Se encuentra usted aquí

Sororidad, concepto revolucionario y peligroso

Lunes, 31 de Diciembre 2018 - 13:10

Autor

ma-pilar-cordero.jpg
María del Pilar Cordero César

Compartir

sororidad_1.png

Término reivindicativo, con un significado ético, político y social.

Según el diccionario de americanismos, la sororidad proviene del inglés sorority y es una “agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo”.

El término se forma con la palabra latina soror / oris que significa hermana, compañera, amante, hermana de una cofradía, lo igual y parecido a lo otro; más el sufijo de cualidad en español dad/idad,  donde se indica la cualidad, así, sororidad es la cualidad o condición de pertenecer a una  hermandad entre mujeres. Este concepto ha existido desde hace mucho tiempo, pero el término es español, es relativamente reciente. Del francés sororité utilizado desde 1546, del sosoritá en italiano, y del inglés sisterhood desde el siglo XIV.

El término 'sonoridad' dice Mónica Pérez (2004) y derivados, como en "saludos sororos", "en sonoridad", hace alusión específica a la solidaridad entre mujeres en el contexto patriarcal, es decir, en el contexto de un sistema social que no parte de la consideración de que todas las personas tienen un cerebro y una mente humanas (consideración comprendida por más gente en el siglo XX que, aplicada a la organización social, daría lugar a sociedades no patriarcales), sino que parte de la falacia biologicista patriarcal, por la que se justifica organizar la sociedad en función del sistema sexo-género, que parte a su vez de la clasificación básica de las personas en dos grupos definidos por el hecho biológico de que se disponga de un pene o de un útero (“sexo”; dejándose fuera además cualquier otro hecho biológico relacionado con el sexo), y que le asigna a cada uno de los grupos un papel definido desde la ideología del Sistema, por el cual el Hombre (el hombre en la visión patriarcal) es superior en todos los sentidos a la Mujer (la mujer patriarcal) y debe, por tanto, asumir el control de la sociedad incluido del cuerpo de la Mujer (“género”).

De esta forma, continúa Pérez, el feminismo propone que este concepto vaya más allá de la solidaridad. La diferencia radica en que la solidaridad tiene que ver con un intercambio que mantiene las condiciones como están; mientras que la sororidad, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres. En resumidas cuentas, la sororidad se traduce en hermandad, confianza, fidelidad, apoyo y reconocimiento entre mujeres para construir un mundo diferente; percatarse que desde tiempos antiguos hay mujeres que trabajan para lograr relaciones sociales favorables para ellas y para nosotras, recordando siempre que todas somos diversas y diferentes (2004).

 Explica la Fundación del Español Urgente, el término sororidad “es válido para aludir, en el movimiento feminista, a la relación de solidaridad entre mujeres”. El termino, explican, también llamado hermanamiento femenino o entre mujeres, es una voz habitual en publicaciones y trabajos relacionados con el feminismo, y está formada según el mismo patrón lingüístico que fraternidad, pero a partir de la voz latina soror (‘hermana’), en lugar de frater (‘hermano’)(Salas, 2018). 

La palabra sororidad según Treviño (s/f) se le debe a la antropóloga mexicana Marcela Lagarde y de los Ríos quien la propuso a partir de la situación “de las muertas de Juárez” (Chihuahua, México), suceso que refleja la atroz misoginia que aún existe en las sociedades de muchos lugares del mundo (y de muchos estados en México, donde Puebla esta entre los más altos porcentajes de feminicidios por día) que reflejan actos de barbarie y brutalidad cometidos contra las mujeres, como mutilaciones, asesinatos, desapariciones, acoso y esclavitud sexual, violaciones y discriminación laboral.  Según Lagarde, la sororidad es un dimensión ética, política y práctica del feminismo contemporáneo…”Se trata de un manera de lograr el empoderamiento de las mujeres, que históricamente han estado violentamente sojuzgadas por el sexo masculino” ( Treviño R, s/f).

Se reivindica así de la complicidad femenina, pero no como un fin en sí mismo, sino para lograr objetivos de cambio social. Es una dimensión política, no una ingenua apelación a una supuesta solidaridad natural entre las mujeres.

Sin embargo, la acepción para esos vocablos es la misma: “amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario”, según palabras de Lagarde.

Asimismo, explica Pérez,  la sororidad está basada en una relación de amistad, pues en las amigas las mujeres encontramos a una mujer de la cual aprendemos y a la que también podemos enseñar, es decir, a una persona a quien se acompaña y con quien se construye (Pérez, 2004). Relaciones de amistad, no de envidias, de competencia, de celos, de enemistad. Ejemplo de colectivos de mujeres que han sacado adelante  sus comunidades en México hay muchas, desde Oaxaca, Tlaxcala, Guerrero, Chiapas, donde las mujeres libran una constante lucha con muchos frentes. Las mujeres cuando se mueven, transforman, cambian, se vuelven peligrosas contra el sistema, generan revoluciones.

En la vida cotidiana, socialmente, construir y unirte a las redes de sororidad implica compartir el análisis de los problemas, la información, y dar apoyo emocional y psicológico desde la racionalidad empática, escapando así a los mecanismos aprendidos en el patriarcado de chantaje emocional, manipulación y dogmatismo vital. Individualmente, comprender la sororidad es liberarse de la mezquindad aprendida, y de la estupidez aprendida (de las violencias comprendidas y/o toleradas) y ubicarse en un nivel humano, de persona con una mente inteligente donde nacen las emociones unidas a lo que se comprende (inteligencia empática) (Del artículo anónimo, dominio público del artículo de Mónica Pérez en CIMAC). 

Señala Juana Gallego, directora del Observatori per a la Igualtat de la Universitat Autónoma de Barcelona, la sororidad  poner nuevos términos en marcha para que se produzcan cambios. En este caso, las redes sociales y el activismo de muchos y diferentes grupos feministas han ayudado no sólo a expandir este concepto sino a darle fuerza. Grupos diferentes que convergen y dialogan en la red (Sen C., 2016), por ejemplo los movimientos a favor de la igualdad que se manifiestan el día 8 de marzo (día de la mujer, 8M) en diferentes países del mundo..

 

REFERENCIAS

Pérez M. (2004) Sororidad: nueva práctica entre mujeres. Recuperado de: http://mujerpalabr.net/pensamiento/analisisfeminista/sororidad.htm

Treviño R. (s/f) Etimología de sororidad. Recuperado de:  HYPERLINK "http://etimologias.dechile.net/?sororidad" http://etimologias.dechile.net/?sororidad. 

Salas (2018) ¿Qué es la sororidad, la palabra de moda tras el 8M?,Recuperado de: https://www.diariosur.es/sociedad/sororidad-palabra-moda-20180309140924-...

Sen C. (2016)  Sororidad, la nueva fraternidad entre mujeres. Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/vida/20161218/412698467802/sororidad-la-nue...


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER