Se encuentra usted aquí

outsourcing

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Es el Outsourcing la principal causa del estancamiento de los salarios?

Como es por todos sabido, los sueldos de los trabajadores mexicanos se han estancado durante los últimos 40 años, tiempo en el cual la economía vivió una década de los ochenta plagada de crisis económicas, el error de diciembre en 1994, los efectos de la gran recesión en 2009 y los periodos de recuperación de todas estas crisis, pero la única constante mientras la economía mexicana transitaba por todas las fases del ciclo económico, fue el nulo crecimiento de los sueldos de los trabajadores mexicanos.

 

La teoría económica indica que el mercado laboral obedece a las leyes de la oferta y la demanda, en otras palabras, en épocas de crisis la demanda de trabajadores baja lo que se refleja en salarios más bajos, y en épocas de recuperación la demanda de trabajadores aumenta por lo que los sueldos deberían de incrementarse, pero en México eso no ocurrió durante los años de crecimiento económico. Mi principal hipótesis ante este fenómeno ha sido la complicidad entre los grandes empresarios y los gobernantes en turno, que ha permitido que las grandes empresas mantengan condiciones laborales precarias.

 

Pero no fue hasta hace unos días cuando en una de las conferencias mañaneras del presidente López obrador, en que se presentaron datos sobre el outsourcing, de los cuales destaca que se han detectado 1,200 empresas con posibles esquemas de outsourcing ilegal, las cuales emplean a 862 mil 489 trabajadores y que se estima que podrían existir hasta 6 mil empresas dedicadas al outsourcing ilegal en México y la cifra de trabajadores contratados bajo este esquema puede alcanzar los 5 millones.

 

Cuando las autoridades hablan del outsourcing ilegal, se refieren a aquellas empresas que subcontratan al personal de terceros con la única intención de evadir impuestos, evadir algunas de las prestaciones laborales o evadir el pago total de las cuotas de seguridad social. Lo cual no solo es malo porque es un esquema para evadir impuestos, sino que al mismo tiempo que no se pagan los impuestos, tampoco se pagan las contribuciones al ahorro para el retiro de los trabajadores lo que agravara aún más el problema de retiro de la generación Afore.

 

Si bien las contrataciones por medio de outsourcing no se generalizaron hasta finales de los años 90, esta práctica de subcontratación ha generado un efecto en el mercado laboral completo, pues los 5 millones de trabajadores contratados bajo este esquema representan al 9% del total de personas con un trabajo en México, por lo que las condiciones precarias que laboran el 9% de los trabajadores presionan al resto del mercado laboral, lo cual explica en gran parte porque a pesar de que la tasa de desempleo hoy es menor que la de 2008 antes de la gran recesión, los ingresos de los trabajadores no se han recuperado a las condiciones antes de la crisis económica.

 

Fecha: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 10:00
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 17 de Enero 2020 - 12:15
Fecha C: 
Sábado, 18 de Enero 2020 - 01:15
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

¿Debe modificarse el porcentaje de reparto de utilidades que reciben los trabajadores?

El próximo mes de octubre se reunirá la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas, con la misión de revisar el porcentaje de participación en las utilidades que reciben los trabajadores actualmente del 10%, lo que alimentará el debate sobre la desigualdad salarial que existe en México, la cuál se ha incrementado en los últimos años a pesar de que las empresas mexicanas han incrementado consistentemente sus niveles de productividad.

El porcentaje de participación de los trabajadores debe revisarse cada 10 años, por esta razón este año se realizará la revisión por la comisión conformada por representantes sindicales y representantes patronales, esta revisión se sumará a la implementación de la reforma laboral aprobada el pasado mes de mayo, y a la discusión de otros temas laborales en el congreso,  como una iniciativa para incrementar los días de vacaciones y la regulación de outsourcing, por lo que queda claro la intención de la 4T de generar cambios, con la intención de buscar la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores mexicanos.

Dada la situación política y económica actual, la revisión del porcentaje de participación de los trabajadores en las utilidades (PTU), se presta para el oportunismo político, debido a que es muy fácil publicitar el incremento del PTU como una conquista en la búsqueda por reducir la desigualdad.

Pero si se lograse incrementar el porcentaje del PTU las empresas mexicanas perdieran competitividad ante el mundo, y el problema de desigualdad salarial no se resolvería, ya que actualmente existen prácticas generalizadas de simulación de contratación laboral. Mediante la subcontratación ya sea con outsourcing o empresas creadas por las mismas empresas con el único fin de administrar la nómina, para entre otros objetivos fiscales, reducir el pago de reparto de utilidades a los trabajadores.

Según datos del INEGI el 16% de los trabajadores mexicanos, fueron contratados mediante algún tipo de subcontratación, y según un estudio realizado por la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano, el 97% de los trabajadores contratados bajo subcontratación, trabaja en empresas que no cumplen con las regulaciones establecidas en la reforma laboral del 2012 y que tampoco cumplen con sus obligaciones fiscales (incluyendo contribuciones de los trabajadores al IMSS, INFONAVIT y ahorro para el retiro).

Esto se debe a que actualmente las empresas de outsourcing, no requieren de una licencia o certificación por parte de la secretaría del trabajo o algún otro regulador para poder operar, de hecho, la obligación de regularlas recae en las propias empresas que las contratan, quienes según la ley están obligadas a vigilar que cumplan con las leyes o de lo contrario absorben la totalidad de las obligaciones contractuales de los trabajadores subcontratados.

La generalización de la subcontratación, hace que no tenga ningún sentido realizar cambios en el PTU sin antes modificar las leyes para regular a las empresas de outsourcing, debido a que de no hacerlo  un incremento del PTU solamente incentivara a las empresas a incrementar el uso de esta práctica, ya que no hay quien se los impida, y como hemos visto en los últimos años las empresas carecen de incentivos para autorregular esta práctica, ya que es la naturaleza de las empresas el buscar maximizar sus utilidades, además las leyes actuales dejan desprotegidos a los trabajadores, quienes no cuentan con instituciones que los defiendan de la perdida de derechos laborales mediante la subcontratación.

Fecha: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 13:05
Redes sociales: 
1
Fecha B: 
Viernes, 16 de Agosto 2019 - 15:20
Fecha C: 
Sábado, 17 de Agosto 2019 - 04:20