Se encuentra usted aquí

Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad

Lunes, 05 de Agosto 2019 - 13:20

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

un-gran-poder-conlleva-una-gran-responsabilidad_1.png

Hasta hace algunos días, Patrick Crusius era un total desconocido. Hoy es famoso gracias a su mente distorsionada y genocida. 

La masacre de El Paso Texas, es una acción inspirada por una discurso racista que nace desde lo más profundo del corazón del presidente Trump, esas palabras cargadas de odio y xenofobia tocaron la mente de Patrick que pensó debía defender a su país de la invasión extranjera y actuó en consecuencia. 

Y viajó nueve horas desde Dallas hasta El Paso para descargar cientos de balas de su AK-47 en una tienda Wal Mart porque quería ‘matar a tantos mexicanos como fuera posible’. Creyendo que así protegía la supuesta supremacía racial blanca.

Patrick Crusius de 21 años, es un convencido seguidor de las políticas migratorias de Trump y mató a tiros a 20 personas e hirió a otras 26 y será juzgado por crímenes de odio y posiblemente terrorismo.

Esta es una historia que debe encender los focos de alarma en México, porque es una irresponsabilidad lo que hace el presidente con la palabra, con la manipulación, porque en lugar de abonar a la unidad, divide y se burla y señala y descalifica  a quien no comulgue con sus estrambóticas ideas y eso es muy peligroso.

Recordemos aquella amenaza descarada, disfrazada de invitación a la prensa para que se porte bien porque si no, ya saben lo que les puede pasar. 

La palabra es el principal vehículo que tenemos los seres humanos para comunicarnos, cuando se usa adecuadamente puede volver posible lo imposible, hacer milagros, pero usada con maldad y vituperio genera violencia, odio y muerte.

El manejo irresponsable de la palabra por parte del poder, aprovechando las bastas herramientas de comunicación con las que cuenta, más temprano que tarde tendrá consecuencias, porque incita e invita a los fanáticos a tomar la justicia por su mano, porque el mensaje de odio y división les confunde e implícitamente creen que se les da permiso de actuar, porque la mentira o las verdades a medias pueden ocasionar en la mente de un fanático un efecto insospechado, un daño colateral en la que el sujeto piensa que está haciendo lo correcto y para si mismo es un héroe.

El manejo irresponsable de la palabra transformó a Patrick Crusius y lo llevó a cometer una masacre pensando que hacia lo correcto, porque interpretó que ese era el deseo del líder de su país. 

Aún estamos a tiempo de que México no siga ese rumbo de odio y división que solo genera caos, destrucción y  temor. Espero que el presidente recapacite y construya bienestar con la palabra y entienda que tiene un gran poder y por lo tanto conlleva una gran responsabilidad.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER