Se encuentra usted aquí

Violencia e incertidumbre social: Conociendo el Estado Islámico (ISIS)

Sábado, 27 de Febrero 2016 - 10:00

Autor

carlos-sagaon.jpg
Carlos Sagaón Ruiz

Compartir

isis.jpg

Uno de los temas más clásicos a lo largo de la historia es la violencia. No cabe duda que ha existido desde las más antiguas culturas. Este breve escrito es únicamente propositivo, argumentativo y de opinión. Voy a dividirlo en 3 partes que resumirán brevemente, temas cotidianos y a la vez, ignorados; comenzando con la violencia, esta caprichosa palabra que es siempre tema de conversación. De aquí derivan los siguientes puntos que redacto; uno de ellos es la inseguridad ¿Una consecuencia de la violencia? o quizá una causa.

Finalmente voy a tratar con ustedes las repercusiones de la violencia en la población, denominadas en su conjunto “Incertidumbre social”.  Conozco bien lo saturado que es el tema y el pienso ejemplificarlo de una manera muy peculiar, con un tema en exceso controversial, pasando de la situación en Siria, los conflictos petroleros Chiíes y Sunies, hasta llegar a los recientes atentados en París. Daremos entonces, un recorrido enfocado a la inseguridad, a la violencia y a la incertidumbre social desde el yihadista mundo del Estado Islámico.

Antes de tocar el primer punto de este análisis, daré una breve semblanza del enfoque que estoy buscando resaltar. De acuerdo con información publicada en los recientes artículos de investigación de la cadena BBC, el autodenominado “Estado Islámico” es un grupo terrorista yihadista (es decir, de ideología radical) que forma parte de la vertiente “Sunie” del país Sirio, conformado por la oposición al gobierno de Bashar Al-Assad, y el terrorista madre “Al Qaeda”.  En 2004 se independizan de Al Qaeda para crear su propia connotación de estado califato, es decir, un estado independiente sin reconocimiento oficial, que sigue una órden religiosa (en este caso el Islam). Como dato adicional, las siglas ISIS vienen de Islamic State of Irak and Siria (Estado Islámico de Irak y Siria).

Pasando esta breve introducción, y adentrados poco a poco en el tema, es momento de tocar el primer punto de este texto. ¿Qué es la violencia?

Para pensar en violencia, el análisis de la condición humana es el único requisito para la grandeza de la definición, así afirma Aristóteles. Permítanme ser más claro. Entrando en un “Imperio moderno” donde Bashar Al-Assad mantiene a la gente a su gusto desde hace mas de 10 años, y con países primermundistas como Francia, apoyando la oposición pero, irónicamente, oponiéndose a los principios de un grupo opositor por su ideología radical, es un pesado e infortunio detonador de violencia. Los combatientes de Estado Islámico tienen acceso a una gran cantidad de armamento, incluida artillería pesada y es en este punto donde los contra estímulos violentos del Estado Islámico se convierten en foco rojo internacionalmente.

Vivimos, afortunada o desafortunadamente, en un mundo donde los negocios son una prioridad sobre otras cosas, como la seguridad. No es precisamente una novedad la venta de armas por parte de los Estados Unidos, Rusia, Alemania, entre otros; a países con connotaciones yihadistas (cítese Siria). ¿Qué tan primordial es la seguridad para los Estados Unidos, por poner uno de los tantos ejemplos, si venden armas que atentan contra la integridad de seguridad y respeto del resto del mundo?, pero es fácil quejarse de una amenaza al Estado de Washington por parte del Islam, ¿Cierto?

Para abordar la incertidumbre social, me permito profundizar en los antecedentes del atentado a Paris, Francia; que tuvieron lugar el viernes 13 de noviembre de 2015. Francia delimitó el territorio correspondiente a Siria años atrás, mientras Inglaterra lo hacía con países colindantes ¿La razón? Los pocos yacimientos de petróleo Sirios, pero que exentaban a Francia de pagar un traslado. Escuchamos “Bataclán” y nos da tristeza; pensamos en “Siria” y nos inunda un profundo sentimiento de ira. He ahí gran parte de la incertidumbre; la cantidad de gente inocente que muere en Siria es más del doble que aquellos usuarios en Twitter que comparten su #PrayForParis o su foto con el filtro de la bandera francesa. Muchos son muy solidarios, y otros tantos son miembros del rebaño…

Finalmente, y sin ninguna intención de defender al Estado Islámico; considero que antes de hablar de violencia debemos entender que no hay buenos y malos. La vida no es un cuento de Disney…

La vida siempre tiene dos caras de la moneda. En mi humilde opinión, hay un concepto que debe aprenderse para abordar la violencia, y esa es la razón por la que existe la inseguridad y la incertidumbre social. No podemos hablar de violencia sin antes saber lo que significa “Objetividad”. Personalmente, no practico el Islam, no pertenezco al Estado Islámico, ni tengo nacionalidad francesa. Soy un estudiante de preparatoria que el día de hoy finaliza con una interrogante.

¿Qué tan objetivos somos al definir la violencia?


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER