Se encuentra usted aquí

¡Y arrancan! Rumbo al 2018 (Primera parte)

Miércoles, 15 de Junio 2016 - 15:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_15junio.jpg

 

"El único que puede derrotar al PRI, es el propio PRI", Roberto Madrazo

Después de las elecciones del pasado 5 de junio me parece que se demostró que la sentencia pronunciada hace tiempo en el epígrafe se hizo nuevamente realidad.

Básicamente la derrota del PRI fue resultado del hartazgo ciudadano que rechazó a sus candidatos en las urnas y para mí, como lo sostuve en mi artículo anterior, fue principalmente producto de la impopularidad bien ganada y de su líder máximo.

De acuerdo al reporte electoral de Integralia (empresa de Luis Carlos Ugalde) publicado el 12 de junio de 2016, se resume:

  • Declive electoral del PRI inicia en 2015 y se agudiza en 2016. En los dos años ha perdido 203 cargos electivos locales, así como cuatro gubernaturas (perdió siete en 2016, pero una no la gobernaba y recuperó dos). 
  • PAN gobernará 13.6 millones más de personas a nivel estatal.
  • El PRI dejará de gobernar 11.8 millones. 
  • Coalición PAN-PRD ganó 109 posiciones adicionales.
  • No obstante, salvo la Ciudad de México, el PRI sigue siendo el partido con más fuerza electoral homogénea en el ámbito regional. 
  • PRD y Morena perderían el registro en varias entidades al no obtener el 3% de la votación. 
  • Ganan 10 candidatos independientes: nueve alcaldes y un diputado constituyente en la Ciudad de México.

Así pues, rumbo a las elecciones presidenciales del 2018 (y la renovación del Congreso de la Unión), el escenario que vislumbro lo voy a describir en  términos hípicos. Los nominados para la carrera presidencial son:

Con el número 1 el PRI que irá en entry con el VERDE (1a) y muy probablemente con PANAL (1b); el 2 será el PAN; el PRD irá en la posición número 3; con el número 4 irá el candidato de MORENA que es Andrés Manuel López Obrador y con los números el 5, 5a y 5b los posibles candidatos independientes si es que no consiguen unificarse y presentar un solo candidato como bien lo sugiere Jorge G. Castañeda. Los otros partidos hormiga como son CONVERGENCIA, PT y ya no me acuerdo como se llaman los demás, seguramente irán en entry con alguno de los "grandes".

En mi opinión, la única forma de nivelar la carrera y derrotar al peso alto (que sigue siendo el PRI) es formando una coalición entre el PAN y el PRD, pues unidos —así, en orden alfabético— pueden conseguir votos suficientes para ganar la Presidencia de la República y por añadidura y por una especie de efecto "dominó" pueden también conseguir mayoría en el Congreso de la Unión, que es fundamental para poder conducir al país con un programa de gobierno adecuado.

Si no se logra esta coalición bien pudiera MORENA "colarse por el riel" y ganar. Tiene a su favor el hartazgo ciudadano que es muy probable siga creciendo pues las condiciones del país —y del mundo— no son muy favorables. En contra tiene al mismísimo AMLO.

De manera semejante, un posible candidato independiente tendrá alguna oportunidad de ganar aunque por el momento en los momios están 45 a 1. Sin duda hay que seguir al puntero Mr. Castañeda que tiene propuestas puntuales difíciles de objetar y que trabaja, trabaja y trabaja en su favor.

Dicho lo anterior y para empezar a analizar someramente a los posibles candidatos de esta posible coalición, por el PAN figuran: Margarita Zavala que quiere recuperar el alma de México y que por el momento encabeza las encuestas de opinión; por ser mujer tiene cierta preferencia entre su género y en contra dicen que por ser esposa de Felipe Calderón, cuestión que no comparto. Preparada es. Fresa aparenta ser (vean el video). Personalmente tengo referencias cercanas que es una mujer decente.

El gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle ya lanzó su precandidatura y del que dicen gobernó bien su estado aunque existen un montón de críticas en su contra (no se atrevió a actuar en contra de su antecesor, el famoso gober precioso). Otro que se menciona es el "chico maravilla" y actual presidente del PAN Ricardo Anaya Cortés que en mi opinión allí se debería quedar. Tiene en contra su juventud, no debe ni entrar al arrancadero. Tiempo de sobra tiene. Por último, el tapado, Santiago Creel Miranda que va a ser diputado a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México y que va a querer ser el candidato por su partido al gobierno en la ciudad capital o en su ambición —no lo dudo— quiere ir por la grande.

Por el otro lado, en el PRD el puntero es el jefe del gobierno Miguel Angel Mancera que en mi forma de ver, ni arranca en esta competencia. Me parece que el presidente de ese partido Agustín Basave, —si es que no renuncia a su cargo— tiene claro que la única forma de ganar es por medio de una asociación con el PAN. Solos no llegan ni en tercero.

De esa manera, para escoger al candidato ideal de esta posible coalición el requisito esencial es que el hombre o mujer que escojan esté comprometido con el programa de gobierno que antes se construya y para dejar satisfecho el anhelo del Jesús Reyes Heroles: "primero el programa, luego el hombre"... y bla, bla, bla, lo cual por supuesto, no basta.

México necesita un verdadero estadista y como bien lo define José Ortega y Gasset, quien clasifica a los gobernantes en estadistas, escrupulosos y pusilánimes. El "hombre de Estado" debe tener lo que Ortega llama "virtudes magnánimas" y carecer de las "pusilánimes".

"El estadista es aquél que se ocupa con las cuestiones de largo plazo y toma decisiones impopulares a corto plazo, en tanto que la mayoría de los políticos se preocupan de los resultados inmediatos de sus acciones. El individuo con una misión creadora, el magnánimo, es radicalmente distinto del individuo sin misión creadora, el pusilánime. Virtudes convencionales como la honradez, la veracidad, los escrúpulos, no son típicas del político, que suele ser propenso a ciertos vicios como la desfachatez, la hipocresía o la venalidad. Por lo tanto, no se debe medir al gran hombre político por la escala de las virtudes usuales, porque la grandeza viene, inevitablemente, acompañada de sus propias miserias".

Dicho de otro modo, lo que se requiere es que el próximo presidente esté claro en qué país va a gobernar y no sea puro "pájaro nalgón", que significa "el atributo de aquellas personas cuyas palabras no son reflejadas en acciones, cuyas promesas no se convierten en hechos" y de los que hemos tenido un montón.

Se necesita pues —repito— un verdadero "estadista" y entre los mencionados ¿existe alguno? Para mí, ¡solo el independiente!


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis