Se encuentra usted aquí

Todos mienten

Martes, 05 de Marzo 2019 - 13:30

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

todos-mienten_1.png

¿Por qué se miente? Miente el reportero que inventa sus historias, miente el escritor que plagia el trabajo de alguien más, miente la top model que esconde su anorexia o bulimia debajo de la firma de un diseñador de alta costura, miente el taxista que altera la tarifa del taxímetro, miente la publicidad (es su fin), mienten los noticieros presentando sólo una parte de la historia, miente el dirigente que dicta un discurso carente de fondo y de forma, miente el sacerdote que comete abuso infantil, miente el político que acumula votos y luego olvida sus promesas, todos mienten o eso es lo que parece.

Imposible no seguir la línea de lo que es la cuarta transformación, el día de ayer, camino a mi trabajo, escuchaba una entrevista con Adriana Lobo, Directora Ejecutiva World Resources Institute y hablaba de todo lo que hace falta en cuanto a infraestructura para la movilidad, sin dar datos duros dejó claro que hace falta planeación en la Ciudad de México porque de hecho, nunca la hubo pero eso no aporta nada nuevo en la narrativa de los ciudadanos, pues en el día a día es cada vez más difícil trasladarse de un punto a otro por la ciudad sea en auto o en transporte público. Y dicho sea de paso, el sistema de transporte colectivo (metro) está sufriendo una serie de boicots a sus trenes e instalaciones ¿Así cómo se puede pensar en mejorar si primero hay que arreglar lo urgente y prioritario? Lo mismo pasa con otros tantos temas que se han ido posicionando en el ojo del huracán, como el caso de las faltas de apoyo económico a las estancias infantiles, a los refugios de mujeres violentadas; entre otros.

Todos mienten porque quienes hicieron mal su chamba jamás lo reconocerán y se excusarán diciendo que el nuevo dirigente nacional ha iniciado una cacería de brujas y aquellos que quieren hacer las cosas bien, dirán que los anteriores los boicotean o les ponen el pie. ¿A quién creerle? El asunto no es únicamente la polarización en la que vivimos inmersos no sólo en México sino en el mundo entero porque las cosas no se han hecho bien, porque no hay continuidad, un proyecto de nación y mucho menos, un proyecto mundial que permita la equidad, el equilibrio y la libertad en apego a derechos humanos y ya que hablamos de derechos, piense usted en el lío que se ha venido gestando al interior de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal con motivo de los despidos que han sucedido desde diciembre del año pasado bajo el argumento de la “austeridad” en la cuarta transformación. Todos mienten porque los que se fueron no reconocerán que sus plazas estaban de más, que hacían el trabajo de una persona repartido en cuatro y miente quien ejecutó la orden porque tampoco dirá que persigue sus propios intereses con dichos despidos y lo mismo está pasando en otros ámbitos e instituciones. ¿Es bueno, es malo? Sólo el tiempo lo demostrará.

Mentir está bien porque no estamos acostumbrados a la verdad, porque a final de cuentas, usted, aquél, el de allá y el otro también persiguen (y perseguimos) nuestros propios intereses pues es más fácil seguirse por la libre que detenerse por un asunto de honestidad porque en contraposición, no todos pueden con la verdad, con esa franqueza que raspa y cala cuando nos enfrenta con una realidad que intentamos ocultar. Todos mienten porque está bien mentir (aunque sea pecado mortal) y por eso al mesero del restaurante no le preocupa decir que el platillo empanizado no llegará porque ya se terminó la hora de los empanizados o que la promoción no aplica después de las seis de la tarde. Nos encontramos mentiras por todos lados, en los discursos políticos, en las cifras, en los reportes, en los informes, en las letras chiquitas de los contratos, en la iglesia. No se crece dentro de la verdad, no se nos educa para decir la verdad sino para mentir, nos bombardean las mentiras y luego exigimos a los niños que no mientan ¿Quién miente a quién?


Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis