Se encuentra usted aquí

partidos políticos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del caso Ebrard alias "Juanito" y su ilegal candidatura a diputado federal como suplente

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó, por segunda vez, ilegal la candidatura a diputado federal por la cuarta circunscripción -ahora como suplente- de Ebrard por el partido Movimiento Ciudadano. Esta mala noticia (para él) seguramente la recibió el ex jefe de gobierno en París, en donde se encuentra no sé si escondido, autoexiliado o de vacaciones. René Cervera, candidato plurinominal del partido naranja, inmediatamente dijo que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación “antepuso los intereses de la partidocracia que los designa” con la cancelación de la llegada a su suplencia de su carnal Juanito….¡perdón!, Marcelo.  Y bueno casi podríamos asegurar que la reacción del discípulo de Manuel Camacho será de una u otra forma culpar al presidente Peña Nieto (ya ven que tiene la culpa de todo: del halo solar, de la explosión del cohete Centenario, de los niños asesinos de Chihuahua, del terremoto en Nepal, del fracaso de “Me pongo de pie”, etc.) de haber impedido su llegada a la diputación. Dicen que la suerte pasa muy cerca una sola vez en la vida, y si no la sabes ver y atrapar se va para siempre. Creo que para Marcelo, la posibilidad de haber sido al menos candidato presidencial de nuestro país se le fue de las manos cuando declinó (extrañamente) su muy viable candidatura entonces, a favor de AMLO. En aquel momento tenía todo a su favor: había tenido una gestión exitosa como jefe de Gobierno, logros importantes apoyando una agenda cosmopolita y de vanguardia para nuestra ciudad y no se sabía nada en aquellos años del desastre de la línea 12 del metro. Pero…vaya usted a saber que pensó o quien lo aconsejó. A mí me tocó ver muy de cerca en el año 2000, (yo misma era candidata a la jefatura de gobierno) la misma actitud de lacayo suplicante frente al ilustre tabasqueño (sí, sí, entonces también se rindió cuando competía por el partido Centro Democrático) para fortalecer la llegada de Andrés al gobierno de la ciudad. Y bueno, no le fue tan mal, primero sacó su efímera posición como Secretario de Seguridad (recordemos su incompetencia en este cargo, cuando en Tláhuac varios policías fueron linchados y quemados vivos y él no hizo nada para evitarlo) y segundo, a mediano plazo, aseguró su llegada al poder ejecutivo de nuestra capital. Si algo he aprendido en mi ya larga vida, es que hay que estar siempre dispuesto a soltar (y traer bien dobladita la renuncia en la bolsa). Me apenan tremendamente los aferrados, el desgaste es inútil y tremendo para ellos y hoy tenemos dos ejemplos patéticos de terquedad inmadura y de pena ajena: Ebrard y Aristegui. Tan megalomaníacos, tan narcisistas, tan paranoicos con Peña, tan incapaces de la introspección. ¿Aferrarse a un trabajo? ¿Aferrarse a una candidatura o posición?... Queridos, en esta vida lo único permanente es el cambio y estamos fatalmente destinados a perderlo todo, hasta llegar (absolutamente todos los aquí presentes) a perdernos a nosotros mismos. En fin, ¡cuántas reencarnaciones les faltan! ¡Qué pena!...Y mejor la recomendación de la semana: El Gino's de Insurgentes Sur 1777 es un ristorante de no muchas pretensiones, pero donde se come muy bien (especialmente los desayunos), la atención es esmerada y los pasteles simplemente buenísimos. El queso panela asado, los chilaquiles rojos, los variados omelletes, y la crema roquefort al chipotle (servida en un bollo crujiente y calientito) son de los mejor. Pero lo verdaderamente inolvidable de este lugar (con gran terraza para fumar) son sus pasteles: el carrot cake, inolvidable… y se puede mandar a hacer (para los diabéticos) con splenda. El pastel de queso con moras, la tarta de frutas, los muchos de trufa y chocolate o el milhojas, son sencillamente memorables. En fin vayan. Y hasta aquí, con muchos besitos a los niños. Bye

Autor:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Stop spots

Las mayores desgracias no se anuncian; los terremotos y maremotos irrumpen como un ladrón en la noche: por eso se dice que llegan con nocturnidad. De improviso. Inesperadamente. Pero hay desgracias cuya aparición se anuncia por ley.

Tal pensamiento me sobrevino anoche en una de mis consabidas pesadillas, episodios nocturnos lejanos de mis sueños húmedos adolescentes y demasiado cercanos al sumidero de la locura adonde me empujan los más destornillados espectros. Esto que escribo parece el crepúsculo de mi salud mental.

Sentí vivamente la desgracia de que por ley se acaben los spots promocionales de los partidos políticos.

Ya no podremos recibir la cotidiana orientación ciudadana que nos daba el riquísimo florilegio de anuncios electorales. Ya no nos enteraremos de cómo nuestras más costosas instituciones decretadas como de interés público —los partidos— aprovecharon la garantía elevada a rango constitucional de gozar de minutos forzosos en los medios electrónicos, y así han cumplido cabalmente su deber de orientar a la República en los grandes asuntos de interés público.

Ya no sabremos en voz del PT que vivimos en desgracia porque los gobiernos entregaron el oro y ferronales (gulp, no sé qué son los ferronales pero no importa: si el gobierno es capaz de entregar hasta los ferronales, es capaz de entregar todo). Ya no oiremos el cantito feliz de cómo los ciudadanos hacemos juntos las elecciones y votar es hacer un México ganador, ni nos dirá Marcelo Ebrard que pudimos haber votado por él (no dice que nunca estuvo en la boleta presidencial) y nos propone que lo quitemos… pero no podremos quitarlo porque no está ni podrá estar en nada electoral. (Y en la cárcel tampoco porque jamás los gordos pisan ese lugar maldito donde reina la tristeza y no se castiga el delito: se castiga la pobreza; ecos de José Revueltas.)

De plano protesto por el desmán legal que nos obliga a privarnos de la valiosísima información cívica que nos brindaban cotidianamente en mensajes de espléndida musicalidad y poesía: ¿a poco no? Como la noticia de que los humanos somos humanistas o de que algún partido político da esperanza porque en él no hay políticos.

Jamás sospecharé que un PRD que canta contra los abusos esté formado por abusivos que según malas lenguas —completamente infundadas— han convertido en cuevas de Alí Babá las delegaciones políticas del DF a base de permisos que cobra el burócrata a quien sí se atreve a trabajar formalmente, pero qué tal los ambulantes. No: es un vulgar malicioso el que tacha de mentiroso a un partido que dice gobernar para nuestro bien cuando mantiene las calles llenas de agujeros durante la sequía, cuando sabemos que los baches los hacen las lluvias. Me sirvieron esos spots para documentar mi intención de votar por un partido así de congruente y responsable. Me ayudaron también a documentar mi optimismo.

Y hablando de optimismo, hará un agujero en el cuadrante la ausencia del optimista López Obrador, que si bien no figura en boleta alguna, no deja de orientar a la Patria para evitar que caigamos en el despeñadero: su voz de esperanza preludia la campaña del 2018, aunque ciertos malquerientes crean que estará invalidado por hacer campaña anticipada. Pero como es de sabios cambiar de opinión, el novedoso Instituto Nacional Electoral (si sigue existiendo en el larguísimo plazo de 3 años) no se fijará en detalles ilegales de tan poca monta como ese.

Desgraciadamente ya no podré deleitarme con los efímeros pero muy recordables mensajes patrióticos que nos invitan a conocer el color inmarcesible de la piedra filosofal de la política: el turquesa, que es fe y esperanza. Me hará falta ese cotidiano derroche de talento: no sabía que la turquesa tuviese una alquimia tan poderosa.

Y si a colores vamos, qué decir del Verde si hasta me llegó una credencial de descuentos y una mochila verde diciendo que el Verde sí cumple. Todo eso a mi domicilio. Y me llaman afiliado, con mi apellido (por una vez) bien escrito. Con razón hablan los personeros de ese negociazo (¡perdón! partido) que tienen 2 millones de afiliados, si me hicieron la gratuita cortesía de llamarme “afiliado” y utilizar mi nombre, obtenido con autorización de quién sabe quién. Me hará falta que me recuerden las cosas que cumplen: prohibieron animales en los circos (y ahora los matan de hambre o a balazos, espetan esos canijos malquerientes que nacieron para negar y renegar). Y protestaré también de que al Verde le nieguen por 3 días 3 el derecho a exhibir su talento antes de las votaciones. ¡No se vale tal rudeza, tan injusta como innecesaria!

No, no se vale. Propongo modificar otra vez la Constitución pero ahora para ofrecer a los ciudadanos patriotas como yo la posibilidad de oír incesantemente spots de los partidos, fuera de las campañas y con la frecuencia de hoy. Es imprescindible para politizar nuestra consciencia oír cómo el PAN golpea al PRI y cómo el PRI golpea al PAN por sus respectivos éxitos y fracasos. Urge a los votantes participar en la academia de concientización política que significan las cantinelas y estribillos, coros y lamentaciones, ataques y autoelogios de los partidos de todo tamaño y color.

¿Qué vamos a hacer cuando pasen las elecciones y oigamos programas musicales sin interrupciones y pausas comerciales más cortas? ¿Aguantaremos tal sacrificio? Sufrirá nuestra consciencia política y nuestra formación democrática como ciudadanos cuando ya no nos revelen los colores y siglas que son camino, verdad y vida para la Nación. Nos quedaremos sin recordar qué prometieron los sonrientes candidatos cuando se sienten en su curul y empiecen a mochar (¡perdón! a cobrar sus dietas). ¿Sabremos si bajaron más recursos federales para retiharto gasto social? ¿Sabremos algo de los candidatos amarillos que hoy ponen la vista en blanco como éxtasis místico de Santa Teresa ante la perspectiva de brindarnos mejores leyes desde la Asamblea del DF?

No: será insoportable quedarnos sin esos sempiternamente ricos e inmarchitables mensajes. Protesto enérgicamente. Necesito como ciudadano abrevar de la inteligencia e imaginación política, la relevancia y pertinencia que han exhibido en esta campaña, y el invaluable mensaje patriótico que han brindado para entusiasmar a los interesados en la cosa pública a volcarse sobre las urnas en loor patrio el 7 de junio.

Ante tal grandeza, generosidad histórica y talento político me parece inexplicable que haya malquerientes que en un 91% consideren que los partidos son aún más corruptos que los policías (90%). Y muchos de ellos, aduciendo defender la democracia contra la partidocracia, ¡prefieren anular su voto! ¿A quién se le puede ocurrir estar contra partidos y políticos de la calidad que han exhibido en esta campaña? ¿Cómo no agradecer el que nos saquen tantísimo dinero para sostener su patriótica gestión? ¿Cómo puede haber quien agradezca que muy pronto se acaben los spots?

Me desperté sudoroso al pensar que en México la cordura es imposible.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 25 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Osorio Chong remolón

La difusión de la grabación ilegal de la estúpida conversación entre Lorenzo Córdova y Edmundo Jacobo, consejero presidente y secretario ejecutivo del INE, respectivamente, da para todas las interpretaciones. Algunos se centraron en descalificar a Córdova y ya hay quien junta firmas para exigir su renuncia. Otros arropan al funcionario, poniendo énfasis en que hubo una grabación ilegal de por medio. Hasta de “mirreinato” lo han acusado.

Algunos legisladores han culpado al PRI y al Verde por las grabaciones. Especulan que pudo ser una especie de venganza de este último partido por el cúmulo de multas y castigos que le ha impuesto. Una especie de advertencia para que no le quiten el registro. El día de la difusión de las grabaciones, Televisión Azteca criticó fuertemente a Córdova en varios programas, lo que abona en la idea de que el golpe pudiera venir de ese lado.

Por su parte, el senador Emilio Gamboa rechazó que su partido o el PVEM hayan sido culpables del espionaje. Más aún, en un reconocimiento cínico subrayó que todos espían. Algunos de sus correligionarios señalan que los partidos perdedores del 7 de junio son los sospechosos. En pocas palabras, cualquiera pudo ser el culpable.

Pero más allá de estas interpretaciones y del desatino de los funcionarios del INE en una conversación privada, lo cierto es que el espionaje telefónico es un delito que compete al gobierno federal perseguir. En este punto, luego de que se difundió el audio del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, mofándose de personas pertenecientes a comunidades indígenas, llamó la atención que el gobierno federal hubiera sido tan lento para opinar sobre el tema y lo haya hecho de una manera tan poco afortunada.

Por la tarde de ayer, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, advirtió que no será fácil dar con quien intervino la conversación telefónica, pues es muy fácil, según él, intervenir los teléfonos. Asimismo, recordó que “hay una larga fila” de denuncias por espionaje, que vienen desde administraciones pasadas.

La postura del funcionario fue burocrática, en la concepción de que hay que esperar fila para investigar. De antemano, se condena al fracaso la investigación. Sólo le faltó decir que está “retedifícil” investigar. En vez de manifestar su apoyo al INE por el golpeteo mediático, prácticamente se asegura que la denuncia presentada no tendrá resultados.

