosotros se han convertido en parte de ese imaginario “cultural”, del que pareciera que nunca vamos a desembarazarnos.   En forma ocasional, como sucedió en días pasados, esa corriente subterránea emerge como un gran geiser, para volver a aplacarse poco después. Y, contrario a la teoría del caos, que lo considera como un preámbulo para llegar al orden, nuestro caos sosegado y permanente sigue ahí, esperando otro momento para manifestarse como un potente chorro que a todos alarma.

Regresando a las palabras de Platón, podemos inferir que el estado de cosas que priva en el exterior no es más que un reflejo de lo que sucede dentro de cada uno de nosotros, justo en nuestro corazón.  Que el desorden en el que se encuentran las relaciones entre individuos, grupos o naciones, es resultado del conflicto que cada uno tiene bullendo en su interior.  Y que mientras no demos un enfoque distinto a los problemas que derivan en inseguridad, nada va a mejorar.

A raíz de los acontecimientos ocurridos en Culiacán, surge una primera conclusión.  Se corrobora –una vez más—que los asuntos de seguridad de un país, nunca van a resolverse colocando un uniformado en cada esquina.   En los casi veinte años transcurridos, desde que inició la llamada “guerra contra el narco”, el número de elementos armados en las calles ha ido aumentando de manera progresiva, y, aun así, la percepción ciudadana para nada apunta a señalar que nos sintamos más seguros.  Las cosas se mantienen en una relativa calma para, en cualquier momento, salirse de control, justo como sucedió hace unos cuantos días.

Las finanzas que manejan los carteles de la droga son impresionantes.  Pudiera decirse que constituyen un ejemplo de funcionamiento organizacional. Hay grandes cantidades de dinero para cubrir un sinfín de actividades delictivas asociadas a la producción, empaquetado, distribución y venta de diversas sustancias psicotrópicas, amén de otros giros en los que estos grupos están involucrados.  La realidad se reviste con sus trajes domingueros para aparecer en redes sociales, y así vender la idea de que el mundo del narco está constituido por una elite privilegiada, que puede darse los grandes lujos jamás soñados.

“Vayamos primero a nuestro propio corazón”, sugiere el sabio griego, y así haremos para preguntarnos: ¿Qué es lo que nos falta dentro de él, que nos lleva a buscar fuera del mismo, elementos para tratar de satisfacerlo?

Por diversas razones la familia actual se ha ajustado a un modelo distinto del que privaba en épocas pasadas.  Muchas familias son monoparentales, y en diversos casos con un solo hijo. ¿El resultado? Ese niño pasa buena parte de su tiempo solitario, ya sea solo en casa, o rodeado de adultos con otros intereses, que difícilmente satisfarán sus necesidades infantiles de apego, atención y pertenencia, que la familia de mediados del siglo pasado sí cubría.  Los arquetipos que todo niño requiere para su formación, los toma de donde puede, y no siempre son los más sanos. Ahí inicia la espiral que va avanzando hasta resultar en jóvenes desorientados, que se dejan deslumbrar por esas imágenes seductoras.  Como no identifican un valor intrínseco a la vida, muchas veces se manejan bajo la consigna de vivir la vida al máximo, sin importar cuánto tiempo dure.

Con miras a hallar una solución efectiva para los problemas de inseguridad del país, y conforme a lo anterior, no habría yo de sugerir  retirar las fuerzas del orden de su función de contención. En lo personal no soy partidaria de la idea de “abrazos, no balazos” del presidente López Obrador.  No del modo como parece interpretarlo él: Elementos de seguridad inermes, a merced de grupos delincuenciales fuertemente armados, que toman las calles por cuenta propia.

Abrazos sí, en casa, a los niños, a los adolescentes. Padres más presentes, en lo físico, en lo emocional y en lo espiritual, para el fomento de valores humanos.  Grupos familiares apoyándose unos a otros.  Ciudadanos generosos con su tiempo, buscando incrementar la calidad de vida de esos chicos que muy en el fondo, por debajo de la capa de indiferencia y conducta antisocial, están buscando ansiosos cómo llenar su corazón.

Abrazos sí, como una solución de fondo al terrible problema que tenemos encima. De manera colateral, con el apoyo de las fuerzas de inteligencia militar para la salvaguarda de todos los mexicanos, que es lo suyo.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 21 de Octubre 2019 - 14:15
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Lunes, 21 de Octubre 2019 - 16:30
Fecha C: 
Martes, 22 de Octubre 2019 - 05:30
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hiel y Miel: Días difíciles

Días difíciles para todos, para el gobierno, para los ciudadanos, para los abnegados habitantes del D.F., y los más duros…para la ley. Días magníficos para la CNTE, para la impunidad, para el desgobierno. Y es que desde mi pequeño universo no alcanzo a comprender cual es el nombre de este juego perverso en el que a muchos les gusta que todo se ponga peor. ¿Para qué impulsar una reforma educativa que no se piensa cumplir?, ¿para qué pretender centralizar los pagos de los maestros (muchísimos de ellos desde luego ni lo son o ni existen) para luego doblar las manitas?. Los maestros (o lo que sean) de la CNTE vinieron, nos atormentaron y vencieron. Sí, porque por extraño que parezca, a pesar de todo lo dicho y aprobado en el Congreso, estos señores presionaron hasta que les dieron lo que solicitaban. Los tres días de desquiciamiento que nos recetaron en la capital, les trajo a ellos tantos beneficios como incomodidades y pérdidas a nosotros los habitantes de esta sufrida ciudad. No falta quien diga que al menos la reforma educativa se cumple (más o menos diría yo) en 28 estados y solo en cuatro no (Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas), yo no me conformo con esto y pediría se nos explique claramente qué se negoció, quién lo hizo y qué fue lo que impelió al Gobierno a tomar la penosa decisión de violar la ley. Desde luego al secretario de Educación no se le vio resolviendo el conflicto ni por equivocación y todo este enojoso proceso se llevó a cabo en la secretaría de Gobernación. En fin, en Mayo aquí tendremos de regreso a tan distinguidos educadores pidiendo más y más como siempre, al fin que ya se dieron cuenta de que el chantaje y el abuso les permiten conseguir lo que quieren y estar muy por encima de la ley. ¿Hasta cuándo?...La nunca finalizada “remodelación” de Polanco (ya vamos en el segundo año de caos) se va viendo como algo atroz. Primero que nada Masaryk de ser una avenida viva, llena de gente, muy cosmopolita y con gran actividad comercial se ha convertido en una calle triste, horrenda y vacía por obra y desgracia del delegado con licencia, Víctor Romo. Los “molotes” que pusieron en todas las ahora desmedidas banquetas además de ser horrendos limitan el tránsito, son peligrosos para automóviles y transeúntes y seguramente serán removidos no más se acabe el periodo del famoso “Bombardero de Polanco”. Los comercios están desolados y en ellos no se paran hoy ni las moscas. Además, como Romo (al igual que Hitler) es puritano, vegetariano e higienista se acabaron las terrazas al aire libre, desde Periférico hasta Mariano Escobedo. Si usted quiere ver y dejarse ver mientras se toma un cafecito en la calle más cara de México, olvídelo, y ni se le vaya a ocurrir prender un cigarrillo al aire libre porque Fray Víctor ya no nos da permiso. Total, los polanquenses estamos hartos de todo esto y rogamos que vengan para nuestra colonia tiempos mejores, desde luego con el triunfo de otro partido que no sea el PRD. ¡Ojalá!...El otro día me topé frente a frente en el centro comercial de Antara, con Jorge Salinas y su guapísima esposa Elizabeth Álvarez. ¿Qué les puedo decir?, los dos son más guapos y altos en persona que en la tele y además sencillos y amables. Yo de plano los saludé, felicité por su trabajo y le di consejos a Jorge para mejorar su relación con Ana (su novia en la exitosa telenovela “Mi corazón es tuyo”) me respondió con bromas y sonrisas, en fin son simpáticos e inteligentes, me dio gusto conocerlos…La recomendación de la semana: si se quedaron con ganas de más tamales después de los que seguramente se comieron el día de la Candelaria, La Flor de Lis (en sus 11 sucursales) es lo que estaban esperando. El establecimiento, fundado en 1926, se especializa en este delicioso platillo de la cocina mexicana en una infinidad de estimulantes versiones. Lo mismo en la Condesa, en Polanco, en Satélite o Coyoacán podrán disfrutar (entre otros) de los de mole con pollo, frijol con queso, los de hoja de plátano o los dulces como el de queso con zarzamora o el de cajeta que es francamente inolvidable. Lo mejor del caso es que tienen servicio a domicilio y también se puede ordenar en línea. Dense un gustito una noche de estas y no se olviden de pedir el atole de fresa o el champurrado. ¡Buenísimos!. Y hasta aquí hoy…besitos a los peques.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 16 de Febrero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas: