Se encuentra usted aquí

parís

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El suicidio y la defensa del islam

132 muertos y 352 heridos dejaron los ataques terroristas del viernes pasado en París. Los hechos se desarrollaron de la siguiente manera (todas las horas son Hora del Centro de Europa):

Noviembre 13: 21:20 – Primer atentado suicida con bomba en el Stade de France, en donde las selecciones de futbol de Francia y Alemania sostenían un partido amistoso en presencia de miles de aficionados, entre ellos el presidente francés François Hollande; 21:25 – Balacera en la calle Bichat; 21:30 - Segundo atentado suicida con bomba en el Stade de France; 21:32 – Balacera en la calle Fontaine-au-Roi; 21:36 – Balacera en la calle Charonne; 21:40 - Atentado suicida con bomba en el boulevard Voltaire; 21:40 – Tres hombres entran al teatro Bataclan y empiezan a disparar; 21:53 - Tercer atentado suicida con bomba en el Stade de France; 22:00 Toma de rehenes en el Bataclan.

Noviembre 14: 00:20 – Fuerzas de seguridad entran al Bataclan; 00:58 – Concluye el sitio del Bataclan.

No solo los cuatro terroristas en el Stade de France y en el boulevard Voltaire se suicidaron al hacer detonar los chalecos bomba que llevan puestos. También dos de los que atacaron el Bataclan decidieron acaban con sus vidas de la misma manera. El otro agresor del teatro fue muerto a tiros por la policía antes de que pudiera detonar su chaleco.

A quienes vivimos en Occidente nos parece terrible y nos preocupa que existan musulmanes fanáticos que sin mayor problema participen en ataques terroristas sabiendo que no sobrevivirán, que acepten ser bombas humanas y se hagan explotar con el único fin de matar a civiles inocentes. Sin embargo, lo que más debe preocuparnos es el número de musulmanes que, sin ser clasificados como extremistas, fanáticos o yihadistas, justifican los atentados suicidas con bombas para defender al islam.

Durante los meses de abril y mayo del año pasado la encuestadora Pew Research Center realizó una encuesta entre 14,244 personas en 14 países con una importante población musulmana. Entre las preguntas que les hizo a los encuestados estaba esta: “Algunas personas creen que los bombardeos suicidas y otras formas de violencia contra objetivos civiles se justifican con el fin de defender al islam de sus enemigos. Otras personas creen que, sin importar la razón, este tipo de violencia nunca se justifica. ¿Cree usted personalmente que este tipo de violencia es muchas veces justificada para defender al islam, a veces justificada, raramente justificada o nunca justificada?”.

Que los bombardeos suicidas se justifican muchas veces/a veces con el fin de defender al islam de sus enemigos fueron apoyados por los siguientes porcentajes de musulmanes encuestados:

Palestina: 46%; Líbano: 29%; Egipto: 24%; Turquía: 18%; Jordania: 15%; Túnez: 5%; Bangladesh: 47%; Malasia: 18%; Indonesia: 9%; Paquistán: 3%; Tanzania: 26%; Nigeria: 19%; Senegal: 15%; Israel: 16%.

Estas cifras de por sí son alarmantes y si les añadimos los porcentajes de quienes creen que raramente está justificado un bombardeo suicida, es decir que opinan que tal vez sí hay alguna razón que justifique este tipo de ataques, aumentan a los siguientes porcentajes:

Palestina: 59%; Líbano: 44%; Egipto: 59%; Turquía: 29%; Jordania: 44%; Túnez: 8%; Bangladesh: 61%; Malasia: 33%; Indonesia: 22%; Paquistán: 7%; Tanzania: 45%; Nigeria: 26%; Senegal: 31%; Israel: 46%.

En los 14 países arriba anotados viven aproximadamente 830 millones de musulmanes. Decenas de millones de ellos opinan que los bombardeos suicidas se justifican muchas veces/a veces con el fin de defender al islam de sus enemigos y millones más aceptan que raramente está justificado un bombardeo suicida. Con estos números no debe sorprendernos que siete de ellos hayan decidido detonarse el viernes pasado y que durante los años recientes centenas más hayan cometido ataques suicidas en Europa, África, Asia, Medio Oriente y Estados Unidos.

Antes esta realidad hay una sola pregunta que exige respuesta: ¿Cómo combatir a fanáticos que creen que al participar en un acto terrorista suicida defienden a su religión?

La Encuesta del Pew Research Center puede verse en http://www.pewglobal.org/2014/07/01/concerns-about-islamic-extremism-on-the-rise-in-middle-east/

Secciones:

Fecha: 
Martes, 17 de Noviembre 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 52 A.C. - César conquista la Aldea de Pescadores, luego conocida como París

Julio César subió al poder como resultado de sus éxitos extraordinarios como general luchando en guerras extranjeras, cuyas más importantes fueron la conquista de Galia (actualmente Francia) en las Guerras de las Galias que lideró hasta el año 51 AC. Al capturar este territorio, llegó hasta las orillas del Rin y el Canal Inglés, y luego invadiría ambas orillas. El 8 de julio del año 52 AC, su armada romana tomó la aldea de pescadores Lutetia Parisiorum, la que un día se convertiría en París, una de las ciudades más magníficas del mundo. No obstante, Lutetia Parisiorum y París no tienen mucho en común excepto su ubicación geográfica; alrededor de la Isla de la Cité, que formaba un badén en el Río Siena. En la actualidad, hay muy poco para ver de Lutetia Parisiorum, salvo por su frecuente descripción como una metrópolis animada y superpoblada en las historietas de Asterix, una antigua cripta cristiana debajo de la entrada de Notre Dame, las ruinas de los baños públicos en el Museo de Cluny, y las ruinas del anfiteatro de Arenas de Lutecia en un pequeño parque del Barrio Latino.

Fecha: 
Viernes, 08 de Julio 2016 - 09:20

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1871 - Se inicio La Comuna de Paris

La Comuna de París fue un breve gobierno popular que gobernó ese país desde el 18 de Marzo al 28 de Mayo de 1871. Unos la consideran de orden socialista, otros anarquista, Marx (filósofo alemán) la describió como una vindicación de los ideales socialistas, a lo que Bakunin (filósofo ruso) respondió que al no depender ella de una vanguardia y al no haberle tomado el poder al Estado o intentado crear un estado revolucionario, la comuna era anarquista. En un sentido formal, la Comuna de París de 1871 fue simplemente la autoridad municipal que ejerció el poder en esa ciudad durante los dos primeros meses de la primavera de 1871. Pero las condiciones en las que ella se formó, sus controvertidos decretos y su sangriento final hacen de ella un interesante episodio de la historia contemporánea. La comuna fue posible gracias a un levantamiento popular de todas las tendencias revolucionarias dentro de París después de que la Guerra Franco-prusiana terminase con Francia derrotada. La brecha entre ricos y pobres en la capital se había ampliado enormemente en los últimos años y la escasez de comida, sumado al constante bombardeo prusiano, llevó a un descontento general.

Fecha: 
Viernes, 18 de Marzo 2016 - 09:40

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De 1887 - Se inició construcción de Torre Eiffel

La estructura de la Torre Eiffel comenzó a construirse el 28 de enero de 1887, para que sirviera como arco de entrada a la Exposición Universal, una feria mundial organizada para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa. La torre se inauguró el 31 de marzo de 1889, y fue abierta al público el 6 de mayo de ese año. La Torre Eiffel es una estructura diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel. Cuando fue construida era el monumento más alto del mundo, con 300 metros de altura (si se suma la antena de radio que se encuentra en su cúspide, su altura es de 324 metros). Cuando la construyeron, la torre pesaba alrededor de 7.300 toneladas, aunque hoy en día se calcula su peso en más de 10.000, debido al museo, restaurantes, almacenes y tiendas que alberga.

Fecha: 
Jueves, 28 de Enero 2016 - 09:20

Efemérides:

Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Perspectivas económicas en 2015. PRD limita libertad de expresión de periodistas. Declaraciones papa Francisco acerca del terrorismo

Esta tarde me acompañan Antonio Castro, José Luis Romero Hicks y Bernardino Esparza. Comentamos las perspectivas económicas de México y el mundo en 2015 y lo que las reformas pueden aportale al PIB. La diputada Leonor Romero Sevilla (PAN-TLX) nos explica una iniciativa de su partido para que el 1% de las declaraciones patrimoniales de los funcionarios sean auditadas por la SFP. Con Tere Vale comento como el PRD busca limitar la libertad de expresión de los periodistas. Hugo González platica sobre la consolidación de la TV por cable. Mónica Uribe explica las declaraciones del papa Francisco en torno a los ataques terroristas en Francia.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 12 de Enero 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1

Mi programa:

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

La Iglesia en México y el Mundo

En esta semana, en medio de los prolegómenos del viaje papal a Filipinas y Sri Lanka, la Santa Sede se sumó a la condena por el asesinato de los cuatro caricaturistas de Charlie Hebdo, la revista satírica francesa cuyas viñetas sobre Mahoma fueron el pretexto para que los radicales islámicos irrumpieran violentamente en la sede de la publicación.

Hay que destacar que los caricaturistas de Charlie Hebdo también publicaron viñetas satíricas sobre Benedicto XVI  - una de ellas, con motivo de su renuncia, en la que abraza “amorosamente” a un guardia suizo -  y sobre Francisco, aunque con éste último se mostraron mucho más condescendientes.

La reacción del Vaticano con respecto a los hechos de París fue condenar los hechos, pero la respuesta se la reservó el Papa para la reunión que hoy tuvo con los miembros del cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede.

En el ínterin, trascendió en prensa que los servicios de inteligencia estadounidenses e israelí habrían prevenido al Vaticano sobre la posibilidad de que los territorios pontificios pudieran ser blanco de atentados por parte de radicales islámicos, lo que fue desmentido tanto por el padre Federico Lombardi como por los encargados de la seguridad del Estado italiano.

Por lo que toca a la tradicional reunión con el cuerpo diplomático, el Papa fue enfático en condenar el terrorismo y señaló que espera que “los dirigentes religiosos, políticos e intelectuales, especialmente musulmanes, condenen cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión, que pretenda justificar tales actos de violencia”.

Para el Papa, la violencia es producto de una cultura que rechaza al otro, al que ve como objeto. A ello se suma que el ser humano, libre en esencia, se convierte en esclavo del poder, del dinero, de las modas, e “incluso a veces de formas tergiversadas de religión”, lo que ha provocado “una auténtica guerra mundial combatida por partes” en referencia a la serie de conflictos que han surgido en diversas partes del mundo. El Papa hizo alusión a Ucrania, al conflicto palestino-israelí, a Siria e Irak, Nigeria, Libia, República centroafricana, Congo, etcétra y no sólo en términos de conflictos bélicos, sino también en lo referente a la emergencia de epidemias como el Ebola.

En referencia a Israel y Palestina, el Papa habló sobre el diálogo en un clima de confianza mutua como el camino para superar las diferencias. Con respecto a Siria e Irak fue enfático en afirmar que la dramática situación es producto de del terrorismo fundamentalista en la zona, el cual rechaza a Dios, convirtiéndolo en un mero pretexto ideológico para acabar con el otro. Además, el Papa aseguró que un Medio Oriente sin cristianos, estaría “desfigurado y mutilado” y aprovechó para llamar a la comunidad internacional y a los gobiernos de la región a adoptar, en el marco del d derecho internacional, medidas concretas en favor de la paz y la defensa de los desplazados a consecuencia de la guerra y de la persecución religiosa, es decir las minorías cristiana y yazidí.

El Pontífice también se refirió a los secuestros de niñas en Nigeria, la guerra civil en Libia, Sudán y el Congo; las violaciones de mujeres y la trata de personas; la epidemia del ébola; los migrantes, prófugos y refugiados, especialmente en la cuenca del Mediterráneo, tema que tocó durante su intervención en el Parlamento Europeo el pasado noviembre en Estrasburgo. Y aludió un tema que atañe directamente a México y Centroamérica: los niños migrantes sin acompañamiento que marchan hacia Estados Unidos.

Sobre estos temas, el Papa aseguró que “Es necesario un cambio de actitud: pasar de la indiferencia y del miedo a una sincera aceptación del otro”, lo que requiere poner en práctica legislaciones adecuadas que sean capaces de tutelar los derechos ciudadanos nativos y garantizar la acogida a los inmigrantes.

No dejo pasar la oportunidad y aludió al tema de la familia, la que dijo, sufre el embate de la cultura individualista que promueve el descenso de la natalidad y privilegia formas diversas de convivencia, en lugar de promover la protección de las familias tradicionales.

Para finalizar, abogó por el diálogo entre Corea del Norte y del Sur, poniendo como ejemplo el caso de Cuba y Estados Unidos. Terminó citando el discurso de Pablo VI en la ONU en 1965, pidiendo un alto a la guerra.

Al parecer, éste fue el verdadero balance de las acciones de la Santa Sede en 2014.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 12 de Enero 2015 - 17:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Reunión inédita en París

Los terroristas islámicos de ciudadanía francesa que la semana pasada mataron a 17 personas e hirieron a otras 21 en París unieron ayer, aunque fuera por un solo día, a la mayoría de cristianos, judíos, musulmanes, budistas, ateos y demás ciudadanos franceses que creen en lo valores de la democracia y la libre expresión de las ideas y rechazan todo tipo de acto, terrorista o no, que atente contra dichos valores.

Aproximadamente 3.7 millones de hombres, mujeres y niños marcharon en diversas ciudades de Francia para recordar a las 17 víctimas de los terroristas, manifestarse a favor de la unidad de su país, y rechazar a quienes buscan dividir a los franceses. En París tomaron las calles unas 1.6 millones de personas, encabezadas por los familiares de las víctimas de quienes aparentemente actuaron por órdenes de la organización terrorista que se denomina Estado Islámico y su autoproclamado califa, el iraquí Abu Bakr al-Baghdadi.

Los crímenes que cometieron los hermanos franco-argelinos Saïd y Chérif Kouachi y el franco-senegalés Amedy Coulibaly también resultaron en algo insólito: la llegada a París de casi 50 jefes de estado y de gobierno que también marcharon por las calles parisinas para repudiar los ataques terroristas de los días 7, 8 y 9 del mes en curso.

Sin que su propia seguridad pareciera importarles gran cosa se manifestaron ayer contra el terrorismo islámico los primero ministros o jefes de gobierno de Albania, Edi Rama; Alemania, Angela Merkel; Bélgica, Charles Michel; Bulgaria, Boiko Borissov; República Checa, Bohuslav Sobotka; Croacia, Zoran Milanovic; Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt; Eslovaquia, Robert Fico; Eslovenia, Miro Cerar; España, Mariano Rajoy; Finlandia, Alexander Stubb; Georgia, Irakli Garibachvili; Grecia, Antonis Samaras; Holanda, Mark Rutte; Hungría, Viktor Orban; Irlanda, Enda Kenny; Letonia, Laimdota Straujuma; Luxemburgo, Xavier Bettel; Malta, Joseph Muscat; Noruega, Erna Solberg; Polonia, Ewa Kopacz; Portugal, Pedro Passos Coelho; Rumania, Klaus Iohannis; y Suecia, Stefan Lofven;

También de Europa los presidentes o jefes de estado de Kosovo, Atifete Jahjaga; Suiza, Simonetta Sommaruga; y Ucrania, Petro Poroshenko. Rusia y Austria fueron representados por sus ministros de Asuntos Exteriores.

Por el gobierno supranacional de Europa estuvieron los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; del Parlamento Europeo, Martin Schulz; de la Unión Europea, Donald Tusk; y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Por Israel llegaron a París el primer ministro Benjamin Netanyahu, suministro de Asuntos Exteriores y un parlamentario.

Cabe destacar que marcharon en París los jefes de estado de varios países cuya población es mayoritariamente musulmana: El rey Abdala y la reina Rania de Jordania; los presidentes de Mali, Ibrahim Boubacar Keita; Níger, Mahamadou Issoufou; y Palestina, Mahmud Abás. También los primeros ministros de Túnez, Mehdi Jomaa, y de Turquía, Ahmet Davutoglu, y los ministros de Asuntos Exteriores de Argelia y de los Emiratos Árabes Unidos.

De países africanos en donde el islam no es la religión preponderante estuvieron los presidentes de Benín, Thomas Boni Yayi, y de Gabón, Ali Bongo.

Brillaron por su ausencia los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Rusia, Vladimir Putin. La ausencia del estadounidense parece que fue para resaltar que la lucha contra el terrorismo no solo es de Estados Unidos sino del resto del mundo.

Lo que vimos ayer en París es inédito. Ojalá marque el principio de una verdadera unión internacional cuyo objetivo sea acotar hasta donde se pueda al terrorismo, sea el islámico o cualquier otro.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 12 de Enero 2015 - 12:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Micromemoria de un sesentayochero

El año más recordable en el imaginario de los que no lo vivieron es 1968. Un año cumbre en la década cumbre de la segunda mitad del siglo, los alegres sesentas, como los llamé entonces.

Fui lanzado al mundo siendo yo muy pequeñito, en la bonita, poco poblada, transparente y luminosa ciudad de México, hace hoy 68 años. Llegué temprano, a las 4:45, hora inoportuna para alguien cuyo biorritmo invita a apagar la luz a las 2 de la madrugada.

Fui lanzado al mundo sin manual de instrucciones ni nadie que me dijera qué hacer, por qué camino tomar, o qué hacía yo aquí. Muy joven, al mirar al mundo desde adentro de mi cuerpo, me hice mis primeras grandes preguntas: ¿Por qué estoy aquí? ¿Para qué? ¿Por qué en México, o para qué? Claro que no tengo respuesta, si me lo sigo preguntando.

Desde hace unos 28 años lo repito: “estoy empezando”, aunque luego de una vida larga los recuerdos me invadan a borbotones. Si bien no soy particularmente temeroso de la muerte (acaso porque nunca la he visto en verdad de cerca), tengo una serena prisa por vivir. Voy ligero de equipaje y ligerísimo de realizaciones, muy por abajo de lo que hace muchos años me imaginé que podría haber hecho cuando, en 1968, cantaba con los muy vigentes Beatles When I’m sixty-four.

En recurrentes furias de ese demonio que a todos ataca —el ego— me supuse especial e importante. Sé algo más hoy. Lo único que de verdad me enorgullece es mi creciente familia, mi mayor bendición y regalo, compañía constante y fuente de inmensas satisfacciones.

Por lo demás, y sin grandes apegos al mundo material, me he acostumbrado a estar vivo y envidiablemente sano; se me haría raro no estarlo, pero irremediablemente se acerca el viaje solitario y sin retorno, que quisiera hacer como mi permanente acompañante Charles Aznavour: rendir cuentas al Creador simplemente declarándole “He vivido”.

La falta de un manual de instrucciones me hizo dar duraderos pasos en falso, víctima de lo que un grandísimo amigo llama el fraude educativo. Tanto así que a partir del 86 (cabalística inversión del 68) decidí someterme a un largo e incesante proceso de desaprendizaje y rediseño.

Definí esa fecha, con el divino Dante, como la mitad del camino de mi vida. Celebré el día que cumplí 40 con una mención honorífica en un concurso de ensayo en honor a Ludwig von Mises sobre el tema Civilización y Libertad. Allí empecé a adentrarme en la Cultura de la Libertad y me hice liberal en la economía y la moneda verdadera (el oro y la plata). Complementariamente, en ese mismo 86 empecé a aprender con Julio Olalla y Fernando Flores filosofía del lenguaje y diseño ontológico, redes informáticas, la acción y la comunicación: lo más rotundo para empezar a entender que el ser humano significa ser historia, cuerpo y lenguaje. Y claro que toda acción humana que valga la pena proviene de la libertad individual. Estoy voluptuosamente abierto a todo pero soy inequívocamente partidario de la libertad.

Viví el 68 haciendo música y convencido de la banalidad de los deficientísimos estudios en que con pésimo rendimiento me había empeñado, para preferir cursos de filosofía, historia o religión, y reuniones de bohemia acreditando tazas de café y tarros de cerveza con amigos de otras carreras y con mis enormes maestros Miguel Mansur y Fernando Bustos.

No participé en un movimiento estudiantil acrecentado por la intolerancia de un presidente torpe y autoritario y por un secretario de Gobernación ambicioso, que se llenaron las manos de sangre joven. Para esas fechas yo viví dos meses en la eterna Roma.

Tuve el privilegio, a mi regreso, de visitar un París que seis meses atrás había sufrido un movimiento propiciado por la insidia gringa contra la exigencia legítima del presidente de Gaulle de obtener en sus transacciones comerciales oro metálico y no papelitos verdes; entre pronunciamientos socialistas refulgían de discusiones juveniles los cafés de Saint Germain des Près, con librerías repletas.

Visité luego mi personal Babilonia, cúspide de esa época: la inolvidable swinging London, repleta de banderas y jóvenes con pantalones de terciopelo y las más preciosas minifalderas, vestidas imaginativamente y con enormes peinados fuera y dentro de Carnaby Street y Piccadilly Circus, con evocaciones de Lord Kitchener como paradigma de patriotismo en el cincuentenario de la victoria de 1918. Nadie usaba el decadente y horrendo uniforme que son los jeans mientras compraba, como yo, el recién prensado disco blanco de los Beatles.

Fui sesentayochero entonces, pero sin caer nunca en la corrección política de admirar la aún joven revolución cubana, que vi como lo que siempre ha sido: un sistema estatal asesino de explotación y vasallaje. Y faltaban 21 años para que se derrumbara el muro de Berlín.

Sesentayochero de espíritu desde entonces, viví a plenitud ese fantástico año que se culminó con la hazaña de que por primera vez en la historia, a bordo del Apolo 8, tres hombres dejaran el campo gravitacional de la Tierra; Kubrick y Clarke hicieron 2001: Una odisea espacial.

Hoy que vuelvo a ser sesentayochero y escribo estas líneas, me he tomado una pausa ante la tremenda realidad de mi patria, cuando un grupo pequeñísimo de narcoguerrilleros y políticos radicales culpabiliza de sus propios crímenes y los de sus munícipes cómplices, al gobierno federal. Lanzan esos tipos una guerra insurreccional previa al aniversario del 20 de noviembre y antes del 30, para que el presidente (como pretenden) deje el cargo y fuerce a nuevas elecciones y puedan ellos asaltar el poder.

Preferí hablar hoy, al menos hoy, de temas más tranquilos. Después de todo, somos más los que no tenemos agendas de destrucción y daño contra el compatriota ni ambiciones enfermas por el poder. Hoy, al menos hoy, prefiero vivir en paz. Mañana será otro día. Estamos empezando. Sin esa canalla abriremos un futuro mucho mejor.

Autor:

Fecha: 
Lunes, 17 de Noviembre 2014 - 17:00
Redes sociales: 
1