Se encuentra usted aquí

pensamiento disruptivo

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Pensamiento Disruptivo. ¿Qué es?

Las empresas disruptivas se han puesto de moda. Derivado quizá de los grandes y sonados éxitos financieros de empresas como UBER ó Facebook, cada vez más, los emprendedores retoman el pensamiento creativo y la innovación como la materia esencial de la puesta en marcha de su nuevo negocio.

Lo disruptivo se ha puesto en la mente de los líderes en los negocios entre otras cosas porque nos sirve para describir en una sola palabra, frases como: “Renovarse o morir” o el “El peor cambio es el que no se acepta” o afirmar máximas como la de Albert Einstein, “En tiempos de crisis la imaginación es más importante que el conocimiento”.

Disruptivo(a) viene de la palabra, disrupción que significa rotura o interrupción brusca. Y se comienza a escuchar cada vez más en los negocios para grandes empresas.

Se usa normalmente para describir a estas empresas (disruptivas) que han realizado un modelo de innovación que ha cambiado el rumbo de sus mercados objetivos. Algunos ejemplos de empresas disruptivas son: Sony, IBM, Apple, Microsoft, Google, Samsung, Facebook o NXP entre muchas otras.

Cierto que el pensamiento disruptivo existe quizá desde siempre pero en los años 20s toma relevancia en los negocios cuando Henry Ford, cambio el sistema de ensamble en línea del modelo T, y con ello puso al alcance de nuevos  compradores, el automóvil.

En los negocios pensar disruptivamente suele estar asociado a la creación y desarrollo de nuevos mercados y de “Market Share” esencialmente se usa para describir las visiones precisas del negocio en donde se desea posicionar a una nueva empresa o a la nueva oferta de productos y servicios.

El incremento de sensores en las cosas cotidianas creará nuevos modelos de compra del cliente y arribarán nuevos servicios incluso, algunos de ellos predictivos sin la intervención de humanos. Nuevas tecnologías como las de geo-localización, telefonía móvil y trazabilidad cambiarán la manera común del comercio actual.

Ya sea a través de nuestra área de marketing o de sistemas; es recomendable  crear un equipo externo o interno de consultores en innovación que nos permitan anticipar el rumbo de nuestros mercados y las preferencias y tendencias de nuestros clientes.

Las nuevas empresas disruptivas cambiarán nuestras vidas. UBER revolucionó por ejemplo el servicio del taxi ejecutivo disminuyendo la incertidumbre. Es un buen ejemplo de cómo usando los servicios gratuitos de GPS de los teléfonos y la geo-localización (TI) a través de una APP (Software) se unió la energía de compra de usuarios potenciales creando este servicio de transportación más seguro, eficiente y con más calidad.

En esta empresa se integraron desempleados o empresarios con capacidad de emprender, (ya que invirtiendo en un auto con un valor aproximado de 250 000 pesos se puede ser parte de la flotilla de autos UBER) y sobre todo de la coyuntura de un mercado con falta de regulación y con un servicio deficiente de transportación con bajos niveles de satisfacción.

Google, Samsung o Apple han descubierto la importancia y lo lucrativo que puede ser “romper” lo establecido, pensar disruptivamente. Industrias enteras como la automotriz cambiarán a nuevas empresas disruptivas que llegarán. En el nuevo modelo de negocio del automóvil ya no será más el objetivo vender un auto como lo más importante, sino poner ese auto más cerca del cliente en el momento oportuno que lo necesita para transportarse.

Hoy en día estamos llenando las cosas comunes con sensores electrónicos, y ya nadie podrá escapar de una pulsera inteligente o de un SmartWatch en pocos años, alguien debe vender estos productos y pensar desde ahora en que servicios se entregarán a esos clientes digitales. Los sensores y las empresas disruptivas han llegado para cambiar nuestra manera de hacer negocios y para crear la nueva era de lo que se llama el internet de las cosas.

Valdría la pena comenzar a preguntarnos si algunos de nuestros negocios estarán activos y vigentes en 8 años (ciclo que se estima tardo el teléfono en reemplazar a la cámara tradicional de fotografía). Hay que pensar si por ejemplo, seremos absorbidos por una competencia disruptiva, alguien que piensa en innovación más que nosotros y que imagina esta nueva era. O dicho más sencillo que: a diferencia de nosotros, quizás, si se preocupó en nuestros compradores, en integrar tecnología amigable y efectiva, en conocerlos mejor, y  que ha comenzado hoy a cambiar y a rediseñar sus procesos para orientarlos al cliente de la nueva era digital.

Fecha: 
Miércoles, 21 de Octubre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1