Se encuentra usted aquí

Y al despertar, allí estaba el Pejesaurio

Jueves, 17 de Enero 2019 - 14:15

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

y-al-despertar-alli-estaba-el-pejesaurio_1.png

El profundo sueño inducido por el alud de comentarios expectantes que me rodearon donde abunda la inocencia mezclada con la falta de información, formando la esperanza de nuestro pueblo revelando la motivación del voto, deslumbrados por la exaltación de los valores hecha por una persona que los conoce de nombre pero que en su mayoría desconoce su vivencia como lo ha demostrado a través de toda su trayectoria política, que aprovechó esa ausencia de valores para canalizar hacia su persona la carencia que de los mismos hizo gala la anterior administración.

Así nació el pejesaurio, que dista mucho del inocente pejelagarto que tan sabroso cocinan en tierras tabasqueñas y que parece estar realmente emparentado con el temible depredador tiranosaurio Rex, siendo capaz de devorar de un buen mordisco cualquier sueño que haya engendrado.

El principal sueño inducido fue el de que al tomar las riendas del gobierno con su sola presencia mostrada como incorruptible se iba a solucionar el problema de la corrupción, y al despertar allí estaba el pejesaurio, siguieron los funcionarios auspiciando la corrupción, un botón de muestra lo puede encontrar en las agencias del Ministerio Público del Estado de México o en las visitas y prebendas en todos los reclusorios del país y no hay quien levante la voz en favor de víctimas y sus familiares.

Otro sueño era el de ser escuchado para la toma de decisiones y al despertar allí estaba el pejesaurio, quien de un mordisco simula una consulta popular tan legítima y tendenciosa como las elecciones legítimas ganadas por Maduro hoy presidente de su país, para tener base supuesta con la cual ignorar las opiniones de quienes saben cómo hacerlos y quienes utilizan los aeropuertos. Es probable que la técnica de esa consulta hecha a sus partidarios haya sido asesorada por los venezolanos que organizaron sus elecciones.

Uno de los sueños más compartidos por nuestros connacionales sin duda es el fin del huachicol, justificado y estimulado desde la campaña por el entonces candidato y que era indispensable suprimir y al despertar allí estaba el pejesaurio, no en la decisión por todos aplaudida, sino en la implementación que exhibe su falta de capacidad ejecutiva, muestra evidentemente que sus catorce años de universidad los pasó de noche y que ignora que los primeros pasos de todo proceso administrativo son la previsión y la planeación. La ejecución es mala y no toma en cuenta el bien común, la medida es escandalosa y espectacular, pero innecesaria; siguiendo la pista del dinero era sencillo empezar con unos arrestos de aquellos criminales de cuello blanco beneficiados con ese delito reforzados por operativos utilizando la fuerza legítima del estado en cuatro o cinco sitios de perforación de ductos debidamente filmados y publicitados sin necesidad de suspender el suministro, preparados previamente con almacenaje de suficiente existencia.

Si algo sabe hacer bien el pejesaurio es ganarse la opinión favorable del pueblo, resaltando la corrección de la decisión y magnificando el valor de la recuperación del control de los combustibles resguardados, que no recuperados, presumiendo los dos mil quinientos millones de pesos que dice se preservan en un día, ocultando el perjuicio que la falta de gasolina provoca en las exportaciones, valga el ejemplo de la venta estacional del aguacate michoacano que tiene un valor cercano a los trescientos mil millones de dólares y que corren el riesgo de perderse por falta de transporte.

Halaga la comprensión del pueblo cuando lo conducente sería hacer partícipes de los resultados de su decisión a quienes votaron por él pidiéndoles lo respaldaran no consumiendo gasolina mientras no se regularice la distribución gracias a su falta de previsión.

También motivó sueños verlo teatralmente comprometerse a cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan, pero también al despertar allí estaba el pejesaurio, y ahora su tarascada incluye lo que dejó de mencionar al formular su compromiso, que es que cumplirá siempre y cuando esté de acuerdo con ellas, caso contrario las modificará a su conveniente saber y entender, como facilitarle a alguien que no nació en México un puesto directivo reservado para los naturales del país que en el momento de jurar era ilegal, pero que se encargará de hacerlo legal  para que su voluntad se cumpla y no la del constituyente original.

Y de la misma manera seguirá engendrando cantidad y calidad en una amplia variedad de sueños, sólo habrá que cuidar que éstos sean afines a su manera de pensar para que sea viables, caso contrario allí se mantendrá a la expectativa para devorar de un mordisco o suprimir de una tarascada cualquier sueño inconveniente.

Otra desventaja de tratar con una especie de dinosaurio con gran tamaño y fuerza dominante es que el tamaño de su cerebro no va acorde a esa magnitud, si no, tomemos en cuenta que titularse para una licenciatura le tomó catorce años y, como comento antes, no hay evidencia de que su aprovechamiento haya sido el adecuado, gracias a su tozudez alcanzó el grado, supongo que con un jurado que lo aprobó por humanidad en la unanimidad, si un título le tomó catorce años para medio sacarlo adelante, ¿cuánto le tomará dominar un puesto como el que hoy ocupa?

Una sociedad inteligente podrá revertir esa desventaja en ventaja, presionando adecuadamente por las decisiones correctas, como en el caso de la Guardia Nacional, donde ya ha rectificado su posición obligándolo a aceptar el mando civil. Para esto, no dejemos de participar.

 



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis