Se encuentra usted aquí

¡Soy Cicatero…! Andrés Manuel López Obrador

Miércoles, 13 de Febrero 2019 - 14:30

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

soy-cicatero-1.png

La primera definición de cicatero en el diccionario de la real academia de la lengua española es mezquino, ruin, miserable, que escatima lo que debe dar. Otro significado de cicatero en el diccionario es que da importancia a pequeñas cosas o se ofende por ellas. Cicatero es también ladrón que hurta bolsas.

En las conferencias matutinas que el presidente de México y sus colaboradores ofrecen cada mañana, se informa y se debate: se expone y el presidente “como gato boca arriba” defiende sus decisiones. Algunas muy controvertidas.

El cancelado proyecto del aeropuerto de Texcoco; la forma en que enfrentó al “huachicoleo” que provocó tanto desgaste; la denuncia que el presidente hace ante la Comisión de los Derechos Humanos del grave problema que causaron los “maestros de la CNTE” en Michoacán y que no quiso resolver aplicando la Ley pues no quería enfrentamientos y… sumando. Todo ello ha dado mucho de qué hablar y hay que saber que la polarización divide, se alimenta la crítica, la desconfianza y es lo que menos se debe fomentar. Parece que lo atiza deliberadamente.

Ahora, un tema de lo más preocupante es la “militarización” del país. Entiendo que el aeropuerto de Santa Lucía lo va a construir y operar el ejército; la mentada “Guardia Nacional” que estará bajo su mando pese a la oposición de muchas organizaciones y especialistas; el proyecto de plantar árboles frutales y maderables —que es a largo plazo y requiere de cuidados importantes— en  que el ejército se encargará de proporcionar plantas de sus viveros y cuidará su crecimiento; el proyecto de construir condominios en la zona de Santa Fe, del cual ya no se ha escuchado más. En fin… al ejército se le está dando un rol importante en el desarrollo de proyectos prioritarios de la Cuarta Transformación y definitivamente no son sus funciones. ¿No será una señal de que el nuevo régimen está tomando un sesgo socialista?

¿Será conveniente? Ante esas señales los capitales huyen y la inversión se restringe, ¿o estoy equivocado?

Y así pues, ahora se desata el asunto de las estancias infantiles, muy polémico, en el cual en el Senado de la República, todos los partidos —incluyendo MORENA—le hicieron un exhorto a la Secretaría de Hacienda para reasignar los dos mil millones de pesos que había recortado y a la Secretaría de Bienestar, a emitir a la brevedad las reglas de operación y a revisar la transparencia.

En respuesta, el presidente asegura que en este asunto también había corrupción y por ello la determinación es “cambiar” la forma en que las familias recibirán el apoyo. Claro, la reducción del presupuesto también pega.

soy-cicatero-2.png

Así pues, la política de las “ayudas” — a adultos mayores, adolescentes que no trabajan, etcétera— dejan mucho qué desear. ¿No se estará repartiendo la pobreza? Solo aspirinas…

Ahora, las familias van a recibir directamente el apoyo bimestralmente y Andrés Manuel expresa: “A ver, le digo a los senadores, porque yo en esto soy cicatero en lo que tiene que ver con el manejo del dinero del presupuesto, que es dinero del pueblo. ¡Soy cicatero!, expresó el presidente, pegando con el codo en el atril que usa en sus conferencias, insinuando que defenderá el presupuesto como perro. Sin dispendios. El hombre es austero, pero “ni tanto que queme al santo…”

En mi opinión repartir ese apoyo de esa manera no es conveniente pues, para empezar, se va a necesitar un sistema “bancario” muy sofisticado, el 45% de las estancias están en zonas marginadas y cómo garantizar la entrega del dinero a tiempo, y la pregunta que hago es cuando la familia (padre, madre o tutor) tenga el dinero en su bolsa, no lo gastará en otra cosa.

Por lo que entiendo, la mayoría de las estancias funcionaban bien, son programas sociales bien pensados y solo necesitan la supervisión adecuada pues el pueblo —sano y honrado— ante la pobreza, se tuerce y a los “pocos niños” que eran beneficiados con el programa (300 mil) se les proporcionaba bases para su desarrollo integral y a las madres principalmente, se les daba oportunidad de conseguir empleo. Escuché que se necesitan beneficiar a tres millones de niños con este tipo de programas.

La  Secretaría de Bienestar, bajo el mando de María Luisa Albores González va a necesitar ser muy creativa para rescatar este programa. Insisto: Gobernar bien es rectificar.


Leer también


Número 26 - Febrero 2019
portada-revista-26.png
Descargar gratis