Es necesario corregir esto. Sería conveniente que algún funcionario menos reacio a cumplir con su deber, tal vez la casi invisible procuradora Arely Gómez, se pronuncie más enfáticamente acerca de este tema. Debe darse la garantía al Instituto de que se emplearán a fondo en este caso de espionaje. Esta es la segunda declaración desafortunada de Osorio Chong en dos días.

Fecha: 
Viernes, 22 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

Mónica Uribe nos habla de la condena a la corrupción gubernamental del DF hecha por la arquidiócesis de México.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 22:00
Media: 

20150518_erh5_v.mp4

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Como afecta la pérdida del satélite Centenario. El caso de la constructora OHL. Nuevo escándalo de Ebrard

La subsecretaria de Comunicaciones de la SCT, Mónica Aspe, nos explica qué tanto afecta a los planes de comunicaciones la pérdida del satélite Centenario. El presidente de la Comisión de la Agenda Digital y Tecnología de la Información de la Cámara de Diputados, Juan Pablo Adame (PAN-MOR) comenta sobre el foro que se llevó a cabo en dicha Cámara con motivo del Día Mundial de la Internet. En el estudio me acompañan Antonio Castro Quiroz y Armando Chacón y comentamos sobre el caso de la constructora OHL, las oportunidades para percibir mayores ingresos que da la educación. Hugo González comenta sobre la pérdida del satélite centenario. Mónica Uribe de la condena a la corrupción gubernamental del DF hecha por la arquidiócesis de México. Tere Vale explica el nuevo escándalo en que está involucrado Marcelo Ebrard.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 19:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Lo que opina la Iglesia de las elecciones y los políticos

Como siempre en épocas electorales, la Iglesia expresa su malestar por las condiciones políticas, sociales y económicas del país. Ya es casi una tradición que el semanario Desde la Fe sea una caja de resonancia sobre las opiniones de la jerarquía eclesiástica acerca de los temas políticos, no porque refleje exactamente lo que el ocupante de la sede primado de México piensa en lo personal, sino porque da una idea de lo que el clero de la arquidiócesis en general piensa, lo que ha dado lugar, gracias a la difusión que tiene, a una muy interesante confusión acerca de lo que toda la Iglesia en México piensa. Y ello ha sido de suma conveniencia para el cardenal-arzobispo primado…

Este domingo, Desde la Fe publicó un editorial en el que critica que la política se haya convertido en un jugoso negocio, en el cual, la moneda de cambio son los electores.

Veamos el razonamiento: los partidos políticos se han convertido en empresas, cuyo negocio es vender candidatos, lo cual es sería hasta cierto punto normal, si los candidatos realmente fueran portadores de la ideología de su partido y presentaran una plataforma de campaña coherente, no sólo en lo ideológico, sino en también en lo personal. La cuestión ahora es que el “negocio” ya de por sí criticable, ahora presenta dos problemas, muy serios, más: los partidos se han convertido en canales de participación política monopolizados por unas cuantas familias, lo que lleva al crecimiento del nepotismo; y, peor aún, los candidatos y sus familias, aun viniendo de zonas marginadas a las que pretenden representar o gobernar, exhiben su riqueza en las redes sociales.

Textualmente, Desde la Fe establece: "La opinión pública da cuenta de ilógicas e inauditas riquezas de la clase política, de vástagos y júniors que presumen en redes sociales de viajes, fiestas y menajes, cortesía de papá quien compite, de nuevo, por otro trienio en demarcaciones pobladas de pobres y humildes", destacó el órgano de difusión de la Iglesia Católica.

Por otra parte, la página editorial del semanario lanza una aguda crítica a la clase política, pues considera que la legislación político electoral no puede contener “la maldad de los contendientes” que la utilizan a su conveniencia y buscan los resquicios legales para "empoderarse indecentemente”.

Si bien en los anteriores argumentos hay una buena dosis de lógica y análisis objetivo de la realidad, el resto del texto exhibe la crítica concreta, pues señala a la Ciudad de México como "ejemplo icónico de la descomposición a manos de unos cuantos" cuyos políticos, tanto los actuales funcionarios, como los contendientes a cargos de elección, no sólo muestran la vergonzosa “realidad del nepotismo” y de la riqueza ofensiva creada a partir del abuso en los cargos, sino además buscan presentarse como “mecenas y campeones de la caridad” pero en realidad son, según el semanario “mercenarios de la pobreza” que ganan elecciones por medios violentos y convierten las delegaciones en pequeños feudos sostenidos por dinero público.

¿A quién iba dirigido el editorial? ¿A Miguel Ángel Mancera, a Marcelo Ebrard o a Andrés Manuel López Obrador? ¿Es contra el PAN, el PRD o MORENA? (excluímos al PRI porque no tiene presencia en la capital) ¿Hay alguna diferencia con un candidato a delegado o a diputado en específico? ¿Es una denuncia contra el sistema o simplemente un señalamiento para que los fieles sepan por quién votar?

¿Es un análisis objetivo, guiado por una lógica ciudadana o es parte de una agenda propia para mostrar que la Iglesia en la Ciudad de México tiene opiniones críticas y sabe qué hacer como grupo de presión local?

En otras noticias, el cardenal arzobispo de Bogotá, Rubén Salazar Gómez, fue elegido presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) durante las votaciones que se llevaron a cabo en la ciudad de Santo Domingo el pasado 13 de mayo. Su cuatrienio concluirá en 2019 y sustituye en el cargo al arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes.

Nacido en 1942, Salazar Gómez es el cuarto colombiano que preside la CELAM. Fue ordenado sacerdote en 1967, consagrado obispo en febrero de 1992, y proclamado cardenal por el Papa Benedicto XVI el 24 de noviembre de 2012.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La educación superior en Michoacán, con visión electoral

No quiero imaginar que el pensamiento y visión de futuro de la educación pública en México sea igual en todo el país, a la de los seis candidatos por el gobierno de Michoacán.

El martes pasado, a invitación de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, se reunieron ante un público hipotéticamente universitario, quienes pretenden encabezar la administración pública estatal a partir de octubre de este año.

Eran doce minutos los que se pactaron, sin posibilidad de réplica o preguntas de los asistentes, y les fueron justos para hablar de cómo ven a la universidad y lo que harían con ella, de llegar a gobernar la entidad. Potencialmente son cerca de 50 mil votos (entre estudiantes y empleados universitarios) los que puede representar esta institución y sólo se escucharon planteamientos huecos, promesas y frases espectaculares y varios de los vicios que aquejan a la que domésticamente llaman la Casa de Hidalgo, sin  propuestas claras de solución.

Desde luego el punto coincidente fue el de pleno respeto a la autonomía universitaria, pero donde se empezaron a dar las cosas de interés fue cuando se hicieron esas declaraciones lucidoras que pueden apantallar por sus generosidad aparente, pero que no encuentran asidero en la realidad.

Algunos de los candidatos identificaron como los problemas más angustiantes de la Universidad Michoacana, el déficit que se ha ido incrementando año con año y las pensiones y jubilaciones.

En efecto, las autoridades de la Universidad Michoacana reconocen el elevado déficit con que opera la institución, al que la panista Luisa María Calderón considera se debe reestructurar, de tal suerte que en el largo plazo haga viable a la casa de estudios.

Por su parte, el abanderado del PRD y de otros partidos, Silvano Aureoles, se pronunció por la gratuidad y por la cobertura al cien por ciento de la demanda, sin decir los cómos sustentar sus propuestas que de entrada demandarían infraestructura, equipamiento y maestros. La gratuidad, desde luego deseable tanto como una mayor obertura, empantanó la relación entre el gobierno del también perredista Leonel Godoy y la UMSNH (según ésta, quedó a deber el subsidio por tal concepto).

En su turno, el candidato Ascención Orihuela Bárcenas, del PRI, presentó una confusa propuesta “piramidal”, que vea por el impulso a más de cien productos y la creación, por otro lado, de un proyecto de amplio espectro, lo que sea que esto signifique. Dijo también que “propondría” una revisión de los programas educativos que la UMSNH ofrece, en la búsqueda de abatir el desempleo. Cosa rara si uno de los componentes de la autonomía universitaria es justamente la potestad de las universidades de diseñar y operar los planes de estudio.

Los aplausos fáciles se desprendieron de los asistentes ante cada promesa, más o menos nutridos dependiendo de los seguidores que cada candidato o partido logró introducir al recinto.

La guerra de declaraciones y promesas, no sólo en Michoacán sino en el territorio nacional, está librando batallas. Si la masa crítica que se encuentra en las universidades festeja, casi a rabiar, declaraciones vacuas y sin futuro, que se espera de un electorado acrítico que está más preocupado por el sustento diario, que por informarse y ver la viabilidad de las ofertas que a granel se siembran todos los días.

Las buenas intensiones no bastan. La política debe modernizarse y cambiar los paradigmas que nos han inyectado a lo largo de décadas, que se sostienen en posturas populistas y venta de esperanzas.

Las universidades del país, en su conjunto, enfrentan problemáticas comunes como la falta de esquemas viables de pensiones y jubilaciones; estructuras obesas e ineficaces, además de falta de recursos para la investigación y la inversión en un verdadero capital humano. Son, qué duda cabe, los asuntos que de entrada debe plantear un programa de gobierno bien estructurado, bajo estudios de viabilidad y, sobre todo, planteados responsablemente.

Fecha: 
Lunes, 18 de Mayo 2015 - 14:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Pecado de Abstención (Esta colaboración, NO causa honorarios)

“Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio” J.M. Serrat

Hasta ahora no lo he cometido, mas que con el pensamiento. Pero me acuso de que lo cometeré. Aún más, ¡me gozaré en ello! hasta la perversión. Y así actuaré durante las próximas “tres” elecciones, “tres”, como Dios y Paquita mandan: La primera ¡por coraje!; la segunda, ¡por capricho! Y la tercera, ¡por placer! Y viviré en pecado hasta que no surja algún individuo “o individua”, que medianamente merezca –ya no digamos, mi repudio- sino tan siquiera mi atención.

Con “estriiiicto apeeego a dereeecho” (San Tiaguito Dixit) y a los usos, costumbres y desmanes que se dan al interior del Congreso de la Unión, de todos y cada uno de los partidos políticos y del propio INE, -antes IFE y después quién sabe-  adentro todos pueden votar campechano, es decir: “a favor”, “en contra” o “abstenerse”; sin que a ningún “abstemio” o “abstemia” –si es que aún existen- les hagan el fuchi.   

¡Ah! pero si algún ciudadano tiene la osadía de “abstenerse” de votar, en pensamiento, palabra, obra u omisión, se le acusa de falta de civismo, anti patriota, y hasta de pécora o pécoro (para no faltar a la sacrosanta equidad de género). Amenazándolo de que se le va a aparecer el chupa niños de Coyoacán o que le va brotar un chancro púbico.                               

Oremus: Mientras el INE  -la entidad “quesque” garante del voto ciudadano- goza de dudosa reputación, gracias a que cuando se llamaba IFE, alguien o “alguienes” se guardaron entre las ingles, nada menos que EL PADRÓN CON LOS DATOS Y “TODA” LA INFORMACIÓN DE MILLONES DE CIUDADANOS, para luego ponerlo a la venta en Tepito, a la voz de “Llévelo, tómelo, entérese… diez pesitos le vale, diez pesitos le cuesta…”

Y cuando un día, de la noche a la mañana, nomás porque sí, con absoluta y total ¡carencia de progenie y por razones ignotas! (Traduzco: Con poca madre y sin mediar explicación alguna), el IFE muere para resucitar como INE. ¿Por qué el cambio de apelativo..?; ¿Lo agarraron como a La Martina..?, (“No es lo que tú estás pensando…”) ¿Cuánto costó el chistecito..? Nomás en siglas, papelería, membretes. Más la “liquidación forzosa” de tuti il personare, ya que al “morir” el patrón, ni modo de seguir cobrándole al difunto. Y la jocosa recontratación y neo contratación de hartos new comers, Id. Est. “trepadores”; con sueldos vergonzosos y vergonzantes por lo abultado -que a mí me daría “asco”, al mismo tiempo que “envidia” y me encantaría ganar y me aguantaría las náuseas y hasta el ¡qué dirán! (¿Ya vítes a ese güey..? dirían mis cuates), ¿Dónde habrá estado el bisne…? ¿Algún día se sabrá..? ¿Te acordás che, del RENAVE “gate” cuya escoria remanllada salió a relucir precisamente por el ¡comercio de la base de datos! y el boludo de Cavallo resultó ser todo un pájaro de cuenta…? Fuera de ese –que ya las debía, desde la dictadura argentina-  y del “suicidio” ¡con un cutter! (“Vooooy”, Tusita’s Dixit) de uno de los directivos, más nada se supo de aquella entidad surgida de “la cultura del esfuerzo” y el “bienestar para la familia” del preciso y las personas y perosonos ilustres de aquel México de mis recuerdos y “las netas”. (Perdón por el desvarío, pero “lo que pasa” es que en México casi todos los caminos llevan, no precisamente a Roma, sino a Michoacán, Guerrero, Tamaulipas y 28 anexas. ¿R. U. Following me, inoutiles..?  

'tons, de veras, y de a de veras, ¿alguien puede pasar a creerle al INE..? que pretende botarse –si no es que ya se la botó- la módica de 18 mil 572 millones 422 mil 236 morlacos, y de paso, poniendo a la ciudadanía a chambear ¡de a gratis, en domingo, y cruda! Mientras que en democracias “imperfectas”, como todas, pero más parejas que la nuestra, como es el caso de Estados Unidos, con dos partidos tienen, -nosotros con diez, no hacemos “uno”-  organizan sus propias elecciones con recursos locales y sin necesidad de “instituciones garantes del voto”. Eso sí, cualquiera que se pase de lanza, basta con denunciarlo ante cualquier policía de esquina y ¡va pa’dentro! (Obvio que si es negro o hispano, generalmente es atendido con un poquito más de rigor. Y nada de ponérsele al brinco al policeman, porque ese sí está entrenado ¡para matar!, sin necesidad de desaparecer a nadie. A todas luces una práctica ¡salvaje!, pero bastante efectiva para que los ciudadanos conozcan los riesgos y la piensen dos veces, antes de intentar chamaquear a quien porta placa y uniforme)

Creerán que ya me piqué, pero es que estoy realmente “encara-bonado”. ¿Alguien puede pasar a creerle a los partidos ¡Todos!, a partir del griterío de sus “campañas”, donde no hay quien sea capaz de hilar una sola idea coherente? Donde los otros y los unos se la pasan en el chacoteo de refrasear sus propias babosadas, exacerbando a las audiencias por todos los medios. Y sobre todo, montándose sobre los tiempos de transmisión impunemente; mofándose de los señalamientos del INEpto árbitro y en todo caso, pagando millonarias multas con el mismo “dinero público” recibido con toda anticipación para jinetearlo a placer. Cuando el propio INE, con la “sensibilidad” de un erizo, y el mayor desaseo, en sus arengas al voto se atreve “democráticamente” a expresar que “Hay que votar…” (Sic.), en “imperativo” del verbo “a ovo”. ¿Hay que..? ¿Os cae? Cuando el voto es un “derecho”; y como tal, puede ejercerse o dejarse pasar. Con razón han comenzado a salir algunos ins-pirados, hablando de establecer el “Voto Obligatorio” ¡Bolas! De ahí al totalitarismo, sólo nos separarían unos diez centímetros.  Cuando el “árbitro” electoral, “democrática y libremente” tiene que “arreglarse” con los zares del futbol para que no le chicoleen al Respetable y el día de la elección, la Selección en lugar de que juegue con “la verde”, salte a la cancha con “la negra”. (Adolf Manué y Epiggoebbels Ibarra han de estar ¡hasta las manitas!, de alegría, por el apoyo “subliminal” que recibirá ese día “la negra morena”) 

Si aspiran algún día a abatir el abstencionismo, primero tendrán que refundarse los partidos políticos y en todo caso, surgir auténticas entidades partidistas con las que se identifique la ciudadanía. Tendrán que surgir auténticos líderes, no  sólo con carisma, sino con probada experiencia, prístina trayectoria y probidad. Si se quiere, de esos y esas, llamados “apóstoles”. Entonces sí, los ciudadanos y ciudadanas, solitos bajarían –bajaríamos, pues-  a las urnas, sin necesitar de ser bombardeados con campañas fatuas. Tendría que desaparecer el desprestigio del árbitro; de hecho, desaparecer el árbitro mismo. Para lo cual, tendrían que existir Tribunales Probos, blindados contra la corrupción, el bandidaje y la impunidad. Y no me refiero a “tribunales electorales”, sino a Tribunales para la impartición de Justicia. Amén de una auténtica “autonomía” de entidades que la “procuren”. 

Si queremos llegar a algún lado, me temo que tendremos que empezar a levantar todo nuestro tiradero y ¡volver a empezar! Hasta ahorita, lo que se hizo para tratar de “darnos” buen gobierno y democracia, fundamentalmente ha servido para empoderar a unos cuantos y forrar de billetes e impunidad a otros tantos. Como quien dice, hemos hecho un batidillo y no nos queda otra más que comenzar a limpiar nuestras porquerías. Apurémonos pues, porque ya mero llegan “las visitas” y no estaría bien que nos encontraran en estas fachas. O peor aún, que nos llegue el día del Juicio Final y nos agarren “pecando”.

Autor:

Fecha: 
Viernes, 15 de Mayo 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Por qué la ciudadanía no cree en los partidos políticos, la política ni en sus políticos?

Las democracias contemporáneas se encuentran articuladas bajo tres componentes sustanciales: la ciudadanía, los derechos humanos y los partidos políticos. Hoy en día la idea de democracia es difícil concebirla sin alguno de estos elementos.

En particular, los partidos políticos desempeñan dos papeles centrales en una democracia: por una parte, una función social como responsables de la estimulación de la opinión pública y la socialización de la política, y por otro lado, una función institucional como parte instrumental de la conformación de los órganos del estado y el poder público[1].

Sin embargo, hoy en día está extendida la sensación de descredito y de un déficit de confianza por parte de los ciudadanos con respecto a la política, los políticos y los partidos políticos.

Si bien es cierto, existen problemas sistémicos -estructurales, como la corrupción, la opacidad, el déficit en el funcionamiento de las instituciones democráticas, etc.- que hacen que crezcan los índices de desconfianza en los políticos, los partidos políticos y los políticos por parte de la ciudadanía, existen otras razones de carácter filosófico- político que explican este fenómeno de desesperanza con todo lo relacionado con la política. 

El debate público de nuestras sociedades no está funcionado óptimamente hoy en día. Existe un cierto vacío en la vida pública, mismo que explica el por qué en las sociedades democráticas occidentales existe una frustración generalizada. La razón fundamental de esa frustración tiene que ver con el poco o nulo caso que los políticos, los partidos políticos y la política hacen de las grandes e importantes preguntas relacionadas con el significado y el propósito de nuestras vidas colectivas, así como del contenido mismo de nuestros derechos. No se abordan discusiones sobre la importancia de construir valores asociados a la virtud cívica de la ciudadanía o el bien común.

En esta línea, cabe preguntarse: ¿Por qué los políticos no quieren debatir sobre estas cuestiones fundamentales?. Desde mi punto de vista, hay dos posibles respuestas. Por un lado, desde la década de los años 80s, los políticos han profesado una especie de  “fe en el mercado”, o “triunfalismo de mercado”[2],  esto es, los valores asociados a las economías de libre mercado que estimulan el individualismo son suficientes para generar justicia social.

Se piensa que el trabajo como premisa fundamental para obtener ganancias nos hace irremediablemente libres, independientes, estables económicamente y que, como consecuencia de todo ello, se articularán sociedades más justas y democráticas. No existía debate alguno sobre las cuestiones fundamentales asociadas a la justicia, la ética y los derechos humanos.

Ahora bien, una segunda razón del por qué es casi inexistente la discusión a fondo sobre estas cuestiones, tanto en la política como en los medios de comunicación, es que a menudo los políticos evitan el debate por considerar que estas interrogantes sobre la buena vida o la moralidad son políticamente arriesgadas.

Desde luego, en las sociedades caracterizadas por el pluralismo existen marcados desacuerdos acerca de las cuestiones morales, acerca de cuál es la mejor manera de vivir, y el contenido propio de nuestros derechos. Sin embargo, temas fundamentales como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción por parejas del mismo sexo, la muerte asistida (eutanasia), la distribución de los ingresos y la riqueza, cuestiones de bioética, etc., son temas que deben necesariamente ser debatidos en la arena pública.

Ante este escenario, los partidos políticos, la política y los políticos han tenido la tendencia a simplificar los problemas posicionándose en la “neutralidad” o, peor aún,  articulando discursos que justifican su no intervención esgrimiendo razones que intentan pasar estos asuntos como “no importantes”.

En suma, en democracia no sólo es importante el debatir públicamente sino decidir cuáles son aquellos temas que se deben debatir. Resulta imperativo que los políticos empiecen a cambiar las posiciones neutrales y pongan en el escenario del debate público las cuestiones más importantes sobre el contenido de nuestros derechos, la ética pública y del cómo construir de mejor manera una sociedad que sea capaz de discutir estos temas sin ruborizarse, aún  y cuando existan profundos desacuerdos razonables sobre estos.

De conseguirse lo anterior, la ciudadanía, los políticos, la política y los partidos políticos darían un ejemplo claro de que cómo en las sociedades democráticas es posible confrontar y debatir aquellas cuestiones fundamentales sobre nuestra vida con discursos morales razonados.

____________________________________________________

[1] Cárdenas Gracia, Jaime F., Crisis de legitimidad y democracia interna de los partidos políticos, Fondo de Cultura Económica, México, 1992.

[2] Sandel, Michael, Justicia: ¿hacemos lo que debemos?, Debate, Madrid, 2011.

Fecha: 
Jueves, 14 de Mayo 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1