Se encuentra usted aquí

partidos políticos

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El mayor reto personal de Emilio Gamboa Patrón

Durante décadas, Víctor Cervera Pacheco y Emilio Gamboa Patrón fueron los referentes del ejercicio del poder político en Yucatán, incluso trascendiendo de manera brillante al escenario nacional.

Ambos fueron Secretarios en el gabinete presidencial de Carlos Salinas de Gortari. Víctor Cervera se desempeñó en la Reforma Agraria y Emilio Gamboa, en Comunicaciones y Transportes.

Cervera fue gobernador de la entidad en dos ocasiones, mientras que Gamboa Patrón, aunque nunca lo fue, ha mantenido una extraordinaria vigencia que lo ubica actualmente como uno de los protagonistas principales, de los más influyentes del régimen.

La leyenda señala que en su relación personal hubo tantas disputas como acuerdos, tal vez más pugnas que pactos; sin embargo, ello jamás fue obstáculo para la convivencia política del más alto nivel.

Hoy, las circunstancias de la política ponen de nuevo sus apellidos en la coyuntura de la competencia, ahora por la candidatura de su partido para la gubernatura de Yucatán.

Pero en la reedición de la historia son sus hijos Felipe Cervera y Pablo Gamboa quienes habrán de protagonizar el siguiente capitulo, con sus propios activos y pasivos.

Los dos ganaron los respectivos distritos federales que les correspondieron en la jornada electoral recién concluida; serán, pues, compañeros de bancada en San Lázaro.

Los dos arribarán a la Cámara con la perspectiva de ser los más viables precandidatos priistas para el gobierno de su estado, materialmente los únicos, sin omitir que con características y posibilidades heterogéneas.

Felipe Cervera lo hará con el mejor resultado de diferencia porcentual que un candidato priista haya obtenido en el pasado proceso electoral en todo el país, llegará por segunda vez a la curul con una carrera política propia, construida por su esfuerzo y habilidad personal, con un magnífico prestigio electoral.

Felipe Cervera le garantiza a su partido ser un candidato ganador, capaz de conseguir equilibrio con todas las expresiones locales, por ende, también idóneo para derrotar al panismo de manera contundente, pero además con el perfil para ser un gobernador eficiente.

En contraste, para Pablo Gamboa esta es apenas su primera incursión en este nivel, pero  será un diputado poderoso por sus relaciones y el apoyo irrestricto de su padre.

Pablo Gamboa fue un muy buen candidato, disciplinado y trabajador, pero le falta consolidar su imagen personal en el interior del estado, corregir algunos comportamientos y adquirir mayor sensibilidad y experiencia.

En su caso, en una eventual contienda con el panismo por la gubernatura, el pronóstico se antoja muy cerrado, lo que implicaría un esfuerzo descomunal para obtener la victoria.

En la definición Emilio Gamboa, tiene el privilegio de poder influir en la sucesión. El régimen le debe tanto que otorgarle la candidatura para su hijo sería una justa compensación por sus servicios.

Pero como precisamente Emilio Gamboa es, sin lugar a dudas, uno de los políticos no sólo más importantes, sino más inteligentes de nuestra actualidad, es su propia valoración la que resulta más interesante.

Como hombre clave del sistema, el Gamboa Patrón pragmático sabe que las imposiciones resultan en contra del objetivo, que la prioridad es mantener el gobierno, y que esta oportunidad tal vez no sea la mejor para hacer candidato a su hijo Pablo.

Lo anterior significa la posibilidad de que los Cervera y los Gamboa establezcan un acuerdo que, que honre la tradición política que innegablemente les une, mediante un pacto para que Felipe sea gobernador primero.

Un compromiso en el cual sea el mismo Felipe el responsable de consolidar la carrera de Pablo en la entidad, construyéndole los espacios para el propósito y guiando personalmente el camino de su propia sucesión a favor de Pablo.

Esa decisión le corresponde a Emilio Gamboa, porque es el quien será fiel de la balanza, y considerando sus virtudes y talento, es indudable que su juicio se rige mas por el interés colectivo que por el personal.

Esta convicción no es un obstáculo, por supuesto, para impulsar un proyecto que personalmente, le es tan preciado: la culminación de su exitosa carrera a través de su vástago, pero que necesariamente debe llevarse por el camino adecuado.

Un acuerdo como el que aquí se plantea confirmaría la estatura política de Emilio Gamboa y ese solo hecho será suficiente para garantizar que su hijo Pablo será en su momento candidato a gobernador de Yucatán.

En estos dos apellidos se resume la expresión del más significativo ejercicio del poder político yucateco, que en suma equiparan una fortaleza invencible, una alianza entre ellos sería la cátedra de política que pondría a Emilio Gamboa Patrón en el lugar que merece en la historia del poder en Yucatán, sin duda, el mayor reto personal de toda su carrera.

Fecha: 
Martes, 14 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Más mentiras del Peje. Corrupción en Morena. Dirigente y diputados de Morena ligados a “Casitas del Sur”

Fiel a su forma de ser basada en las mentiras, el Peje López Obrador advirtió que Morena “no negociará con los partidos corruptos”, incluído el PRD, ni hará ningún tipo de componenda en las negociaciones que se realizarán a partir de septiembre próximo en el Senado, la Cámara de Diputados y la Asamblea Legislativa del DF, e incluso anunció que “aunque se enoje la mafia”, tomarán la tribuna en ambas cámaras cuantas veces sea necesario para evitar que se atente contra la población, se aumenten los impuestos o se trate de privatizar el agua, entre otros temas.

Bien valdría la pena que el Peje, antes de andar abriendo la boca para decir tantas mentiras, y de seguir afirmando que en su partido no hay corruptos, comience por aclarar, por qué César Arnulfo Cravioto Romero, será el Coordinador de Morena en la Asamblea Legislativa del DF, en la próxima legislatura y virtual presidente de la Comisión de Gobierno de ese órgano en la Ciudad de México.

Cómo olvidar a César Arnulfo Cravioto Romero, si fue funcionario del GDF durante la pésima administración del Peje López Obrador en el área de Concertación Política y se lo heredó a Marcelo Luís Ebrard, como Director del Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS) una especie de IAP, del mismo gobierno del DF, dependiendo “casualmente” del Secretario de Desarrollo Social, Martí Batres Guadarrama.

Ambos funcionarios fueron destituidos por Marcelo Luis Ebrard en septiembre del 2011, bajo circunstancias más que sospechosas, como si más bien quisieran deshacerse de ellos por el escándalo que surgió con el tema del albergue “Casitas del Sur”.

El despido de Martí Batres Guadarrama fue el 6 de septiembre del 2011, con el Secretario de Desarrollo Social del Distrito Federal, “supuestamente” se tomó la decisión, después de que éste puso en tela de juicio la autoridad política y moral del jefe de Gobierno, confirmó Marcelo Ebrard. Batres criticó a Ebrard por haber asistido al informe del presidente Felipe Calderón, argumentando que ese hecho equivalía a dejar de apoyar al excandidato perredista López Obrador, quien también aspiraba a la presidencia para 2012.

Por su parte, Marcelo Ebrard dijo que "no se puede ser secretario de un gobierno y opinar en contra del Jefe de Gobierno como lo hizo Martí Batres. Entonces, yo esperaba que él renunciara por sí, después de lo que declaró, de no hacerlo así, fue removido, que es una potestad, una facultad del Jefe de Gobierno". A su vez, el jefe de Gobierno nombró a Jesús Valdés, secretario de Desarrollo Social.

Y siguiendo con esas extrañas renuncias, el 12 de septiembre del 2011, se le pide la renuncia a César Arnulfo Cravioto Romero, Director del Instituto de Asistencia e Integración Social (Iasis), la cual entrega ese mismo día, con fecha posfechada al 30 de septiembre, señalando, “tomaré unos días de vacaciones y debo concluir el proceso de entrega-recepción al funcionario que sea nombrado en mi lugar”.

Agregando que desde 2007, cuando se integró al instituto, los recursos destinados a los 10 albergues en operación se mantienen en 185 millones de pesos, mientras el número de usuarios creció 30 por ciento, al pasar de 2 mil 300 a 3 mil, y la Secretaría de Finanzas no ha liberado un millón 800 mil pesos.

Hasta aquí todo parecería “normal”, pero Martí Batres, César Arnulfo Cravioto Romero y Julio Pérez Guzmán, fueron acusados en 2009 por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) de violar los derechos humanos de los infantes del albergue Casitas del Sur, del que desaparecieron 15 niños, de los cuales aún se desconoce el paradero de tres, “por no haber ejercido eficazmente las facultades que legalmente tienen, según el ámbito de su competencia”.

Los tres, que en ese entonces laboraban en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) del Gobierno del Distrito Federal (GDF), Batres era su titular, Cravioto Romero como director del Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS), y Pérez Guzmán integrante del Programa de Financiamiento para la Asistencia e Integración Social (PROFAIS), fueron los responsables de la entrega de 150 mil pesos a Casitas del Sur, en 2007 y 2008, sin hacer la supervisión respectiva, a pesar de que ya había quejas por la entrega irregular en adopción de los niños que tenían a resguardo en ese lugar.

De acuerdo a la Procuraduría General de la República (PGR) en 2008 se reportó la desaparición de Ilse Michel Curiel Martínez, quien había sido enviada a la mencionada casa hogar. Ello obligó a una investigación del albergue que era administrado por la Iglesia Cristiana Restaurada y entregaba en adopción a los niños que enviaban a miembros de esa misma congregación de manera irregular.

Tras las desapariciones de niños en el albergue mencionado, el ombudsman capitalino de ese entonces, Emilio Álvarez Icaza Longoria, emitió la recomendación número 4/2009, en abril de 2009, a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), al DIF-DF y a la Sedeso-DF, en la que demandó a esas dependencias reconocer que por sus omisiones fueron violados los derechos humanos de los niños de ese lugar.

Luego de una investigación, la CDHDF detectó que en las mencionadas dependencias hubo negligencia por “la ausencia o deficiencia de mecanismos de supervisión y seguimiento de la situación y condiciones de los niños y niñas que son integrados a las casas hogar y/o reintegrados a sus núcleos familiares”.

En respuesta a la recomendación, Martí Batres se deslindó aduciendo que sí se realizaron las visitas de supervisión, pero como no le abrieron la puerta el personal del Profais se retiró.

Mayra Martínez, madre de Ilse Michel Curiel Martínez, una de las víctimas que reapareció seis años después, solicitó sanciones penales a los funcionarios de la Sedesol del GDF, que entregaron recursos a Casitas del Sur “pues su total impunidad muestra la complicidad de las autoridades con los traficantes de menores.

Todo lo anterior no le importo al Peje López Obrador y fueron arropados en su partido Morena, donde no se cansa de decir que no se aceptan corruptos ni hay corrupción. Martí Batres como presidente del partido, Cravioto Romero, diputado local y Coordinador de la bancada de Morena y Pérez Guzmán, diputado locale. Y pregunto ¿ así se puede confiar en Morena, sus dirigentes y diputados?. ¿Usted qué piensa estimado lector?

 

Fecha: 
Jueves, 09 de Julio 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La izquierda y los derechos humanos

Cuando se mira en retrospectiva y se reflexiona sobre el papel que la izquierda mexicana (partidista exclusivamente) ha tenido en la última década sobre el tema de los Derechos humanos, da la impresión que ha llegado tarde a la cita por la reivindicación de estos derechos.

En las últimas grandes reformas como la del Nuevo Sistema de Justicia Penal acusatorio adversarial (2008) o la reforma en materia de Amparo y Derechos Humanos (2011), la izquierda jugó un rol casi anecdótico; si bien es cierto estas iniciativas fueron votadas favorablemente por la bancada de los partidos del frente izquierdista, éstas no fueron resultado de una agenda política que impulsara decididamente en todo momento los derechos fundamentales.

Mismo caso, cuando en 2012 se debatía en el Senado de la República y en la Cámara de Diputados la iniciativa de reforma de los artículos 24 y 40 constitucional sobre el derecho a la libertad de convicciones éticas y de conciencia, donde la gran mayoría de los legisladores de izquierda votaron en contra, es decir, no estaban de acuerdo con  la maximización de las libertades que se proponía adherir en ese precepto constitucional (dicha reforma protege a quienes no desean profesar una religión).

Recientemente, este mismo año Andrés Manuel López Obrador líder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), al referirse a los derechos de libertad reproductiva de la mujer y al matrimonio entre personas del mismo sexo sentenció: “lo fundamental es la honestidad, eso (los temas de aborto y uniones gay) con todo respeto y autenticidad, lo considero como algo no tan importante, lo importante en México es que se acabe con la corrupción, nada ha dañado más a México que la deshonestidad”; asimismo, ante el pleno de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), López Obrador, señaló que, de llegar a la Presidencia de la República, las leyes sobre el aborto y el matrimonio entre homosexuales las someterá a consulta popular.

A este respecto, es fundamental recordar que la existencia de un verdadero régimen democrático está determinada por sus características tanto formales como sustanciales, por lo que, cuando se está hablando sobre derechos humanos, éstos constituyen un límite infranqueable a la regla de mayorías, esto es, a la esfera de lo susceptible de ser decidido por parte de las mayorías en instancias democráticas; los derechos son parte del terreno de lo indecidible, son límites al poder, representan un coto vedado.

En este contexto, se está presenta un fenómeno muy particular en la democracia mexicana contemporánea: la difuminación de las líneas ideológicas de los partidos políticos. Cada vez son más recurrentes que partidos de izquierda retomen discursos conservadores que históricamente eran asignados a la derecha.

Ante este escenario, es necesario recordar que el papel de la izquierda en un régimen democrático no es solo una cuestión retórica, bien lo decía Giovanni Sartori luego de la caída del Muro de Berlín, cuando le preguntaron ¿Qué es la izquierda? La izquierda -respondió Sartori-, “es la ética y el rechazo de la injusticia, la izquierda son los valores de todos, frente al egoísmo que caracteriza a la derecha”. En este mismo tenor Norberto Bobbio afirmaba que “el criterio de diferenciación primario por el que podemos separar la izquierda y la derecha en política, es la actitud diferente que asumen los hombres delante del ideal de igualdad, según esta idea, la Izquierda se identifica con posturas más igualitarias basadas en la reducción de las desigualdades sociales”[1].

En suma, la izquierda mexicana tiene asumir un replanteamiento de sus discursos, cosmovisión y método para que sea posible orientar de manera más efectiva sus acciones a reformas jurídicas y políticas que tengan como sustento y objetivo la ética y los derechos humanos.

[1] “Derecha e Izquierda: razones y significados de una distinción política” Norberto Bobbio, Taurus, Madrid, 2014.

Foto: www.boligan.com

Fecha: 
Jueves, 09 de Julio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Julieta Fernández Márquez, Diputada Federal Electa PRI Distrito 4 Acapulco, Guerrero

 Desde Acapulco, la diputada federal electa Julieta Fernández (PRI) explica porqué su partido recuperó el 4o Distrito Electoral después de 15 años de dominio del PRD.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 06 de Julio 2015 - 22:30
Media: 

Julieta Fernández Márquez, Diputada Federal Electa PRI Distrito 4 Acapulco, Guerrero

Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La crisis griega. La más reciente encuesta del Banco de México. Festival de publicidad en Cannes, Francia

Esa tarde, José Luis Romero Hicks, Armando Chacón y Álvaro Rattinger y yo analizamos la crisis griega; la más reciente encuesta del Banco de México entre expertos en economía. Álvaro comenta sobre el festival de la publicidad realizado en Cannes, Francia. Hugo González explica en qué consisten las decisiones más recientes del IFETEL. Mónica Uribe comenta la visita del papa Francisco a Ecuador. Desde Acapulco, la diputada federal electa Julieta Fernández (PRI) explica porqué su partido recuperó el 4o Distrito Electoral después de 15 años de dominio del PRD.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 06 de Julio 2015 - 20:00
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La siguiente y muy próxima gran batalla electoral

La siguiente gran batalla electoral será el año próximo, en la que se disputarán doce gubernaturas, por lo que a más tardar a mediados de enero, es decir, en poco más de seis meses los partidos políticos tendrán que determinar quiénes serán sus candidatos.

Los estados que tendrán elección para gobernador que actualmente están en manos del PRI son nueve: Aguascalientes, Chihuahua, Zacatecas, Tlaxcala, Hidalgo, Quintana Roo, Tamaulipas, Durango y Veracruz.

Las otras tres entidades restantes, Sinaloa, Puebla y Oaxaca, son gobernadas por ex priistas que obtuvieron el triunfo a través de otros partidos e incluso formando coaliciones.

Esta circunstancia, como es natural, una vez concluida la elección para diputados federales, ha dado pie al inicio formal de la carrera por las candidaturas, provocando una gran efervescencia política en dichas entidades.

Sin embargo, en algunos de estos casos los procesos para las definiciones están ya muy orientados, por lo que a pesar del tiempo que falta para su formalización, las postulaciones ya están literalmente estipuladas.

Considerando el lapso que falta, que para unos podrá ser muy largo y para otros muy corto, no se puede hacer de lado que pudieran suceder coyunturas extraordinarias que propicien un ajuste, un cambio de rumbo, que aún tratándose de un escenario improbable, es necesario apuntarlo.

El mejor ejemplo de ello, a reserva de ir analizando subsecuentemente en este espacio la situación particular de cada una de las doce entidades, es la candidatura del Revolucionario Institucional para el estado de Hidalgo, que materialmente se podría augurar será en favor del senador Omar Fayad Meneses.

Su rival más cercano es el también senador David Penchyna Grubb, pero la diferencia que les separa en materia de popularidad es extremadamente grande; las simpatías locales a favor de Omar Fayad son abismalmente superiores.

Lo anterior obedece a que Omar Fayad, a diferencia de David Penchyna, ha construido una solida carrera política, tanto en el ámbito nacional como en el local y esto último marca un enorme contraste.

Fayad Meneses, además de los cargos legislativos que ha ocupado, ha sido alcalde de la capital, Pachuca, y secretario del gabinete estatal en muy diversas ocasiones y dependencias.

David Penchyna, por su parte, respalda su aspiración sólo con base en las relaciones que ha logrado construir en su paso por la administración pública federal, pero en eso Omar Fayad también lo supera ampliamente.

No olvidemos un factor primordial: que dos de los más influyentes secretarios del gabinete federal -uno de ellos aspirante a la candidatura presidencial, Miguel Ángel Osorio Chong- han sido mandatarios de esa entidad, por lo que su opinión, pero, sobre todo, su involucramiento directo será fundamental, al grado que la participación de ambos -el otro es Jesús Murillo Karam- en el proceso para la definición, pesa mucho más incluso que la del propio gobernador Francisco Olvera que, en este caso, no podrá proponer a nadie de su equipo cercano.

El gobernador Olvera no tiene un proyecto sucesorio propio que alcance el nivel de Omar Fayad y hasta del mismo David Penchyna, además de que la sucesión hidalguense en esta ocasión rebasa considerablemente el interés local.

Siendo el estado natal del Secretario de Gobernación, quien es hasta este momento el precandidato presidencial priista más visible, independientemente de su cercanía personal con el presidente Peña Nieto, Hidalgo será una cuota para su haber.

Fayad Meneses es mucho más cercano que Penchyna en lo político y en lo personal a Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y a Jesús Murillo Karam, titular de la Sedatu, como también lo es de Emilio Gamboa Patrón, coordinador de la bancada de su partido en la Cámara de Senadores, quien es también un factor trascendental de opinión.

De tal suerte que en el balance de los activos y los pasivos, la nominación de Omar Fayad se antoja inminente, se podría decir que por descontado y eso el que más y mejor lo sabe es David Penchyna.

Penchyna está aprovechando la situación para establecer una negociación que le favorezca, con la intención de obtener a cambio un nombramiento en el gabinete ampliado presidencial.

Porque en términos de una eventual competencia interna, ni por relaciones con el primer circulo de poder del régimen, ni por los números que miden la popularidad mediante las encuestas, tendría posibilidad siquiera de estar a la par de Omar Fayad.

Este último aspecto ha sido uno de los elementos que el presidente Peña Nieto ha instruido recientemente de manera categórica a sus gobernadores y a la dirigencia de su partido, para que se privilegie en los procesos sucesorios siguientes.

Explícitamente que en los estados donde el partido tiene un panorama de ventaja, no se fomente una competencia interna desgastante que sólo termine por dividir sin necesidad alguna, sobre todo cuando alguno de los aspirantes tenga precisamente la suficiente ventaja y aceptación social, aparte de los apoyos políticos provenientes de la cúpula del régimen.

De tal suerte que en el análisis de todas las reflexiones expuestas, es innegable la gran ventaja que tiene Omar Fayad en todas y cada una de las asignaturas a considerar lo que, por consiguiente, lo consolida como el más factible a ser el ungido.

Fecha: 
Martes, 30 de Junio 2015 - 18:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Gobernar sin mayorías en la ciudad de México

 

¿Qué efectos puede tener para la gobernación de la ciudad de México la nueva conformación política? Como es sabido, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal será conformada por Morena como la primera minoría, seguida por el PRD. Si Morena opta por una postura radical, el gobierno de la ciudad tendría, primero, que acordar con el PRD las prioridades legislativas y de políticas públicas y después negociar con el PRI y PAN, pues, salvo en asuntos puntuales, podría contar con la anuencia de los morenos. Es decir, todo indica que la gobernación de la capital de la República, pasaría por un pacto con los otros partidos. Ahora bien, ¿cuáles serían los costos para la ciudad los acuerdos para la gobernación con el PRI y el PAN? Esta conformación política, ¿abriría nuevos espacios para los ciudadanos o favorecería lospactos cupulares a costa del buen gobierno y la transparencia pública?

Otros factores que también pueden incidir en la gobernación del Distrito Federal son: ¿cómo pesará la aspiración legítima del Jefe de Gobierno para contender en 2018 por la Presidencia de la República? ¿Facilitará o complicará los acuerdos políticos y la gobernación? ¿Podrá gobernarse a la ciudad con un gabinete que en sus áreas de operación política y de política social es puesto en cuestión por el PRD y/o por Morena y otras fuerzas políticas? ¿En qué, cuándo y cuánto debe ceder el gobierno? ¿Qué características debería tener el gabinete para facilitar los acuerdos? Por el lado de la oposición, en particular sobre Morena es pertinente formular algunas cuestiones: ¿qué tipo de oposición será en la ALDF? ¿Qué tanto le convendría o le perjudicaría ser una oposición radical, intransigente, que complique la gobernación?

En todo este cúmulo de interrogantes un asunto parece cierto: los próximos tres años van a ser muy intensos en el Distrito Federal. La forma que adopten los encuentros y desencuentros de las izquierdas (PRD y Morena) puede ser crucial para el futuro político nacional de ambas fuerzas y en particular para la ciudad de México, que es lo que importa a los capitalinos. Un escenario en donde las rivalidades lleven a complicar la gobernación podría desatar los demonios. La complejidad política y económica de esta ciudad, así como sus frágiles equilibrios sociales pueden ser trastocados si las fuerzas políticas en disputa no logran acuerdos mínimos. Así como la nueva correlación de fuerzas puede abrir oportunidades para que se expresen mejor los intereses de los ciudadanos, igualmente pueden crearse vacíos de poder que pudieran aprovechar las mafias y conviertan a la ciudad en otro ring.

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Mantener o perder poder, la encrucijada presidencial

 

Los destapes de Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle como precandidatos del Partido Acción Nacional a la presidencia de la república, ponen en serios aprietos al PRI.

De igual modo, el caso de Miguel Ángel Mancera por el PRD y, por supuesto, la candidatura ya definida de Andrés Manuel López Obrador por Morena, sin descontar eventualmente la irrupción de Jaime Rodríguez “El Bronco”, gobernador electo de Nuevo León, por la vía independiente. 

Lo anterior complica severamente el panorama priísta, porque sus rivales tendrán un enorme tiempo de ventaja para posicionarse en el ánimo social, independientemente del desgaste que genera para su causa ejercer el gobierno.

En el PRI, los tiempos sucesorios corren en otra dimensión de tiempo y espacio, bajo un estricto formato determinado décadas atrás.

Los pronunciamientos de los aspirantes mencionados materialmente trastornan el escenario del régimen en las agendas, tanto de gobierno como la política, porque para efectos de la sucesión estos elementos no se pueden separar.

El régimen ahora, aparte de tener la urgente necesidad de violentar los tiempos de la decisión, tendrá también que rediseñar la imagen y el discurso presidencial, primero, porque el presidente Peña Nieto tendrá que tomar la que será seguramente una de las determinaciones más importantes de su mandato mucho antes de lo planeado: escoger a su heredero.

Asimismo, construirle al ungido los escenarios de fortalecimiento político al interior del partido y el gobierno, así como generarle una imagen popular para estar en condiciones de enfrentar la que, desde ahora, se antoja será una de las competencias presidenciales más reñidas. 

La estrategia implica una obligación de modificar e incluso, como apuntábamos anteriormente, de transformar por completo la imagen y el discurso presidencial, porque las prioridades de la primera mitad del sexenio no pueden seguir siendo las mismas; hasta ahora el tema fundamental han sido las Reformas Constitucionales, pero su fondo y contenido están agotados.

El gobierno no puede seguir sosteniendo las reformas como el fundamento de su operación publicitaria, tiene que identificar otras áreas de oportunidad y adoptar nuevas prioridades, no sólo para intentar mejorar su imagen, sin omitir que en ello es imprescindible resolver la crisis de credibilidad institucional y la personal del Presidente, porque ambos factores inciden directamente en el proyecto sucesorio.

Enrique Peña Nieto no será el candidato, pero la influencia de su actuación en el ejercicio del poder es el antecedente natural y más importante para fortalecer o, en su caso, debilitar al candidato de su partido, sea quien fuere el elegido.

De tal forma que estos dos aspectos se tendrán que atender con prontitud, pero sobre todo con gran convicción, reconociendo que el priismo no está acostumbrado a esa dinámica de anticipación de sus tiempos.

La característica principal del priismo es, precisamente, el orden institucional, el respeto dogmático de sus formas en la distribución del poder horizontal. Adelantar el proceso puede convertirse en un factor de rompimiento de esos preceptos.

La gran fortaleza de los presidentes priístas radica esencialmente en su facultad de elegir unipersonalmente a su relevo; por ello, la tradición ha sido hacerlo hasta el último momento que el margen permite, porque se supone que una vez que se postula al candidato presidencial, el mandatario en turno pierde la mayor parte de ese poder y las estructuras se cargan a favor del que será su nuevo jefe político.

Sin embargo, las circunstancias, que son ajenas al formato usual, colocan hoy al presidente Peña Nieto en una extraordinaria encrucijada: mantener el poder, aunque eso suponga debilitar la proyección electoral de su partido, o perderlo antes del tiempo establecido, en contraparte para fortificar el interés colectivo.

Pocas veces si no es que esta es la primera, un presidente de la república emanado del Revolucionario Institucional tendrá que enfrentar un reto de estas características y dimensiones en el que sólo hay dos opciones viables: mantener para sí mismo personalmente el poder investido por el cargo hasta el límite del tiempo preestablecido o ceder el privilegio de esas facultades a cambio de que su partido esté en condiciones de conservar la presidencia del país.

Por supuesto que, visto de esta forma derivado del análisis que nos arroja como resultado, el siguiente proceso electoral presidencial será extraordinariamente competido; la posición no es nada sencilla.

De cualquier forma, suceda lo que suceda, la coyuntura pondrá a prueba las aptitudes políticas del mandatario; sin duda esta será su mayor prueba, tal vez más importante en grado de responsabilidad que la que se relaciona con el desempeño administrativo de su gestión.

Peña Nieto ha sido capaz en el pasado de tomar decisiones pragmáticas, pero esta rebasa todas las coyunturas que ha tenido que resolver anteriormente. Lo que no está a discusión es que, más allá de la vertiente por la que se incline, el tiempo corre velozmente en su contra, por lo que tendrá, pues, que precisar y concretar su postura cuanto antes.

Fecha: 
Martes, 23 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1

Columnas:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Independientes o excluidos?

Expresé en mi anterior colaboración que simpatizo con las candidaturas independientes y lo sostengo, en virtud de que considero que en verdad puede ser una forma de darle aire fresco a la política bien entendida y ésta se ventile. Sin embargo, me queda el prurito de las trampas en las que puede caer ese tipo de candidaturas.

La tradición priísta, según la cual se eligen los candidatos a cargos de elección popular, es el “dedazo”: el dedo del “todopoderoso” presidente en turno, que  señala a uno de los “tapados” (en el caso de la presidencia, aunque para puestos menores ha habido una figura similar que es el “palomeo”).  En este sistema, ¿se vale el “yo quiero”? Si le creemos a López Portillo lo que escribió en Mis tiempos, la respuesta es afirmativa, pues narra las peticiones que Cárdenas Solórzano le hizo para ser Senador y luego para gobernador de Michoacán.

En días recientes, Margarita Zavala ha expresado su firme propósito de contender en el 2018 por la presidencia de la República y la pregunta que le han hecho muchos comunicadores es si irá por el PAN o por la vía independiente. Ha sido cauta en su respuesta y no ha roto su vínculo con el partido. Por otro lado a Miguel Angel Mancera también los medios le han cuestionado si irá por el PRD o por la independiente y muchos tenemos la sospecha fundada de que Marcelo Ebrard luchará por estar en la papeleta electoral como independiente, si, como es previsible, el PRD no lo postula.

La pregunta que salta es si eso es lo que queremos para las candidaturas independientes: políticos excluidos de los partidos. Está bien “querer ser” y manifestarlo. Se vale. Es sano. Pero las candidaturas independientes no deben ser el plan “B” para excluidos, sino una fórmula mediante la cual la ciudadanía, el electorado, pueda ver y seguir el desarrollo de un proyecto político que se construye en el tiempo.

Varios analistas y académicos manifestaron hace un año (http://mexico.cnn.com/nacional/2014/06/09/ser-candidato-independiente-posible-pero-con-muchas-trabas-especialistas) que la legislación establecía pautas que hacían en la realidad inviable la figura de las candidaturas independientes, destacando que era excesivo el porcentaje de respaldo ciudadano que exigía para soportar una candidatura y hemos visto que es posible. Por ejemplo, el caso de Alfonso Martínez Alcázar: la legislación le exigía el respaldo de 11 mil 126 firmas ciudadanas; logró 12 mil 800 y fue electo con 63 mil 400 votos, es decir 5.7 veces más de votos, que lo que la ley pedía en firmas para registrarlo. Más que las firmas de apoyo para el registro (para mí es muy secundario), considero que se debe exigir que se haya roto todo vínculo con partido alguno por lo menos durante un año anterior a la elección,  o que incluso no se le conozca militancia alguna, para poder considerarlo independiente.

Como lo es en los partidos políticos, las candidaturas independientes deben ser a la manera de carreras de obstáculos: si la contienda interna en los partidos implica competencia con hipotéticos pares, hasta ser designado candidato (sé que la competencia puede ser mera simulación, pero lo cierto es que para cada puesto hay varios “tiradores”), los independientes deben demostrar tesón y capacidad en la contienda, además de lo que es exigible a los candidatos partidistas, que es un programa de trabajo coherente y sustentado en acciones viables.

Lo cierto es que las candidaturas independientes en México han pasado la primera prueba con éxito. Falta, desde mi punto de vista, mejorar los procedimientos para que, en efecto, la figura no se convierta en refugio de perdedores de las contiendas partidista internas.

Fecha: 
Sábado, 20 de Junio 2015 - 10:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La dispersión política

En el pasado proceso electoral sobresale un fenómeno digno de análisis: el voto se dispersó entre numerosas fuerzas políticas. Los partidos grandes retrocedieron en términos relativos. En el ámbito federal, el gobierno se ufana de conservar la mayoría, pero es una ilusión, pues el resultado es la suma de la alianza con el partido verde y el Panal. Así que es pertinente preguntar, ¿qué y cómo se mantendrá la cohesión de estas tres fuerzas? ¿Qué costo político y económico tendrá esa unidad para el erario público, el gobierno y el PRI? Pero la ciudad de México es el ejemplo paradigmático de esta dispersión: ningún partido es mayoría en la ALDF y el partido gobernante tendrá una complicada tarea para formar una coalición que garantice la gobernación. Es así que esta ciudad se convierte en el laboratorio de esta elección que dispersó el voto. Ergo, más que Nuevo León, se debe estudiar el DF.

Lo que sucederá a partir de este año en la ciudad de México puede anticipar el futuro que le depara al país entero después de la elección del 2018. Salvo excepciones como el de Jaime Rodríguez en Nuevo León y Enrique Alfaro en Guadalajara, casi todos los candidatos electos obtuvieron rangos de votación que oscilaron entre 25% y poco más de 30%. Es decir, se repite la fragmentación del voto en la cámara de diputados: la pluralidad puede hacer muy compleja la gobernación. Países como Italia, donde conformar mayorías era difícil, los gobiernos caían con frecuencia y la estabilidad se lograba a base de corromper a los diputados. En México el hecho no es nuevo, pero dado los altos estándares de corrupción entre la clase gobernante puede derivar en un problema mayor que destruya a nuestra maltrecha democracia.

¿Cómo llegamos hasta aquí? Son muchos los factores, como el voto de castigo a diversos partidos y gobiernos por el hartazgo de los ciudadanos con la nula rendición de cuentas de los políticos, la corrupción rampante, la ineficiencia, la violencia, la pobreza y la desigualdad. Hasta aquí el castigo. Pero el resultado es inexplicable sin tener como referente las leyes y reglas electorales que encarecieron y corrompieron a nuestra democracia. En este último año, después de las matanzas de Tlatlaya y de Iguala, y las propiedades inexplicables de políticos, la presión de los ciudadanos obligó al Congreso a legislar para combatir la corrupción y opacidad de los tres niveles y órdenes de gobierno. Es un paso en la dirección correcta, pero lo ganado en este ámbito puede irse al caño si no hacemos un análisis del sistema electoral y planteamos una nueva reforma tanto electoral como política.

Fecha: 
Jueves, 18 de Junio 2015 - 17:00
Redes sociales: 
1