Se encuentra usted aquí

Ya me vi en el avión presidencial!

Viernes, 17 de Enero 2020 - 13:40

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

avion-presidencial.jpeg

“Es peligroso tener razón cuando el gobierno está equivocado”

La última novedad es que se rifa el avión presidencial.

Es una propuesta totalmente inviable, descabellada, una ocurrencia que no tiene otro objetivo más que el de crear polémica y distraer a todos con un tema banal.  El presidente es muy hábil para crear spining (significa darle la vuelta a los problemas y sacarles provecho) de cualquier situación y hoy de nuevo lo vuelve a hacer sacando de la chistera como mago experto esta novedosa e inverosímil opción ante el problema del “avión más emblemático de América.

La dichosa rifa nunca va a suceder.

Lo que si está sucediendo es que en estos momentos en prácticamente todas las redes sociales ya aparecen los memes, los defensores y los indignados, la burla y hasta preguntan cuando será el sorteo y donde pueden comprar sus boletos.

Y por supuesto los principales encabezados de los medios digitales la famosa rifa inunda todo ignorando lo importante y desatendiendo lo urgente.

La mayoría de una u otra forma incluyéndome ya nos enganchamos en esta nueva mentira y seguramente será motivo de análisis serio, de burla y discusión en los próximos días.

Y mientras la quimera se adueña de la discusión pública va quedando en el olvido el desastre del Insabi, las bien fundamentadas investigaciones periodísticas de Carlos Loret de Mola sobre Napito Jr., Bartlet bienes raíces y un tema por demás peligroso para la democracia mexicana: El Banco del Bienestar.

La creación del Banco del Bienestar es un tema en el que extrañamente muy pocos, por no decir que nadie, específicamente de la oposición. ha hecho nada, solo han expresado tibias declaraciones y nulas acciones.

La banca que pretende crear el gobierno federal es una novedosa, brillante y muy creativa manera de mantener y acrecentar la captación de votos, pues reúne dos elementos esenciales para ello: Necesidad de una parte  y dinero de la otra.

La cercanía al receptor del recurso, al beneficiario de los programas sociales, dejar muy claro de quien están recibiendo su dinerito con quien están en deuda, a quien agradecerle y el control de quienes reciben esos recursos. Por medio de la entrega del dinero podrán saber sus datos personales e influir sin duda en su comportamiento electoral, es un clientelismo en el que el dinero presente y mensual suple efectivamente  a la promesa de campaña, que solo tiene como sustento el crédito a la palabra del candidato.

En otras palabras, es una compra de votos aprovechándose de la necesidad de los grupos vulnerables, que son por cierto, los más numerosos.

Por ello es fundamental que se abran bancos del Bienestar en prácticamente todas las poblaciones de México, se habla de crear 100 sucursales por mes y será el banco con más sucursales en el país con 3 mil 238 y para variar construidas por el ejército mexicano, con un costo de 10 mil millones de pesos.

Mientras los bancos existentes bajan cada día el número de sucursales y tratan de que la gente utilice sus celulares y aplicaciones para sus operaciones bancarias el estado mexicano va en sentido contrario. ¿El motivo? La compra de votos con dinero público, disfrazado de ayuda.

La excusa del gobierno para crear este Frankestain financiero es incluir en el sistema bancario a millones de mexicanos que no lo están.

La verdad:

Tener un lugar físico, un edifico bien montado, con logos y propaganda oficial y con  la fotografía enorme del presidente, en el que la gente asista cobrar su dinero y así poder verlo, platicar con él, convencerlo, crear y fortalecer una relación y lo más importante que estos bancos sean centros de operación electoral.

Para cumplir la meta deberían construir 3.5 sucursales por día, tarea que se antoja poco menos que imposible y que tiene el sello de esta administración, creer que con solo decirlo por arte de magia sucederá.

Definitivamente el Banco del Bienestar es otro lastre para que México tenga  más desarrollo, su creación no obedece a las necesidades del país, su creación, si es lo correcto para el grupo en el poder que no piensa dejar de gobernar y que pretende fundar una dinastía.

La mayoría de los presidentes en su momento lo han intentado y fracasaron por que todo lo que se dice tarde o temprano debe sostenerse en el cumplimiento de metas que cambian para bien la vida de los individuos y las naciones.

El pueblo si es bueno y sabio y noble, pero también se harta y es cruel y vengativo.

Señores gobernantes, dejen de pretender que son Dios y recuerden que su trabajo es finito y que no solo con dinero se ganan las elecciones.

Una pena que de nuevo se desperdicien recursos que tanto faltan en otras áreas como en las medicinas de los niños con cáncer, por poner un ejemplo.

 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER