Se encuentra usted aquí

Sons of a fitch

Viernes, 01 de Febrero 2019 - 15:05

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

sons_of_a_fitch.png

En lo que a la muy bolivariana retepública de Venezuela se refiere, los gringos ya comenzaron a jugar “hard ball” con el bien nutrido bigotón que heredó el trono de Hugo Chávez.

Por lo pronto, le sacaron los trapitos al sol y le congelaron las cuentas bancarias de la primera dama venezolana, del comandante en jefe del ejército, y alguno que otro prócer  caribeño.

El “llegue” a la bolsa de la primera cómplice de maduro, es un beisbolero doble play: le pega donde le duele, y le sirve de advertencia de que, si no se baja de la silla de Bolívar, en vez de irse a un exilio dorado con el dinero bien robado, puede terminar en Guantánamo o como vecino de celda del Chapo Guzmán.

¿Cómo le pudo hacer el gobierno de Estados Unidos para congelar cuentas a la “gaviota” caraqueña  y otros allegados de Maduro y  próspero ex microbusero  bigotón?

Les pudieron comenzar a hacer “manita de puerco”, porque los políticos (y no nada más los tercermundistas, por cierto), son clientes y  sirvientes de los distinguidos banqueros QUE LES CONOCEN SUS SECRETOS…

(No hay mejor forma de dominar a alguien, que conocerle los trapos sucios y los cadáveres en su closet).

El FMI y el Banco Mundial, coludidos con los bancos comerciales, les prestan dinero a los países que se dejan.

Los políticos que fungen como gerentes regionales en los países que supuestamente gobiernan, se clavan los fondos prestados por los “altruistas” banqueros.

Esos  políticos reenvían  el dinero desviado de las arcas de sus países, a los mismos bancos que se los prestaron “para bien y progreso de sus pobres pueblos”.

Los pueblos “gobernados” de semejante forma, siguen obligados a pagar los dineros que nunca recibieron y que nunca se aplicaron para los propósitos a los que supuestamente serían destinados.

De esta manera, los líderes bolivarianos, los adalides neoliberales, los amados líderes, los comandantes revolucionarios y los estadistas de centro, derecha o izquierda, se vuelven CLIENTES confidenciales de los bancos de los que salieron los fondos para desarrollar sus países,  y que alegremente recibieron esos mismos fondos A SABIENDAS de que sus peculiares CLIENTES, se los clavaron CON LA COMPLICIDAD INOCULTABLE de los propios  banqueros.

Para decirlo en corto: El gobierno de Estados Unidos y toda su red bancaria, no solamente conocen los fraudes, negocios ilícitos, latrocinios, lavados de dinero y demás crímenes de los gobernantes de otros países, sino que esos gobernantes son SUS CLIENTES y sus SIRVIENTES y, desde luego, SUS CÓMPLICES.

Desde que un mal gobernante traiciona la confianza de su pueblo y le vende el alma al becerro de oro que preside las calles de Wall Street, es rehén de sus propios secretos, y TIENE QUE obedecer lo que le ordenan sus amos de la Reserva Federal de la que, irónicamente, el primer rehén es todo el pueblo de  los Estados Unidos.

Uno de los ejemplos más evidentes y menos notados del vasallaje financiero y económico impuesto a México durante los sexenios neoliberales, es el caso de Agustín Carstens y Carstens que al mismo tiempo que presidia el Banco de México,  siempre ha estado ligado al FMI y a la RED financiera dentro de la cual se encuentra nuestro país.

La famosa  “autonomía” del Banco de México, por ejemplo, tiene como verdadero propósito,  que  nuestro Banco Central sea gobernado por  personajes como Agustín Carstens, que ostensiblemente siguió sirviendo al FMI y al Banco Mundial mientras ejercía como Gobernador de Banxico.

No puedo evitar preguntarme: ¿Cuántos países han salido de la pobreza desde 1944, gracias al FMI o al Banco Mundial…?

Me ha tomado 30 años atar algunos cabos  y darme cuenta de que, los cómplices forzosos de la agenda financiera y monetaria mundial,  en el caso de México, han sido “los hijos del Espicalinglis” a los que me he referido en este espacio en muchas ocasiones.

Desde el momento en que un gobernante de México o de cualquier otro país, se rinde ante la seducción de ser “inmensamente rico”, se convierte en achichincle de los mismos banqueros que le  dieron la oportunidad de clavarse los dineros destinados al progreso de sus países.

