Se encuentra usted aquí

penal

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Matar a El Chapo

Del video filtrado con audio de la fuga de El Chapo, comentaban en el programa de Eduardo Ruiz-Healy cómo “tendió” su cama antes de irse. Ante tanta especulación e interpretación de los movimientos de los presos, sus rutinas, costumbres y los hábitos que se crean por la falta de actividad, ésta del Chapo al tender su cama puede ser una de tantas manías, sin embargo, se puede sugerir como una señal de Guzmán avisando a las cámaras: “—ya me voy”.

En el minuto 1:29 (o 1:24 según la fuente que se revise) cuando El Chapo cambia el canal de la televisión saca un objeto de detrás o por debajo del aparato y lo guarda entre las cobijas, éste movimiento y la salida del objeto se puede ver cuadro por cuadro en el video. En el minuto 3:14 y después del 4to sonido de martillos o taladros, baja el brazo derecho y busca junto a la pierna del mismo lado, hace bola la cobija con su mano derecha y se levanta. Antes de extender las sábanas, su mano derecha se junta por debajo de la cobija con la izquierda y se pasa lo que pudiera ser el objeto que sacó antes, lo deja en la mano izquierda y termina de “tender” la cama. Luego se acerca a la regadera y deja caer al parecer el mismo objeto provocando un golpe que se alcanza a escuchar cerca de donde se abrirá poco después el agujero, como otra señal: “—estoy listo”. Después se escucha la voz de alguien por debajo del agujero como avisando: “—listos aquí abajo”. El Chapo regresa a ponerse los zapatos para irse, dicen hoy, al Triángulo Serrano de Chihuahua, Durango y Sinaloa; si Guzmán Loera se escapó por un túnel lo de menos es que se haya filtrado el video con audio.

Se han reportado ataques armados en la sierra que intimidan a la gente de los pueblos y rancherías, los pobladores viven con el temor de ser blanco de una bala perdida o del acoso de los militares, además no pueden correr para ponerse a salvo porque los detienen al creerlos sospechosos.

Que se haya escapado otras dos veces durante su carrera a salto de mata en la sierra, que reporten que está herido del rostro y una pierna y que cayó a un barranco es porque saben santo y seña del hombre sin lograr capturarlo. Como en el viejo juego de policías y ladrones en el que los ladrones difícilmente pierden; se parece también al juego infantil de las escondidas en el que Guzmán, hasta ahora, ha salido bien librado, los buscadores siguen contando hasta cien y desde algún lugar El Chapo gritó: “— ¡Un, dos, tres por mí y por todos mis compañeros!”

Al pasar los días se tiene información aparentemente confiable, también notas que aseguran que El Chapo está muerto. En general, se pensará que “muerto el perro se acabó la rabia” y no, para acabar con la rabia es necesario mucho más que matar o detener y extraditar a El Chapo; desde esferas casi desconocidas querrán matarlo para que no hable y así algunos secretos oscuros del poder queden enterrados en la tumba con Guzmán. Si lo matan solo estarán sacudiendo el tapete y las pulgas van a brincar para todos lados; entre los que van a querer ganar la presidencia del narco, los que se sentirán herederos del trono y los hijos de Guzmán, las cosas empeorarían para la sociedad.

El Chapo es el único tipo que hace que las miradas volteen hacia él sin que él vea a nadie, un individuo que se ha burlado como nadie del gobierno y que ha sabido manipular la ley. ¿Que con dinero todo es posible? Sí, solo que para eso también se necesita inteligencia, independientemente de lo que ha hecho El Chapo, lo que planea y su modo de vida, este hombre no puede ser calificado como un tonto, es más, si le propusieran la Presidencia de la República en una carcajada diría: “—No gracias, ese es un puesto para idiotas”.

El gobierno mexicano lo quisiera muerto, la DEA y el FBI lo necesitan vivo, su gente lo protege moviendo hilos extraños y la sociedad sabe que con El Chapo o sin él, las cosas no serán mejores porque hay gente en el poder que rebasa por mucho la maldad de Guzmán Loera.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 28 de Octubre 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Fuga silenciosa

Nuevamente la práctica de las filtraciones pone de cabeza al sistema judicial del país. De nueva cuenta, las manos anónimas que venden o “regalan” materiales “calientes” a los medios, están operando desde la oscuridad con una finalidad obvia: minar la versión oficial de los hechos ocurridos hace un poco más de tres meses.

Pero cuando pasan cosas como estas, es que el ciudadano común se pregunta qué es lo que pasa en las esferas de la administración pública, que intenta ocultar lo que es evidente y que tienen que ver con la corrupción que se da en los centros de readaptación social, refiriéndonos a la fuga del Chapo.

Se han escuchado versiones tan absurdas y chabacanas, como aquella en la que decían que la fuga de El Chapo era una acción concertada con el presidente de la República para tender una cortina de humo que cubriera los cambios en el IMSS.

Lo que es cierto es que faltaba confirmar un elemento que muchos analistas y el sentido común señalaban, relativo a lo silencioso que parecía que había sido el proceso de construcción del túnel de la fuga. Y no, no había en la realidad tal silencio.

Para muchos, la profusa difusión que se dio al video de la fuga, hace tres meses, parecía suficiente, pensando, tal vez, en que no había micrófonos en las celdas en razón de los parámetros de incomunicabilidad a la que se sujetan los reos: están solos, sin medios de comunicación con el exterior (se supone), etc. Ahora nos damos cuenta de que sí hay micrófonos y que éstos registraron los sonidos de la horadación; los sonidos de la fuga.

Las implicaciones que esta filtración ha traído consigo son muy graves y denota el grado de corrupción de una cadena de personas con diferentes rangos de mando en el penal, muy extensa.

La pregunta que ahora es necesario que sea contestada, es por qué desde que se dieron a conocer los videos de la fuga, las autoridades no incluyeron el audio, que ahora los incrimina. Es decir, si cuando las autoridades de seguridad y de procuración de justicia, en el caso de El Chapo, dieron a conocer los videos de la fuga hubieran incluido el audio, evidentemente la percepción colectiva hubiera sido más grave (y justo aquí se encuentra la lógica de su ocultamiento), pero al ocultar ese elemento, ahora que se hace público “el chirrión se les voltea por el palito” y los involucra de manera directa, por lo menos por la omisión en que incurrieron.

En este momento es secundario saber cómo y quién hizo la filtración del audiovisual dado a conocer por Loret de Mola. Lo realmente importante es que se finquen las responsabilidades correspondientes, de acuerdo al marco jurídico aplicable y se esclarezca la cadena de corrupción al interior del penal. Los exámenes de confianza de los que tanto se habla, deben ser permanentes y en todos niveles del sistema de seguridad del país.

Fecha: 
Lunes, 19 de Octubre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Héroes de paja

Una de las dinámicas aplicadas en el taller de literatura que imparto en la penitenciaría tiene que ver con eso que se admira y se idolatra, con esas personas lejanas conocidas más por sus actos que por su vida personal, tiene que ver con la sensación de querer ser igual a otro, tiene que ver con los héroes que se conocen como inalcanzables desde la infancia.

En la clase los alumnos del taller eligieron un héroe de entre todo aquello que conocen como admirable, cualquier persona en su memoria de quien supieran su historia y hazañas. Los 30 alumnos discutieron en grupo y mencionaron infinidad de nombres, en una tarjeta debían anotar el nombre de su héroe o ídolo y en su libreta escribirían las razones que los hacen admirables.

Así la dinámica de inicio en el salón fue divertida, ellos mostraron la tarjeta con sus nuevos nombres y aparecieron, entre otros: Marco Tulio Cicerón, Julio Cesar, José Doroteo Arango, Alejandro Magno, Gustavo Adolfo Bécquer, Hernán Cortés, Carlomagno, Edgar-Hilaire Degas, Federico el Grande, Franz Liszt, Marco Polo, El Chapulín Colorado, André the Giant, además de papás, hermanos mayores y abuelos, se presentaron y cada uno dijo quién era y contó parte de la historia de su ahora nueva personalidad. Después, platicaron como los personajes elegidos, transportándolos al tiempo actual y también a prisión.

La tarea consistió en actuar durante toda la semana como el personaje, lo que esa persona haría en la situación que se presentara, lo que su héroe contestaría y hablaría. En cualquier momento dejarían pues, de ser ellos mismos para convertirse en otra persona y aprenderían a convivir con todos los extraños que en ese momento aparecieron en el salón de clase.

¿Cuál era la idea de esta dinámica? ¿Y cuál el resultado? Tan simple como haberse dado cuenta que a quien admiraban no era un personaje sino a ellos mismos. En el momento en que supieron que podían reaccionar, pensar y actuar como alguien ajeno no era más que mostrarles la facilidad que tienen de controlar su actitud y defender su opinión, por lo tanto ellos mismos no estaban tan alejados de ser sus propios héroes. (De más está decir que me era intrigante imaginar cómo estaban comportándose Pancho Villa, Marco Tulio Cicerón y El Chapulín Colorado en la misma celda durante toda una semana, así como todos los demás en sus respectivas estancias)

Esto lo aplicaría a la sociedad moderna que pasa mucho tiempo esperando por alguien que haga las cosas por ellos, alguien que tenga la fortaleza y la astucia para resolver los problemas, uno que se atreva a levantar la voz para poder gritar después de él, alguien que se arriesgue a perder para responsabilizarlo por el fracaso propio.

Siempre habrá necesidad de héroes reales y personas admiradas de quienes se pueda seguir el ejemplo, como ayuda, como guía, como reflejo propio. El problema es que ahora la gente del mundo está idolatrando personajes de paja cerca de una fogata, ha habido tantos de ellos a través de los tiempos y en tiempos modernos estos ‘héroes’ duran lo que duraría una paja en lumbre, todos los días se consiguen un ser admirable solo porque se ha atrevido a hacer algo diferente y ¡hasta presidente lo quieren hacer!

El terror mediático provoca que la gente se asuste de inmediato con noticias que muchas veces son falsas, la inmediatez en la información hace que en cada ‘clic’ aparezca un gran salvador de la tierra, la veracidad de la situación en el mundo asusta a quienes viven encerrados de frente a las pantallas electrónicas y las redes sociales invitan a creer en todo sin leer o investigar los contenidos.

La sociedad repite incesantemente la opinión de los demás como propia, si escuchan una palabra nueva que les gusta la dicen hasta que pierde sentido. Si los ‘amigos de face’ (que ni conocen en persona), por ejemplo, odian a Lady Gaga o a Miley Cyrus ellos también las odian sin siquiera conocer sus canciones y si a uno se le antoja que quien salvará al mundo es El Chupacabras, irremediablemente se propondrá como presidente del mundo.

Aunque parezca que caí en exageraciones esto pasa en milimétricos o en gigantescos ejemplos en cientos de situaciones, hay héroes de paja en las drogas, en el gobierno, en la música, en la prensa, en la televisión, en la literatura, en el arte, a la vuelta de la esquina.

La diferencia con los internos en mis clases es que ellos no tienen acceso a la tecnología, tienen acceso a los buenos libros, a su memoria, a sus recuerdos, a sus errores y sobretodo tienen presente en cada momento que su misión ahí dentro consiste en creer que son importantes y aunque deban pasar el resto de sus vidas en una prisión, saben que la libertad de pensamiento con la que viven es lo que los hará vivir en paz, que el criterio propio y la capacidad de controlar sus acciones los hace seres de bien aun cuando la sociedad nunca termine de entenderlo.

De ser necesario, solo hay que elegir al héroe perfecto y la admiración a la persona correcta, no para alabarla en público sino para seguir el ejemplo y actuar de acuerdo al criterio propio no al de la multitud.

Los libros tampoco son todos buenos como no todos los héroes son los mejores, por eso existen tantos seres fracasados que de tanto querer ser como otros, terminan su día y después de apagar sus dispositivos electrónicos se dan cuenta que no son nadie y que no han llegado a ningún lado, he ahí el meollo del asunto hay que aprender a elegir de entre todo, lo mejor para uno mismo no para los demás.

Nota importante: Ante las risas de sus compañeros el “Chapulín Colorado” aclaró que: “Siempre quiero ayudar y termino arruinándolo todo, en esta semana supe ayudar y no arruiné nada” y “André the Giant” dijo al final del taller: “Mientras más gritaba, mientras más me enojaba más grande me sentía, no me di cuenta que –señalando al grupo- en un país de gigantes el único enano era yo”

Autor:

Fecha: 
Martes, 01 de Septiembre 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Las vergüenzas de México

Pues sigue la mata dando. Ya bastante dábamos de que hablar a nivel internacional con eso del ya clásico narcotráfico, la no menos clásica corrupción, la trata de personas, la violencia de género, la violación de los derechos humanos, la casa blanca del presidente, el caso Ayotzinapa, el peliculesco escape del Chapo Guzmán, y no sé qué tantas cosas más, y ahora, para no variar, el escandalito protagonizado por el señor Piojo Herrera y su no menos “llamativa” hijita en contra del comentarista deportivo Christian Martinoli en pleno aeropuerto de Filadelfia, noticia que ya se comenta en varios medios deportivos del mundo.

La cuestión es que en los últimos días el país había tenido una especie de “descanso moral” al haber participado con buen éxito en los Juegos Panamericanos en Canadá y la selección mexicana conquistado la Copa Oro de fútbol, no sin una buena cantidad de críticas por las ayuditas arbitrales recibidas y su estilo de juego infame. Pero aún así, por lo menos degustábamos todos del agridulce sabor de la mencionada victoria.

Solamente que el señor Herrera se dedicó a ensuciar más la ya de por sí manchada corona concacafkiana, con sus desplantes de rufián de barriada en un aeropuerto internacional, a la vista de todo el mundo.

La cuestión aquí es que el país sigue pasando vergüenzas a niveles extrafronteras y nos estamos convirtiendo en la comidilla de los diferentes diarios electrónicos del mundo, y eso duele. Desde las críticas racistas y mal intencionadas, pero con un fondo de verdad de Mr. Donald Trump, pasando por la parodia animada taiwanesa del escape del Chapo hasta los artículos de columnistas internacionales en donde no nos bajan de corruptos o por lo menos de ineptos, la imagen del país a nivel internacional no pasa por su mejor momento. Pero todo parece indicar que a los dueños del balón, en todos los ámbitos y facetas de nuestra mexicana existencia, les importa muy poco lo que se opine del país más allá de sus fronteras. Al parecer les tiene sin cuidado que el otrora respetado líder de Latinoamérica se siga sumiendo en el ridículo internacional para solaz y esparcimiento de los que de afuera nos miran.

Dichosos aquellos días en los que nuestro México era buscado y solicitado por otros países e instancias internacionales para ser mediador, interlocutor e incluso guía de países en conflicto, de aquellos días en los que las películas mexicanas eran vistas y admiradas en muchas partes del mundo e incluso sus dirigentes eran respetados aún cuando domésticamente no daban una.

Ahora nos hemos convertido en el hazme reír del mundo, metiéndonos autogoles por todos lados, ¿o no es así, señor Miguel Herrera?

Autor:

Fecha: 
Jueves, 30 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La postura de la Iglesia en México sobre la fuga del Chapo Guzmán

Mientras, en Roma, el Papa Francisco ha entrado en una suerte de periodo vacacional, en México seguimos impactados por la segunda fuga de Joaquín El Chapo Guzmán - hecho que, dicho sea de paso causó, dos posiciones encontradas de la Iglesia católica, una condenatoria, por parte de la Conferencia del Episcopado, y otra, minoritaria pero con resonancia, dando un crédito al Chapo por poner de relieve la corrupción, más que inmerecido -, y la Iglesia no ha sido ajena al clamor social sobre la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán.

El semanario Desde la Fe no dejó pasar la ocasión para expresar la opinión de la Arquidiócesis Primada de México - que no de la Conferencia del Episcopado como muchas columnas políticas señalaron – acerca no precisamente de la evasión, sino de las condiciones legales y administrativas públicas que la permitieron.

La editorial del semanario del 19 de julio hace referencia a que en noviembre de 2012 se reforma la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la LOAPF, con el propósito de extinguir la Secretaría de Seguridad Pública creada por Vicente Fox, y regresar las atribuciones conferidas a la Secretaría de Gobernación, la cual desde siempre, había tenido las facultades en materia de seguridad pública, seguridad nacional, vigilancia fronteriza y migratoria e inteligencia.

Según Desde la Fe, la reforma de 2012 quedó en tela de juicio ante el escape del Chapo Guzmán. De igual manera, las justificaciones para la aprobación del proyecto - porque es evidente que la concentración de funciones, atribuciones y facultades, que incluyen la migración, los derechos humanos, la relación con las asociaciones religiosas, compilar la normatividad, regular el uso de los símbolos nacionales, promover el desarrollo municipal y  la protección civil, además de la seguridad nacional - revelan el simple interés partidista por marcar una discontinuidad en políticas públicas, más que una racionalidad administrativa pública para el buen manejo ulterior de los asuntos de Estado.

La crítica enderezada por Desde la Fe no sólo es en contra de las consecuencias de la decisión del equipo de transición de Enrique Peña Nieto, sino contra la LXII Legislatura del Congreso de la Unión. Es decir, no se salvó nadie, pero omite la editorial decir que tampoco la separación de las tareas de seguridad de las de facultades de la secretaría de Gobernación fue la solución, porque los pleitos entre ambos secretarios - bueno, los múltiples secretarios de Gobernación durante las administraciones panistas - y los secretarios de Seguridad Pública fueron de proporciones épicas, y tampoco puede decirse que los resultados fueran óptimos.

Y siguiendo con el razonamiento de los editores de Desde la Fe, cito textualmente “la competencia de la Secretaría de Gobernación fue jurídicamente desnaturalizada para imponer criterios ineficaces que confunden a un organismo político como aparato policial. La supersecretaría muestra ineficacia en sus acciones de seguridad pública y la efectividad del sistema de inteligencia. Hace unos días, la supersecretaría vino a ser minisecretaría.”.

Hasta cierto punto, no les falta razón en cuanto a la imposición de criterios ineficaces que confunden un organismo político con un aparato policial, pero entonces: ¿cuáles serían los criterios eficaces para la construcción de una política pública?, ¿separando lo policial de lo político?, ¿son áreas absolutamente distantes?, ¿cómo generar propuestas claras desde la ciudadanía? Es válido que los grupos eclesiásticos propongan algunas ideas para solucionar el tema de la seguridad, pero habría que señalarles que la caridad empieza por casa.

No es que no se puedan hacer propuestas desde una asociación religiosa, pues sus integrantes son tan ciudadanos como el qué más, pero en específico ¿cuáles son las estrategias implementadas por la Arquidiócesis Primada de México para asegurar la integridad de los fieles ante los posibles delitos que puedan cometer los ministros de culto? Y con ello me refiero a qué políticas internas se han implementado para evitar el abuso sexual que pudieran cometer los sacerdotes en contra de los fieles, lo que incluye seminaristas. ¿Qué medidas se han tomado en consonancia con las transformaciones efectuadas por el Papa Francisco en materia de sanciones a sacerdotes (y obispos) en lo referente al abuso sexual en la Arquidiócesis de México? Es pregunta ….

Por lo que toca a la inefectividad de los sistemas de inteligencia y seguridad, la editorial de Desde la fe, tiene toda la razón, sin lugar a dudas

Hablando de cosas infinitamente más agradables, hay una iniciativa del Pbro. Alfredo Ramírez Jasso, encargado de la Pastoral de la Cultura y titular de la Comisión de Arte Sacro para la IV Vicaría “San Miguel Arcángel”, para proteger el patrimonio histórico de la Arquidiócesis, y ello consiste en dotar de un “padrino” para algunos templo que, además de ser patrimonio histórico y cultural, requieren más apoyos para su conservación de lo que otorga la Federación.

La idea, que ya ha sido expuesta a las autoridades de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con el objeto de que autoricen a los “padrinos”  - empresarios, compañías automotrices, instituciones bancarias, televisoras y en general cualquier grupo económico capaz de aportar recursos de forma permanente, para lo cual se deducir de impuestos por su cooperación para la rehabilitación de un bien federal.

Entre las primeros veintiséis templos que requieren una intervención exhaustiva, y de urgencia, para su conservación se encuentra el Templo de la Vera Cruz, fundado por Hernán Cortés en agradecimiento por haber llegado a la tierra firme del Altiplano. El problema que tiene este templo, aledaño al Museo de la Estampa y a unos pasos del Museo Franz Mayer, es que las obras de la línea 2 del Metro le causaron daños estructurales, por lo que requiere gastos de conservación muy importantes, y no alcanza con lo que CONACULTA le otorga.

Habrá que seguir la iniciativa del padre Jasso, que promete ser una muy buena cosa.

Autor:

Fecha: 
Miércoles, 22 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

CNTE, olvidando al Chapo Guzmán

Batalla tras batalla, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) las ha perdido todas en los últimos dos años. Ni siquiera en las redes sociales, en donde habitualmente se apoya todo aquello que esté contra el gobierno federal, ha logrado simpatías. Su discurso sabe a viejo, a guerrilla oxidada, y sus métodos de “lucha” han alejado a casi todas las organizaciones que podrían apoyarlos. La sospecha de que los líderes disidentes del magisterio son corruptos ha desprestigiado todavía más a la organización. Además, parece que no se han percatado que hay una decisión clara de la administración del presidente Peña Nieto de aplicar la reforma educativa. Poco a poco, las autoridades han ganado espacios, han logrado presionar a los gobernadores reacios a aplicar los cambios. Incluso, lograron presionar al gobernador más reticente: Gabino Cué. Por el otro lado, los clavos del ataúd que amenaza con enterrar al movimiento magisterial los ha puesto la propia CNTE con sus torpezas políticas y su falta de previsión.

Sin duda, el anuncio del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, de desaparecer el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) y crear un nuevo instituto educativo, libre ya de la influencia de los maestros disidentes, tomó por sorpresa a la Sección 22. El respaldo in situ de la Secretaría de Educación Pública federal no deja lugar a dudas de que se trata de un paso más en la estrategia de “contener y reducir” a la disidencia; un paso muy importante. El refuerzo que el presidente Peña Nieto y otros actores políticos le han dado al anuncio del gobernador Cué y el secretario Emilio Chuayffet, muestra un Estado que cierra filas y está decidido a actuar.

La buena noticia para el gobierno federal es que, además de golpear políticamente a la CNTE, se logró desplazar la noticia de la fuga del Chapo Guzmán. Más aún, de acuerdo a varias encuestas, la reforma educativa es la mejor posicionada de todas las reformas ante la opinión pública. Es en este tema en donde el gobierno federal puede lograr empatía con sectores de la opinión pública, organizaciones sociales y con miembros del círculo rojo. El acto muestra a un gobierno federal fuerte y deja atrás la imagen de torpe que le dejó el caso Chapo. El gobierno federal seguramente aprovechará los cambios de gobierno en Michoacán y Guerrero para que los nuevos gobernadores se sumen a las acciones de apoyo a la reforma educativa

La Sección 22 no se quedará tranquila, como ya lo ha demostrado. Ha convocado a todas las secciones disidentes del magisterio nacional para que este fin de semana se decida un curso a seguir. Si deciden con la radicalidad que los ha caracterizado, intentarán la toma del Congreso local de Oaxaca y del Palacio de Gobierno Estatal, tratarán de paralizar al DF, tomarán casetas y carreteras. Nada nuevo. Nada que en el pasado les haya resultado.

Fecha: 
Miércoles, 22 de Julio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Castigo a chivos expiatorios por la fuga del “Chapo”

Si usamos la lógica de las autoridades federales, en palabras del Secretario de Gobernación, la planeación y ejecución de la fuga del “Chapo” Guzmán fue perfecta, capaz de vulnerar todo el sistema de vigilancia del penal de máxima seguridad del Altiplano.

Bajo esa consideración, la suposición de la existencia de complicidad por parte del personal de custodia del penal, sin negarla pareciera entonces ser secundaria porque en todo caso, según sus propios argumentos, no fue determinante.

En los videos que se han presentado a la opinión pública se desprende que los custodios y los responsables del monitoreo de las cámaras de vigilancia, no aportan mucha ayuda en el momento preciso de la evasión.

No hay un instante, según esas imágenes, en que los responsables directos en sitio hubieran cometido omisiones o colaborado de manera fehaciente. En el método utilizado, su eventual participación resulta intrascendente, salvo un detalle: el tiempo que transcurrió entre que “El Chapo” ingresa al área denominada “Punto Ciego” de la regadera de su celda y deja de ser visible para las cámaras y se detona la alarma.

En la explicación -que se entiende como una justificación-, el proceso de la evasión se presenta como una obra maestra de ingeniera e inteligencia; sin embargo, eso no sirve para omitir las deficiencias que favorecieron la escapatoria.

Como ejemplo de ello, se establece que en la planeación los secuaces del “Chapo” tuvieron que contar con la información precisa y privilegiada para lograr su objetivo.

Se presume que tuvieron acceso a los planos de las instalaciones en los que, evidentemente, se señalan los sistemas de sensores, monitoreo y alarmas, distancias y alturas.

Sólo así pudo ser posible la edificación del túnel que burló todas las normas de seguridad; esa información es clasificada y tuvo que obtenerse con mucha anticipación, considerando el tiempo que demandó la construcción del citado túnel, la tecnología requerida y la precisión para llegar directamente hasta la celda sin activar ninguna alarma.

Eso sólo se puede obtener al nivel del más alto rango, esos detalles son protegidos celosamente, de tal suerte que el mecanismo de corrupción que favoreció la escapatoria por fuerza apunta a una jerarquía mucho mayor.

Las respuestas no van a encontrarse en los interrogatorios a los custodios o los administrativos del penal, más bien habría que indagar entre los muy pocos funcionarios que tienen acceso a ese tipo de documentación.

Pero claro, eso significaría tener que investigar y en su momento acusar a figuras relevantes del gobierno, lo cual además de reconocer la infiltración del crimen organizado en esas instancias, es también aceptar la enorme debilidad del sistema.

La coyuntura entonces supone un desacierto, porque si los estándares de seguridad del perímetro básico del penal aparentemente eran inviolables, el gobierno no fue capaz de ampliarlos, de prever la alternativa que finalmente se utilizó.

Más aún sabiendo que “El Chapo” contaba con los recursos suficientes en todo sentido para poder llevar a cabo lo que fuera necesario y que lo iba a intentar a toda costa, lo que evidencia es que al menos hubo exceso de confianza.

Eso en el mejor de los casos, porque es evidente que “El Chapo” sí contó con colaboración, y de la mejor calidad, porque quedó demostrado que para establecer los tiempos y la ruta de escape necesariamente recibió la mejor de las asesorías posibles y esa tuvo que provenir del más alto nivel al interior del sistema de seguridad, no sólo del personal de vigilancia y administrativo adscrito al penal.

Desde esta óptica, tanto los interrogatorios a los empleados de vigilancia, como los ceses de funcionarios de mediano rango, parecieran ser una cortina de humo, una suerte de expiación.

Una respuesta oficial de inmediatez previsible para distraer la atención y hacer parecer que se impone algo de justicia, en la que seguramente los castigados son sólo chivos expiatorios, no los verdaderos responsables.

Pero como el hilo siempre se rompe por lo más delgado, mantener una línea de investigación que a todas luces no va a llevar a la verdad, es simplemente justificar una incapacidad que pone en situación vergonzosa al gobierno federal.

Hablando de responsabilidades, las cabezas que tendrían que rodar en tanto se esclarecen y concluyen resultados, deberían ser las de los titulares de las dependencias encargadas.

Pero eso supondría, además del conflicto que implica la crisis de credibilidad que tiene que enfrentar el régimen, modificar severamente su agenda política, porque no se trata de establecer que el encargado de la política en materia de seguridad haya tenido una participación directa en la fuga, pero eso no limita que es el principal responsable por definición.

Fecha: 
Martes, 21 de Julio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La corrupción se mide por Metros

En días pasados la Contraloría General del Distrito Federal anunció un “paquete” de 90 sanciones a funcionarios de la administración de la ciudad de México, que van desde inhabilitaciones para desempeñar cargos públicos, hasta sanciones pecuniarias por cerca de 70 millones de pesos. Destaca de ese anuncio, la tercera sanción que se impone a Enrique Horcasitas, exdirector del proyecto del Metro de la Ciudad de México, por los problemas que enfrenta la famosa línea dorada del sistema de transporte colectivo, la Línea 12.

Como es sabido, la Línea 12 del Metro se ha convertido en un magno escándalo por todas las implicaciones de corrupción que ha puesto a flote, y que alcanzan (por lo menos en el escándalo), incluso, al ex Jefe del Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón. Al respecto, por el delito de concusión, ha sido declarado el auto de formal prisión al ex Director General Administrativo del Proyecto Metro, Juan Armando Rodríguez Lara.

Horcasitas, a quien se concedió un amparo contra una orden de aprehensión, ha sido inhabilitado formalmente por más de 30 años para trabajar en el servicio público, además de que tendrá que pagar casi 8 millones de pesos en sanciones.

Este anuncio, sobre la tercera sanción al exfuncionario del Gobierno del Distrito Federal, se da en el marco de otra serie de noticias más y menos espectaculares, como la fuga de Joaquín Guzmán Loera de una de las prisiones de las llamadas de alta seguridad, a través de un túnel de unos mil 500 metros, que ha exhibido parte de las debilidades del sistema carcelario en nuestro país y con ello saldrán a la luz, es lo más probable, los niveles de corrupción que prevalecen ahí, en las cárceles de México.

Es imposible seguir viviendo de escándalos y para los escándalos. Las notas al respecto en la prensa extranjera son, para el caso, lo anecdótico. Lo importante, lo verdaderamente trascendente es lo que los mexicanos estemos dispuestos a hacer: combatir a profundidad las prácticas de corrupción en todos los niveles de la administración (a la par o supletoriamente al sistema anticorrupción que se derive de la reforma constitucional) o buscar el beneficio particular de la proclividad de burócratas y funcionarios a ser corrompidos. Es decir, administrar los hechos que vayan saliendo, y aplicar el maquillaje correspondiente. Todos queremos, seguro estoy de ello, lo primero.

¿De qué tamaño es la corrupción en México? ¿Cuánto mide y cuánto cuesta? Son preguntas que la observación del entorno nos permite contestar, al menos con una respuesta basada en la experiencia personal. Si uno “rasca” un poco en su círculo laboral, por ejemplo, puede encontrar, lamentablemente, desde simulación (otra forma de corrupción), hasta prácticas verdaderamente sorprendentes, por la sofisticación que se hace, para obtener un beneficio indebido. 

Fecha: 
Sábado, 18 de Julio 2015 - 10:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Redaptación social: asignatura pendiente

Ciertamente, la escandalosa segunda evasión de Joaquín “El Chapo” Guzmán  es uno de los temas que en estos momentos acapara la atención de la opinión pública, pero lejos de abonar a la controversia sobre el caso, dedicaremos este espacio a reflexionar sobre  una de las grandes carencias de nuestro aparato de justicia: el sistema penitenciario y sus múltiples fallas.

Por supuesto que la fuga del Chapo no es un asunto menor, pero poniéndolo en perspectiva, representa un eslabón más en la penosa cadena de fracasos que representa nuestro sistema penitenciario.

Durante la recta final del gobierno de Felipe Calderón, entre 2010 y  2012, en distintas cárceles del país se vivieron episodios igual de vergonzosos, y que hasta el momento no han sido esclarecidos a cabalidad: las fugas masivas de reos en penales de mediana y máxima seguridad en el país.

Si bien se ha señalado que dichas fugas masivas fueron consecuencia de la guerra intestina entre grupos del crimen organizado, que efectuaron dichas maniobras para “recuperar” personal para sus actividades delictivas, lo cierto es que dichos acontecimentos evidenciaron la fragilidad de los protocolos de seguridad en los penales del país.

Como es sabido, al interior de las cárceles en México se presentan todo tipo de situaciones anómalas; se efectúa todo tipo de comercio ilegal y en el caso de las cárceles estatales, se ha exhibido de manera reiterada el trato privilegiado que reciben algunos internos, que prácticamente operan sin problema sus actividades delictivas desde el interior de las prisiones.

Suena como algo muy trillado, pero la realidad es que las cárceles mexicanas son verdaderas “universidades del crimen”. La mayor parte de las personas que caen en una correccional o un reclusorio por vez primera, se convierten en delincuentes reincidentes. En las cárceles mexicanas se aprende a extorsionar, a traficar, a cometer secuestros y a organizar bandas criminales.

¿Qué garantías puede ofrecer a la sociedad mexicana un sistema penitenciario incapaz de inducir a quienes delinquen a una efectiva readaptación social?

La lamentable realidad es que nadie en sus cabales puede afirmar que el sistema carcelario en México es funcional.

Las cárceles mexicanas son inseguras; en muchas de ellas existe el problema de la sobrepoblación, sus protocolos de seguridad son débiles y la corrupción forma parte de la vida y relación cotidiana entre internos, custodios y autoridades. En las cárceles estatales y de mediana seguridad persisten las prácticas de autogobierno y la escasez de oportunidades concretas de reinserción social provoca que quienes egresan de las cárceles puedan caer fácilmente en la reincidencia delictiva.

El asunto es complejo si a ello sumamos el enorme costo económico que representa mantener operando ese monstruo de mil cabezas que es el sistema carcelario. Vaya paradoja: anualmente los mexicanos destinamos millonarias sumas de nuestros impuestos a sostener el resguardo de quienes lastiman a la sociedad.

La reestructuración profunda del sistema penitenciario es un asunto en el que la nueva legislatura federal debe trabajar de manera urgente y comprometida. Ojalá y nuestros sacrificados Padrotes de la Patria dejen de lado sus intereses de partidos, grupos y mafias, para ponerse a trabajar de manera clara y comprometida en temas como éste, que no son de la mayor popularidad, pero que forman parte de una agenda social que por décadas se ha dejado pendiente.

Imagínese usted la remota posibilidad de que el gobierno federal pudiera echarle el guante encima a todos los “malosos de malolandia”…¿dónde resguardarlos? ¿a qué costo?

…¿Verdad que no está fácil?

_________________________________________________________

SOUNDTRACK PARA LA LECTURA:

Johnny Cash (Estados Unidos) “Folsom Prison Blues” 

Miguel Ríos (España) “El rock de la cárcel” 

Thin Lizzy (Irlanda) “Jailbreak”  

Autor:

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 19:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Chapomanía

La fuga del Chapo Guzmán de la cárcel de alta seguridad capturó la imaginación nacional y mundial. Aquí y allá se mofan del ridículo que hizo el gobierno de Enrique Peña y se pone de manifiesto el descrédito de México, que tendrá costos. En el ámbito interno un escenario posible es que puede complicarse, a medida que fenece el sexenio, la gobernanza. En el campo internacional es factible un deterioro de las relaciones con Estados Unidos por bloquear la extradición del capo; asimismo, existe el riesgo de que pocos gobiernos tomen en serio al régimen mexicano: el efecto Chapo puede acarrear una especie de aislamiento diplomático (¿y económico?) del país. A este penoso suceso le antecede la crisis de credibilidad por el conflicto de interés de las casas del presidente y de algunos funcionarios de su primer círculo. También le precede la crisis de derechos humanos en Tlatlaya e Iguala.

A tan delicados asuntos se le suma el descrédito de los poderes Legislativo y Judicial, ambos lastrados por la corrupción y el uso arbitrario y patrimonial del poder y de los recursos públicos en beneficio de sus camarillas. El mismo derrotero siguen los partidos políticos, que representan más bien a sus familias y pandillas. El distintivo de la clase política es la impunidad y la corrupción. El divorcio entre el pueblo y sus representantes es patente. El resultado es que México está al arbitrio del más fuerte, lo que genera más desigualdad. Si las instituciones están rebasadas por disfuncionales y, por tanto, están capturadas por los políticos y la gran empresa, si por ende el gobierno es incompetente, y si la ley está al servicio de las elites, entonces estamos ante una crisis de legitimidad política de las clases gobernantes. ¿Sigue la guerra civil?

Hay que evitar este posible escenario catastrofista. Es hora que el gobierno de Peña muestre que entiende que sí entiende. Ello implica un golpe de timón para cumplir y hacer cumplir la ley, para combatir a la impunidad –mediante la rendición de cuentas– y a la corrupción, llevando a los tribunales a los presuntos corruptos. También involucra un cambio de personas y en las políticas de seguridad y de lucha contra el narcotráfico. La seguridad debe centrarse en combatir a los delitos que más dañan y humillan a los mexicanos (secuestro, extorsión, asesinatos, etc.), y la estrategia contra el narcotráfico requiere sacar al ejército de ese infierno y replantear la política punitiva contra las drogas ilícitas ante Estados Unidos, pues esta inútil lucha nos arrastra a la guerra civil, que dañaría la seguridad del poderoso vecino norteño. Es lamentable lo que pasó, pero es atroz persistir en lo que nos lastima.

Fecha: 
Jueves, 16 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1