Se encuentra usted aquí

Todo en la CDMX es Cuencamé

Viernes, 29 de Marzo 2019 - 13:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

todo_en_la_cdmx_es_cuencame.png

En mi último viaje a Chihuahua, en mi camino a Alemania, yendo en un humilde camión guajolotero,  fuimos asaltados por  un comando que portaba fusiles R15 y uniformes militares.

Lo relevante del episodio no fue el asalto por sí mismo,  sino lo  que nos dijo el conductor a los pasajeros recién desvalijados.

  • ¿Alguien quiere ir al Ministerio Público de Cuencamé a presentar denuncia por el asalto?
  • Antes que  dijera yo “esta boca es mía”, los 10 o 12 pasajeros que íbamos a bordo, al unísono dijeron que ¡NO!

El camionero dio un suspiro de alivio y dijo:

¡Qué bueno!

Son las tres de la mañana, y Cuencamé está vigilado por los malandrines que además, tienen convenio con la Policía Federal para que no patrullen entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana, para que los asaltantes  puedan “trabajar a gusto”.

Ya sabemos que de Mérida a Ensenada y de Ciudad Victoria a Oaxaca, México es tierra de nadie, pero la Ciudad de México se cuece aparte.

La señora Sheinbaum ha culminado sus primeros 100 días,  lamentablemente mucho mejor que lo que puede esperarse de sus últimos tres meses en el empleíto de  jefa de gobierno…

De la misma forma que la Policía Federal es socia de los salteadores de caminos, a los que les cobra una coperacha  o moche por dejarlos “trabajar” sin ser molestados,  TODAS las autoridades de  la ciudad de México son socias de la delincuencia organizada que asuela a los capitalinos indefensos.

Las invasiones de inmuebles son de los negocios más jugosos y por eso el Movimiento de Renegociación Nacional NO hace olas, sino que  desde el gobierno de la capital de la república,  se apropia de los  inmuebles que más le gustan, valiéndose de toda la información privilegiada con la que cuenta.

El Registro Público de la Propiedad contiene lo que podría llamarse “el menú”  que se despachan las autoridades escogiendo los “platillos inmobiliarios” como si se tratara de un buffet dominical.

El Archivo General de Notarias y la Tesorería de la CDMX y hasta el Registro Civil, permiten  recolectar los “ingredientes” necesarios para luego servirse con la cuchara grande toda clase de casas, edificios y terrenos.

Las autoridades llegadas al botín urbano a bordo del Movimiento de Renegociación Nacional se caracterizan por su coordinación y solidaridad que el Código Penal describe como Coalición de Servidores Públicos.

El artículo 266 dice lo siguiente:

ARTÍCULO 266. “A los servidores públicos que, con el fin de IMPEDIR o suspender LAS FUNCIONES LEGISLATIVAS, ADMINISTRATIVAS O JURISDICCIONALES, SE COALIGUEN Y TOMEN MEDIDAS CONTRARIAS a una ley, reglamento o disposición de carácter general, impidan su aplicación, ejecución o dimitan de sus puestos, se les impondrá prisión de dos a siete años y de cien a trescientos días multa.”

Si ha sufrido usted el despojo de un terreno, casa o edificio a manos de cualquiera de las bandas que operan en la CDMX  con la bendición del gobierno capitalino, ya habrá experimentado la  frustración de vivir en carne propia la pesadilla de tratar con Ministerios Públicos que no investigan; jueces que no imparten justicia sino que la ADMINI$TRAN; policías que no protegen, y lo mismo  o parecido en su trato con  la Procuraduría de  dizque ju$ticia, la $ecretaria de dizque Protección Civil que ahora se cambió de nombre para aparentar que por ese solo hecho, algo de su corrupción va a disminuir.

De la misma forma que por lo que nos ocurrió en Cuencamé nos enteramos de la asociación existente entre asaltantes y Policía Federal,  yo he tenido y sigo teniendo acceso a expedientes administrativos y judiciales (tanto civiles como administrativos, penales y de Amparo) en los que la invencible COALICION DE SERVIORES PUBLICOS  dispone de vidas y haciendas ajenas, sin que la CUARTA DIZQUE TRANSFORMACIÓN les haga ni lo que el viento a Juárez…

Si no quiere seguir esperando a que la CUARTA TRANSFORMACIÓN termine con la mafia del poder etc. etc. y etc., podría usted contratar “caballos de allá mesmo”  o cuñas del propio palo, para recuperar su casa, terreno o edificio a sangre y fuego.

De la misma forma que las autoridades de la CDMX se deslindan de las bandas de despojadores, narcos, secuestradores, asaltantes y extorsionadores,  si fuera usted acusado de haber instigado el enfrentamiento violento entre las mulas del jaral y los caballos de allá mesmo,  podría usted lavarse las manos de la misma forma que las señoras autoridades.

El gobierno del ex Distrito Federal, se hace  ju$ticia echándole mano a los inmuebles que más le gustan.

¿Con qué autoridad moral podrían reclamar que una ciudadanía harta de ser atropellada por quienes deberían servirla,  recupere lo que le pertenece a como dé lugar?

El desgobierno descarado que padecen los mexicanos, exige que la ciudadanía se una y ejerza una resistencia civil coordinada para ponerle fin a la nefasta COALICION DE $ERVIDORE$ PUBLICO$ que delinque impunemente en agravio de quienes supuestamente debería servir y gobernar.

Así como en España en la época de la ETA, los ciudadanos deducían de impuestos los pagos que hacían a los terroristas que los extorsionaban, los mexicanos deberían  embargarle los impuestos al gobierno cuya voracidad no tiene límites.

Lo que me sucedió en Cuencamé hace 11 años, no es raya en el agua ni caso aislado.

Las autoridades de la CDMX al igual que en el resto del país, prestan sus servicios y favores al mejor postor.

Tal vez deberían privatizar el gobierno y que se le concesione a Sotheby’s  para que cuando  menos la letra de la ley, concuerde con la realidad.

Así como el antiguo dicho afirmaba que saliendo de México todo era Cuautitlán, desgraciadamente en la CDMX, todo es Cuencamé…

 


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis