Se encuentra usted aquí

peculado

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Los delitos electorales del servidor público

Al momento de celebrar las elecciones en nuestro país, se  dice que fluye como tema común, la utilización de los recursos públicos por parte del servidor público a favor del partido político que milita, y por ende, de sus candidatos. En otras palabras para la promoción del voto, se utilizan, los bienes materiales y humanos de las dependencias gubernamentales; computadoras, automóviles, programas sociales, empleados y demás menesteres.

Es sin duda, uno de los temas recurrentes en las campañas electorales. A unos días de que formalmente inicien las campañas de los partidos políticos y sus candidatos a diputados federales, cabe destacar que el servidor público que  utilice los recursos públicos, en tal sentido, entonces, tal y como lo describe la Ley General de Delitos Electorales, será sujeto a la imposición de doscientos a cuatrocientos días de multa y con prisión de dos a nueve años de prisión.

Mejor dicho, las conductas sancionadas por la ley corresponden cuando el servidor público, por ejemplo:

Coaccione o amenace a sus subordinados para que participen en eventos proselitistas de precampaña o campaña, para que voten o se abstengan de votar por un candidato, partido político o coalición; condicione la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas gubernamentales, el otorgamiento de concesiones, permisos, licencias, autorizaciones, franquicias, exenciones o la realización de obras públicas, en el ámbito de su competencia, a la emisión del sufragio en favor de un precandidato, candidato, partido político o coalición; a la abstención del ejercicio del derecho de voto o al compromiso de no votar a favor de un precandidato, candidato, partido o coalición.

Asimismo, estimado lector, dice le Ley de Delitos Electorales que cuando  el servidor público, destine, utilice o permita la utilización, de manera ilegal de fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición, en virtud de su cargo, al apoyo o al perjuicio de un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sin perjuicio de las penas que puedan corresponder por el delito de peculado; proporcione apoyo o preste algún servicio a un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sea que lo haga por sí mismo o a través de sus subordinados, en sus horarios de labores; solicite a sus subordinados, por cualquier medio, aportaciones de dinero o en especie para apoyar a un precandidato, candidato, partido político, coalición o agrupación política, o bien, no entregar o niegue, sin causa justificada, la información que le sea solicitada por la autoridad electoral competente, relacionada con funciones de fiscalización.

En definitiva, querido lector, quizá Usted sea servidor público, y por si acaso es subordinado de su jefe, pues observe y prevenga no caer en algunas o en todas las conductas típicas de los delitos electorales.

Al tiempo, tiempo… 

Fecha: 
Miércoles, 25 de Marzo 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De Frente y Claro - El Cinismo de Dante. Corrupción, mentiras, unen a Dante y Marcelo

Los tiempos políticos que vivimos, nos muestran y demuestran qué son y quiénes son los partidos políticos en su realidad.

Y como ejemplo tenemos al partido Movimiento Ciudadano, antes “Conveniencia”, perdón Convergencia por la Democracia, que ha sido controlado y manipulado desde su creación por Dante Delgado Rannauro, con pésimos antecedentes y que “casualmente” es quien le regalará la diputación plurinominal, al Ex Alcalde más Mentiroso y Corrupto del Mundo, Marcelo Luis Ebrard Casaubón.

Bien versa el dicho, “Dios los hace y ellos se juntan”. Porque la historia de Dante, bien podría llamarse “el Cinismo de Dante”, ya que de ser destacado priísta, ahora es “supuestamente“ destacada gente de la izquierda. Como si el hecho de haber dejado al PRI, borrara sus antecedentes.

Es originario de Alvarado, Veracruz, abogado egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana. Inició su carrera política como miembro del Partido Revolucionario Institucional, donde fue Secretario de Organización del Comité Ejecutivo Nacional y Presidente del Comité Directivo Estatal en Veracruz.

Fue delegado general de la Secretaría de Educación Pública en los estados de Yucatán, Oaxaca y Veracruz de 1979 a 1983. Diputado federal en la LIII Legislatura. Subsecretario de Gobierno del Estado de Veracruz de 1983 a 1985. Secretario General de Gobierno del estado de Veracruz de 1986 a 1988. En el periodo 1988 -1992 logró ser Gobernador interino del estado de Veracruz al solicitar licencia Fernando Gutiérrez Barrios, antiguo jefe de la Dirección Federal de Seguridad, quien fue invitado al cargo de Secretario de Gobernación.

Al concluir su periodo como Gobernador de Veracruz, Dante Delgado fue denunciado por su sucesor Patricio Chirinos Calero, de peculado y corrupción por lo que logró volverse millonario en los 4 años que encabezó la administración veracruzana. Fue liberado más no exonerado de los cargos.

También fue Procurador Agrario de 1994 a 1995, embajador de México en Italia y Representante Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Coordinador de la Comisión para el Bienestar Social y Desarrollo Económico Sustentable para el Estado de Chiapas en 1995.

Renuncio a su militancia en el PRI en 1995 e impulsó la creación del partido Convergencia. Fundó el partido Convergencia en 1998, del cual fue presidente nacional hasta 2006, cuando pasó a ser el presidente de su consejo nacional.

En 2004 y 2010 fue candidato a la gubernatura del Estado de Veracruz por la coalición de los partidos PRD, PT y Convergencia, elecciones que perdió.

El 2 de julio de 2006 fue electo como primer senador por mayoría de la República Mexicana por el partido Convergencia, representando al estado de Veracruz.

En 2012 se unió y fue coordinador de la campaña del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador por la tercera circunscripción electoral federal.

Luego de la creación del partido Movimiento Ciudadano fue elegido su coordinador nacional en sustitución de Luis Walton. Un verdadero cacique y dueño de su partido.

Y ahora en el mayor de los cinismos le dará la candidatura plurinominal a Marcelo Luis Ebrard, afirmando que encabezó un gobierno exitoso en la Ciudad de México, demostrando que se pueden hacer bien las cosas sin dejar de ser oposición. Destacando que firmaron un convenio con Movimiento Progresista para fortalecer la oposición a los malos gobiernos del PRI en todo el país.

Y pregunto, ¿Cuando fue priísta y gobernador tuvo un buen gobierno?, ¿sus nefastos antecedentes no los conoce la izquierda como para que ahora sean aliados? ¿Por qué no le da la candidatura de diputado de mayoría a Ebrard para que la gane con el voto de la ciudadanía?

Y que no se le olvide a Dante Delgado que ahora su partido cargará con toda la corrupción de Ebrard, convirtiéndolo en su cómplice al regalarle el fuero. Porque se es cómplice de un delito por acción o por omisión. Así de claro.

Fecha: 
Jueves, 05 de Marzo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

San Raúl Salinas

El villano favorito durante el sexenio de Ernesto Zedillo, el hermano incómodo de un presidente priísta que como pocos de ellos abusó del poder, el hombre que inspiraba miedo entre los que lo conocían, el funcionario público que al amparo del poder de su padre y hermano acumuló una vasta fortuna, el presunto autor intelectual de uno o más homicidios resultó ser, después de todo, una blanca paloma, un ser impoluto por el pecado, una víctima más de la injusticia que tanto abunda en nuestro país, un santo que fue martirizado por el capricho de Ernesto Zedillo.

Efectivamente, Raúl Salinas de Gortari fue finalmente exonerado del delito de enriquecimiento ilícito después de casi 20 años de enfrentar exitosamente un buen número de acusaciones en su contra. Acusaciones que se fueron derrumbando, una a una, gracias a la ayuda profesional que recibió de los mejores y más caros abogados de México, Estados Unidos y Europa y, claro está, al apoyo que recibió de su aún políticamente poderoso hermano menor,

Desde que su arresto se llevó a cabo previa autorización de Zedillo, el 28 de febrero de 1995, Raúl Salinas enfrentó y ganó diversos procesos penales. La Procuraduría General de la República (PGR) lo acusó de ordenar el asesinato de su ex cuñado José Francisco Ruiz Massieu así como por los delitos de peculado, lavado de dinero, defraudación fiscal, narcotráfico y enriquecimiento ilícito.

La PGR trató de demostrar su enriquecimiento inexplicable e ilícito con base a 49 bienes inmuebles que adquirió en la Ciudad de México y ocho Estados de la república con recursos económicos que sobrepasaban por mucho sus ingresos como funcionario. La PGR alegaba que el enriquecimiento provino de la partida secreta de la Presidencia, de la que se desviaron 2,218 millones de pesos entre 1990 y 1994 por órdenes del entonces director de Administración de la Presidencia de la República, Ernesto Sentíes, quien murió en 1998.

La PGR agotó así los recursos legales que tenía a su disposición para poder lograr una sentencia condenatoria contra el ahora ex incómodo hermano presidencial. Lo que ahora sigue es que a partir del mes entrante Raúl y/o los legítimos propietarios de los más de 30 inmuebles asegurados por la PGR puedan recuperar los mismos.

Raúl pasó 10 años de su vida en la cárcel y fue liberado en 2005 después de ser exonerado de casi todos los cargos que contra él formuló la PGR. La última acusación, la del enriquecimiento ilícito, quedó finalmente desechada el viernes de la semana pasada.

En este caso, ¿qué sucedió?

¿Fabricó la PGR las pruebas que utilizó contra Raúl Salinas, entre ellos los pasaportes emitidos por la Secretaría de Relaciones Exteriores en donde la foto era suya pero el nombre no?

¿Resultó cierto que los 114 millones de dólares que estaban depositados en una cuenta bancaria a su nombre en Suiza no eran de él sino de importantes empresarios que se los dieron para que él los invirtiera y que los 49 inmuebles tampoco le pertenecían?

¿Fue el ahora ex incómodo hermano de Carlos Salinas víctima de la furia de Ernesto Zedillo?

Nunca sabremos lo que ocurrió. Lo que sí queda claro es que en este caso falló terriblemente el sistema de procuración e impartición de justicia. Tanto la PGR como los jueces y magistrados involucrados en los juicios que se le hicieron a Raúl Salinas quedan mal parado ante la opinión pública que ahora tiene una razón más para creer que en México prevalece la injusticia, un razón encarnada en la persona de San Raúl Salinas.

Foto: jdarredondo.blogspot.mx

Secciones:

Fecha: 
Miércoles, 17 de Diciembre 2014 - 12:00
Redes sociales: 
1