Se encuentra usted aquí

pan

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

PAN y PRD buscan ejercer Consulta Popular

En un esfuerzo por dotar a los ciudadanos de una figura jurídica que les permita ejercer su derecho a expresarse respecto de uno o varios temas de trascendencia nacional, e incidir en las políticas públicas, el Congreso de la Unión, aprobó en marzo pasado, un mecanismo constitucional de participación ciudadana, que dio origen a la Ley Federal de Consulta Popular.

Esta nueva ley contempla, que tanto el Presidente de la República, el 33% de los integrantes de cualquiera de las Cámaras del Congreso o los ciudadanos en un número equivalente al 2% de los inscritos en la lista nominal de electores, podrán hacer valer este nuevo derecho, solicitando se revisen los actos de carácter legislativo del Congreso de la Unión y los actos administrativos del Ejecutivo Federal; pero como toda regla, hay excepciones, y todo lo relacionado con restricción de los derechos humanos, la materia electoral, los ingresos y gastos del Estado, la seguridad nacional y la organización de las fuerzas armadas no serán tema de ningún tipo de consulta.

En el caso específico de los ciudadanos que quieran acceder a la Consulta Popular, deberán presentar un Aviso de Intención al Presidente de la Mesa Directiva de cualquiera de las Cámaras, el cual emitirá en un plazo no mayor a 10 días hábiles el formato para la obtención de firmas de apoyo, que deberá contener: el tema planteado, la propuesta de pregunta, el nombre, firma y la clave de elector o número identificador ubicado en la parte trasera de la credencial de elector del ciudadano.

Una vez recabadas las firmas de apoyo se deberá presentar la Petición de Consulta por escrito del 01 al 15 de septiembre del Segundo Año de Ejercicio de cada Legislatura, al Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara, quien dará cuenta al Instituto Nacional Electoral para que en un plazo no mayor a 30 días naturales verifique el número de firmantes, el cual deberá ser de al menos 1 millón 598 mil 675 ciudadanos (según el actual listado nominal con corte a junio de 2014). En caso de que se cumpla con el requisito del 2% del listado nominal, se enviará a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que dentro de un plazo de 20 días naturales, verifique la constitucionalidad de la petición; y el Congreso pueda emitir la convocatoria respectiva.

Por ello, los partidos políticos de oposición, aquellos que no tiene mayoría en el Congreso de la Unión, ni forman parte del Ejecutivo federal, se han propuesto hacer uso del derecho a la Consulta Popular y salir a las calles a concientizar a la ciudadanía sobre dos temas de trascendencia nacional: la reforma energética y salarios justos para los trabajadores.

Vale la pena conocer la postura del PRD y del PAN sobre sus propias consultas ciudadanas:

captura_de_pantalla_2014-07-30_17.15.02.png

captura_de_pantalla_2014-07-30_17.15.55.png

Es la primera vez que se llevará a cabo un ejercicio de esta índole en México, en el que la ciudadanía además de votar por sus representantes locales y federales el próximo año, realizarán la consulta popular, y si al menos la participación total es del 40% del listado nominal, tendrá efectos vinculantes para los poderes Ejecutivo y Legislativo federales, así como para las autoridades involucradas.

Fecha: 
Miércoles, 30 de Julio 2014 - 17:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Izquierda hipócrita y absurda

Desde el pasado viernes los izquierdistas moderados y extremos han actuado hipócritamente en todo lo que tiene que ver con los pasivos laborales de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, los cuales serán absorbidos por el gobierno federal una vez que entrén en vigor las reformas hechas por el Congreso a las leyes Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y General de Deuda Pública.

Digo que hipócritamente porque perredistas, morenos y sus respectivas chiquilladas saben muy bien que dichos pasivos han sido siempre, de alguna manera u otra, responsabilidad del gobierno federal en vista de que ambas paraestatales son propiedad del mismo. No vale, por eso, criticar que el gobierno los absorba.

Y saben que ambos pasivos llegaron a las dimensiones que ahora tienen porque los gobiernos priístas y panistas que antecedieron al de Enrique Peña Nieto no hicieron nada para corregir la situación, como nada hubiera hecho para corregirla un gobierno encabezado por el entonces perredista Andrés Manuel López Obrador, quien es el defensor a ultranza de que las cosas sigan igual en Pemex, la CFE y todo el sector energético del país.

Desde el sexenio de Lázaro Cárdenas hasta el actual, los trabajadores de Pemex han sido unos verdaderos consentidos del sistema, como lo han sido los de la CFE desde el de Adolfo López Mateos. Desde marzo de 1938 hasta diciembre de 2012 los que gobernaron nuestro país defendieron los intereses de los líderes sindicales del sector energético por encima de los de la Nación y sus habitantes. Y todo para asegurarse de que estos líderes le sirvieran fielmente.

En  mayo pasado, gracias a las leyes vigentes y el contrato ley que rige las relaciones entre Pemex y el sindicato que siempre han encabezado mexicanos corruptos, el pasivo laboral de la paraestatal era de $1,153,301,000,000 (Un billón 153,301 millones de pesos), 3.0% más que en marzo. Por las mismas causas, el de la CFE llega a aproximadamente 500,000 millones. En total, poco más de 2 billones de pesos que deberemos pagar los mexicanos de hoy, mañana y pasado mañana.

De acuerdo a la legislación que quedará definitivamente aprobada por el Congreso en los próximos días, tanto Pemex como la CFE deberán revisar los contratos ley que rigen sus relaciones con sus respectivos trabajadores con el objeto de que sean éstos, tal como lo hacen los demás mexicanos, quienes financien el mayor porcentaje de sus fondos de retiro.

Ante esto, ¿qué dicen los de la izquierda? Pues que hay que respetar los actuales contratos ley porque cambiarlos sería dar un paso atrás en una gran conquista de los trabajadores petroleros y electricistas. Es decir, no hay que hacer nada, mantener todo como está.

La hipocresía de la izquierda mexicana no tiene límite, como tampoco la tiene su capacidad de ser absurda.

Secciones:

Fecha: 
Lunes, 28 de Julio 2014 - 10:30