Se encuentra usted aquí

paid to click

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Del trabajo fantasma al trabajo virtual

El dinero sigue siendo tema tabú. Nos asusta hablar de cualquier cosa relacionada con ganarlo, gastarlo, ahorrarlo o deberlo. Esto lo he palpado en el grupo de Facebook que administro, en el que pocas personas se han animado a publicar.

Una de ellas me preguntó por qué, ante el deplorable panorama de que muy pocas páginas PTC pagan con puntualidad, seguimos clicando para ellas. Por qué a sabiendas de que la ciberpaga no es importante, puesto que pasan meses antes de que se llegue a completar el equivalente a un salario mínimo, continuamos ahí.

La respuesta es simple, pero nada fácil de externar. Esa ganancia es una oportunidad extra de “picar cantera”. Es un dinero que no se ha hecho para quienes precisan con urgencia de cubrir sus gastos, sino para quienes tienen un modus vivendi ya establecido y pueden distraerse unos minutos clicando en alguna página de trabajo en la web.

Ese “pueden distraerse” significa que el tiempo que dediquen a ello no va a alterarles su tren de vida y no importa entonces cuánto se tarde en llegar el ingreso ni el monto del mismo. Será siempre algo extra que si se tiene, bien y si no, también bien.

Pero no olvidemos que las clases pobretonas imitamos a los ricos sin detenernos a pensar cómo es que pueden tener esa calma para generar, esperar y recibir sus ingresos; de qué manera podemos hacerle para llegar al mismo resultado de serenidad y disciplina que tienen ellos, sin incurrir en tacañerías para con nosotros mismos. En eso estriba la dureza del asunto. Porque como ellos, ¡también queremos ese billete!

En los trabajos presenciales las cosas no son distintas. Oficialmente, mi primer trabajo fue como auxiliar de secretaria en una librería que no tenía atención al público más que a través del trato con agentes de ventas.

Y lo digo así porque fue el primer empleo en donde se me dio Seguro Social y se me tomó en cuenta en Hacienda. Pero para llegar a ese despacho pasé por la cocina de un hotel de lujo, un puesto de jarciería en La Merced y un escritorio público.

Es decir que en realidad fue hasta mi cuarto empleo cuando pude tener un salario mínimo, atención médica y existir como sujeto económicamente activo con derechos y obligaciones.

El hecho de que los ambientes de trabajo dentro y fuera de la web sean escabrosos y tengamos que encontrarnos con jefes avaros obedece a conceptos del dinero que tenemos introyectados, que incluso compartimos con quienes nos explotan pero que no nos atrevemos a llevar a la oralidad y menos a la escritura. Creo que es tiempo de que lo hagamos. Es uno de los caminos para erradicar la pobreza.

Entré a las páginas PTC porque quería un ingreso extra y he permanecido “aunque se gane poquito” porque sí puede ser que se reduzca –si no es que se acabe– el dinero en efectivo. No he descubierto otro modo de empezar a tener un recurso acumulado en esta nueva forma y al mismo tiempo desarrollar la disciplina para verlo crecer y administrarlo.

Independientemente de la situación económica de cada quién, hay que hacer el esfuerzo de entender y aprovechar lo que hay, tal cual es y sacarle jugo a pesar de todo lo malo. Después de todo, eso es lo que hacemos con los trabajos presenciales.

Las páginas PTC brindan dos opciones de celebrar el trato con ellas: una cuenta standard que es gratuita y otras de diferente precio, que ofrecen mayor ganancia.

 Hay otros trabajos de traducción, de ventas o de dar opiniones en redes sociales –para decirlo con más exactitud, de troll–, pero esas son membresías por un año que se venden, como mínimo, en 60 dólares. En esas también se corre el riesgo de que no se reciba la paga, se pierda el dinero que se entregó por concepto de membresía y si además es un trabajo que requiere de una faena intelectual, de investigación, etc., ¡pues todo eso, al caño y asunto arreglado!

Ese es el riesgo en cualquier trabajo on line. La ventaja en las PTC es que clicar los anuncios para verlos por unos cuantos segundos, no requiere demostración de conocimientos de ninguna índole y si se atiene uno a las condiciones de una cuenta standard, la posibilidad de ganar sin arriesgar dinero es verdadera, aunque no se obtenga mucho.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 14 de Enero 2016 - 16:00
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El tamaño del dinero

Aunque digamos que no es la vida, que es tan sólo vanidad, cumple tres funciones básicas. La primera y más conocida es la de medio de cambio. La segunda es como unidad de valor. El resultado de esto son los precios establecidos para cada bien o servicio. La tercera función es como depósito de valor es decir, es acumulable para realizar pagos futuros. Al excedente que no se gasta después de cumplir con los compromisos, se le llama ahorro.

Para que pueda cumplir estos roles con eficacia debe:

a) Ser aceptado comúnmente.

b) Ser generador de confianza.

c) Fácilmente transportable.

d) Divisible.

e) No perecedero.

f) Inalterable en el tiempo.

g) Difícil de falsificar.

Aunque mucho nos asombre, el dinero no descansa actualmente en ningún patrón de metales preciosos. Lo hace en la confianza de cada persona en que será aceptado por los demás como medio de pago.

En otras palabras, el valor máximo de nuestra sociedad, ese puñado de papeles y metal que nos convierte en esclavos, señores o hasta asesinos, es un elemento atenido a la buena fe, que ni los economistas han podido clasificar bien a bien. Existen muchísimas divisiones, pero la más sencilla de entender es la que lo divide en dinero de curso legal y dinero bancario.

Bueno, esto de "la más sencilla de entender" es un decir, porque generalmente nos hacemos unos camotes tremendos. Y soy muy mal pensada. Creo que la inextricabilidad es una característica que ha ido adquiriendo el dinero con el paso de los siglos, los usos y costumbres. O mejor sería decir un atributo que le han dado quienes se encargan de fabricarlo, manejarlo y distribuirlo para ser ellos siempre los que dispongan de la mayor cantidad.

Miren, el dinero de curso legal es el recién salidito de los talleres de acuñación e imprenta del banco emisor de cada país. En nuestro caso es el Banco de México. Cuando este dinero empieza a circular y llega a las manos de la gente, se llama dinero en efectivo.

Dinero bancario es el creado por los otros bancos a partir de los depósitos que hacen los ahorradores y hay dos modalidades: depósitos a la vista, que son las cuentas corrientes y de ahorro, de las que puede disponerse de manera inmediata y sin remuneración, y los depósitos a plazo cuya disponibilidad se efectúa cuando termina el plazo comprometido y que obtiene una remuneración, un interés durante ese tiempo. O sea las famosas cuentas de inversión.

Dentro de esta clasificación bancaria tenemos el dinero electrónico o de plástico, que es el de las tarjetas de débito y crédito. Es el dinero con el que ahora recibe sus emolumentos el asalariado, el profesionista y también el usuario trabajador de las páginas Paid To Click.

*Inextricabilidad = calidad de confuso o difícil de desenredar.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 29 de Octubre 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Camellos para cibernauta

Esto de trabajar desde casa, con una conexión a Internet y una computadora en la que se puede obtener en segundos la información que todavía cuando era niña llevaba meses, de verdad que tiene las dimensiones que debió tener la Revolución Industrial Inglesa.

Por lo menos la crudeza sí que existe, porque los ingresos, convertidos a moneda nacional, no son realmente un sustento, a menos que se tengan referidos, es decir, gente que se haya inscrito en las páginas con un enlace proporcionado por nosotros y que la empresa previamente nos da. Como por ejemplo este http://www.neobux.com/?r=Agriana o este otro http://www.clixsense.com/?4515578.

Los trabajos más accesibles, es decir para los que se necesita solamente saber manejar la computadora, son ver anuncios y leer e-mails. Estos oficios son proporcionados por los Portales Paid To Click y Paid To Read, respectivamente.

Hay páginas Paid To Search en las que el trabajador-usuario al registrarse sabe que recibirá una paga por realizar búsquedas en la web. Si además de saber computación se es cuidadoso, se tendrá que echar mano de conocimientos extras para catalogar la información que se encuentre de acuerdo con el tema que se esté investigando.

Las páginas de anuncios conectan a los usuarios con portales Paid To Sign Up, en los que se completan ofertas y registros. Suelen ser tareas sencillas, pero el riesgo es que las páginas en donde uno se registra pueden no abrigar mayor interés pero de todas maneras se tienen que atender.

Los sitios Paid To Think son algo que no sé cómo calificar porque sería mentirosa si dijera que me gustan. Son los que mandan encuestas por e-mail para saber la opinión acerca de un nuevo producto que se lanzará al mercado y en realidad son preguntas de opción múltiple, que a la tercera “encuesta” se termina aburrid@ de poner lo mismo.

Además tienen un protocolo en donde hacen siempre las mismas preguntas acerca de la situación económica, modo en que está la casa de uno, si es de lujo o modesta, de verdad si no se cuenta con paciencia a prueba de interrogatorios tipo KGB con buenos modales, es mejor no meterse en ese trabajo porque ahí lo que menos se hace es pensar.

Quienes no me crean y laboren ahí, que prueben a cuestionar a la empresa o a demostrar que se han molestado por algo. Por sutilmente que lo hagan, su registro se viene abajo y la paga también, ¡pero seguirán recibiendo correos para instarlos a participar en la nueva encuesta del año!

Hay otra modalidad, la de aquellas que pagan al usuario que pone opiniones en las redes sociales. Es ahí de donde salen los famosos trolls, que tienen cometidos específicos, así como los agitadores en una asamblea sindical. Eso suele ser mejor pagado que todo lo demás pues son trabajos encargados por empresas, partidos políticos, círculos en donde se mueven cantidades grandes de dinero.

Por último están los portales Get Paid To. Ahí hay información de las actividades para ganar dinero en Internet, aunque es difícil hallar algo en lo que no termine uno sintiéndose  poco más que un galeote.

Retomo aquí la idea que tuve al principio de comparar este fenómeno con la Revolución Industrial, porque pese a las circunstancias tan adversas para el trabajador de ese tiempo, era lo que había y con eso poco, las comunidades obreras salieron adelante.

Estos son tiempos en que vienen grandes cambios y uno de esos es la probable desaparición del dinero en efectivo. Si no adquirimos aquí y ahora un poco de experiencia en las nuevas ocupaciones y formas de obtener ingresos y administrarlos, quedaremos al margen. Y créanme, un marginado del futuro va a envidiar al marginado de hoy.

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 25 de Junio 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

De miedos al compromiso, estafas, ¡y es que la vida sigue!

Hace unos días leía un libro de Steven Carter y Julia Sokol que habla acerca de la fobia al compromiso en las relaciones de pareja y no pude evitar fijarme en algo que ahí se cita como un síntoma de que la persona está afectada negativamente en sus emociones, cosa que le impide amar pero que para el maestro Kiyosaki es una sana costumbre a la hora de celebrar tratos de dinero.

Según lo que afirma, en toda negociación se debe poner clara, en primer lugar, la salida. Las personas con fobia al compromiso, ni siquiera entablan una relación de noviazgo si no visualizan antes de qué manera podrán salir huyendo.

Del mismo modo que nuestra sociedad nos insta a contraer matrimonio a pesar de que las posibilidades son cada vez más remotas, nos motiva a consumir y consumir a pesar de que las oportunidades de obtener ingresos decentes escaseen día con día.

El mundo del trabajo en Internet es tan difícil como en una empresa presencial. Para dar con una o dos páginas que no son estafa y que sean puntuales para pagar, hay que llevarse el chasco por lo menos con unas diez o quince direcciones web.

Es entendible entonces que mucha gente esté una temporada y después se vaya, que no ponga entusiasmo y que exprese, para todo tipo de trabajo, una filosofía parecida a la canción de Juan Gabriel, que dice: “No me vuelvo a enamorar/ totalmente, ¿para qué?/ Si la primera vez/ que entregué mi corazón/ me equivoqué. /”

Para elegir una página PTC en la cual trabajar, hay que proceder del mismo modo que debería hacerse para decidir cuál prospecto será la mejor pareja, es decir investigarla. Y seguir algunas reglas básicas.

Una de ellas es no invertir tiempo, ni energías, ni dinero en un sitio que tenga menos de un año en la web. La segunda es comprobar si el administrador de la página no es un scammer serie. Para ello es necesario indagar siempre la opinión de la gente en los respectivos foros de los sitios o en Google. Si la empresa web aparece en domicilios como

http://www.ptc-investigation.com/ o enlistada aquí http://bux-monitor.pp.ua/ptci/notrec_ptci.htm, es mejor seguir la letra de la canción de Lupita D’alessio: “Déjalo pasar de largo,/ que otr@ tont@ se haga cargo./”

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 11 de Junio 2015 - 18:30
Redes sociales: 
1
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Hay millones, ¡y millones!

“El trabajo es una serie de ensoñaciones indefinidas.
En el trabajo, lo mismo que en el ocio,
se desarrolla la epopeya de los sueños.”

Gastón Bachelard

Esta cita es, claramente, el primer buen concepto escrito que conozco acerca del trabajo. Es la definición que más me gusta. El trabajo no solamente da emolumentos para sobrevivir; da otras satisfacciones de orden espiritual pero de acuerdo con todas estas percepciones, es una herramienta para vivir en libertad. De ahí que preocupe tanto cómo se mide y se establece el precio en dinero de nuestro tiempo y energías.

El dinero está dividido. La forma es la denominación en billetes y monedas. El centavo es el pedazo más pequeño:

captura_de_pantalla_2015-05-07_16.19.55.png

Y siguiendo con la escala hacia arriba, encontramos que:

captura_de_pantalla_2015-05-07_16.21.05.png

Me he preocupado por poner estas tablas, porque en la práctica se están haciendo transacciones con cantidades escritas de esta manera. Las páginas PTC así van anotando las ganancias de los usuarios-trabajadores; en los cobros de las llamadas de telefonía móvil se especifican las cantidades a pagar en este mismo formato y créanme, no es fácil de entender a la primera, sobre todo si no fue uno aplicado en las clases de aritmética de la escuela primaria.

Además, está otro detalle del que ya no nos acordamos: el peso de ahora es un “nuevo peso”, al que se le quitaron tres ceros, pero éstos siguen tomados en cuenta en ambos lados del punto decimal y a la derecha e izquierda de los números.

En octubre de 2009 encontré una noticia en la sección Reportero Ciudadano del periódico El Universal. Un remitente anónimo preguntaba si alguien sabía si las monedas de diez centavos habían dejado de circular, porque en muchos establecimientos los cajeros no las aceptaban. A veces le eran devueltas con muy malos modales, argumentando que no tenían valor.

Se dice que lo difícil es hacer el primer millón, pero no nos damos cuenta de que diez mil pesos es el primer millón de centavos. Se dice también que una vez conseguido el primer millón, el segundo es más fácil.

¿A quién le conviene que despreciemos los centavos? El primer paso para ser millonario en pesos, ¡es ser millonario en centavos!

Secciones:

Autor:

Fecha: 
Jueves, 07 de Mayo 2015 - 16:30
Redes sociales: 
1