En este carnaval perverso de extorsión diseñado para gobernar a todos los países que se pueda, hay que agregarle algunos  datos más:

¿No le parece a usted curioso que el FMI y el Banco Mundial impongan políticas públicas como la ideología de género y toda la agenda homosexual como condición INELUDIBLE de sus financiamientos?

¿No cree usted que la Casa ni tan Blanca sabe con lujo de detalle quienes son los políticos mexicanos, venezolanos, chilenos, argentinos, franceses, alemanes, españoles o hasta haitianos que tienen cuentones bancarios en Estados Unidos?

Antes de continuar, me permito transcribir a continuación un fragmento de mi libro “Heridas que no Cierran” (Política Mexicana, Grijalbo, 1988):

“…Es necesario establecer que antes que hayamos pagado el último dólar de nuestro adeudo, ya deberemos haber cobrado nuestras cuentas. Que los fondos nacionales, esas cifras fabulosas que hoy son lastre en vez de impulso, deberán regresar a México para aplicarse a su finalidad original. Que existen medios legales para lograr que los propios acreedores dejen de dar "asilo" en sus bancos a los defraudadores de nuestro país; que los "captadólares" norteamericanos son los que mejor conocen a los "saca-dólares" mexicanos. Que ajustar a los de adentro, coludidos con los de afuera, es paso indispensable en el replanteamiento de nuestras relaciones con Estados Unidos. Porque el buen juez por su casa empieza…”

En los últimos días la EMPRESA PRIVADA denominada FITCH RATINGS, PERTENECIENTE A LA  CORPORACIÓN  MAFIOSA DEL CHANTAJISTA PERIODISTICO  WILLIAM RANDOPH  HEARST, le redujo en dos puntos la calificación crediticia a PEMEX.

La “calificacioncita” le significa a México un impacto brutal en el servicio de la deuda externa, y posibles consecuencias sobre el tipo de cambio y nuestra economía nacional.

Una vez más, quisiera que nuestro actual gobierno, SACARA LAS UÑAS CON INTELIGENCIA,  y le recetara al GRAN CAPITAL, una deliciosa sopita de su propio chocolate:

¿Qué puede estar esperando el gobierno mexicano, para ABRIR UNA INVESTIGACION PENAL cuyo primer efecto sería aplicar  LA CONGELADORA FINANCIERA  a quienes fuese necesario?

¿Por qué AMLO no ordena que se aplique la FCPA (Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero) a  la “temible” FITCH RATINGS?

Porque,  tan cierto como es que esa calificadora financiera NO TIENE MORAL, (y tampoco tiene madre), lo que si tiene, ES SU talón de Aquiles.

El gobierno de Mexico tiene la facultad de EXIGIR al gobierno de Estados Unidos SU TOTAL COOPERACIÓN para investigar cómo le hizo Fitch y demás alcahuetes financieros,  PARA NO HACER OLAS durante los gobiernos neoliberales del PRIAN, dedicados al HUACHICOL BANCARIO al mayoreo en estrecha y alegre sociedad con calificadoras, bancos, organismos financieros y demás especuladores.

No tengo la menor duda de que Fitch Ratings y sus congéneres, deben tener una cantidad inimaginable de “cadáveres” en sus closets.

Tampoco dudo que, una estrategia PENAL bien armada, podría exhibir a la famosa CALIFICADORA como cómplice de toda clase de trapacerías.

López Obrador PUEDE DERROTAR y SOBREPONERSE a las presiones financieras, con tan solo decirle a los captadólares gringos que se cobren a lo chino con los mismos dineros que esos mismos bancos recibieron de regreso, convertidos en cuentas clandestinas de políticos corruptos.

LO MISMO PODRÍA HACER CON LOS DINEROS DEL CRIMEN ORGANIZADO.

Volviendo a Venezuela, los gringos dejaron que Hugo Chávez hiciera sus desmadres, de la misma forma que solaparon a Antonio Noriega en Panamá, mientras les fueron útiles.

Yo siento solidaridad y simpatía no solamente por Venezuela, sino por todos los países (incluido el mío) que podrían  progresar si tan solo se sacudieran el yugo generado por el circulo vicioso de la complicidad entre malos gobernantes VENDEPATRIAS, y los usureros que gobiernan al mundo.

Los grandes organismos financieros son los capos del sistema criminal que mantiene a miles de millones de seres humanos en la desesperanza y la miseria, gracias a la complicidad  servil de políticos que nada más piensan en su propio bienestar.

 

Ante semejante trama de asquerosos, no puedo menos que exclamar:

¡SONS OF A FITCH!

 


Leer también


Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis