Se encuentra usted aquí

¿Silencio inerme?

Miércoles, 06 de Septiembre 2017 - 16:00

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

pena-nieto-onu.png

Ante la ola de deportaciones masivas de mexicanos por parte del gobierno de Estados Unidos, la pregunta no es ¿qué  podemos hacer?, sino ¿qué debemos hacer?

Ante todo, México tiene que actuar a partir de la realidad jurídica vigente; y esa realidad demuestra que California, Nuevo México y Tejas (además de Arizona, Nevada, y gran parte de Kansas, Colorado, Wyoming y Oklahoma), siguen siendo hoy, territorio mexicano, conforme a los artículos 52, 53, 64 y 71 de la Convención de Viena sobre la Ley de los Tratados.

EL ÚNICO DERECHO DE ESTADOS UNIDOS SOBRE ESOS TERRITORIOS, ES EL DERECHO DEL MÁS FUERTE, COMO FUE DENUNCIADO POR EL SENADOR THOMAS CORWIN EL 11 DE FEBRERO DE 1847 ANTE EL CONGRESO DE ESE PAÍS.

“PUEDE USTED ROBARLE ESOS TERRITORIOS A MÉXICO; PUEDE ARREBATÁRSELOS Y RETENERLOS POR EL DERECHO DEL MÁS FUERTE; PERO UN TRATADO DE PAZ CON EL PUEBLO MEXICANO, LEGALMENTE VALIDO Y OTORGADO EN IGUALDAD DE CONDICIONES, JAMÁS LO TENDRÁ.”

El 2 de febrero de 2018 se cumplen 170 años de la imposición del Tratado Guadalupe Hidalgo a México, cuya sede fue la casa de mi abuelo materno (Don José Domínguez Soberón) frente a la Basílica de la Virgen de Guadalupe.

De acuerdo al derecho internacional, ese tratado es nulo.

LA CONSECUENCIA INMEDIATA DE ESA NULIDAD, ES LA SIGUIENTE:

  • Estados Unidos no puede ni debe deportar a un sólo mexicano de California, Nuevo México, Tejas, Arizona, Nevada, Utah, Kansas, Colorado, Wyoming y Oklahoma.
  • Estados Unidos no puede impedir legítimamente el libre tránsito de mexicanos hacia esos territorios ocupados por la fuerza desde 1836 (en el caso de Tejas) y desde 1845/46, en relación con los demás.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA IMPEDIR LAS DEPORTACIONES MASIVAS DE MEXICANOS POR PARTE DE LA ADMINISTRACIÓN TRUMP?

La única y más poderosa arma de México, es el Derecho.

Es obligación del presidente de la República y del secretario de Relaciones Exteriores, hacer valer los derechos de nuestros compatriotas en lo inmediato.

¿CÓMO?

Para comenzar, no quedándose callados.

México debe acudir ante la Organización de las Naciones Unidas; concretamente al Consejo de Seguridad a denunciar los crímenes de lesa humanidad que está cometiendo la Administración Trump, y que están señalados en el artículo 7º del Estatuto de Roma que a la letra dice:

ARTÍCULO 7.-  CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD

d) DEPORTACIÓN O TRASLADO FORZOSO DE POBLACIÓN;

2. Por “deportación o traslado forzoso de población” se entenderá el desplazamiento forzoso de las personas afectadas, por expulsión u otros actos coactivos, DE LA ZONA EN QUE ESTÉN LEGÍTIMAMENTE PRESENTES, sin motivos autorizados por el DERECHO INTERNACIONAL;”

De pura “casualidad”, Estados Unidos no es parte del Estatuto de la Corte Penal Internacional; PEROOOO…

PERO Estados Unidos puede ser denunciado con base en el precedente de los Tribunales de Núremberg establecidos por ellos mismos al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

No me cabe duda que Rusia y China y Francia secundarían la moción mexicana ante el Consejo de Seguridad; y mejor aún, MÉXICO PUEDE LLEVAR LA DENUNCIA AL PLENO DE LA ASAMBLEA GENERAL APROVECHANDO QUE A PARTIR DE LA TERCERA SEMANA DE SEPTIEMBRE DE 2017, DAN INICIO SUS SESIONES ORDINARIAS.

¡Qué emocionante seria ver al presidente de México elevando nuestra voz en esa tribuna para exhibir los crímenes de lesa humanidad cometidos por la Administración Trump!

El solo hecho de elevar nuestra voz ante el mundo, invocando además las palabras del Senador por Ohio, Thomas Corwin (cuya defensa de México sigue vigente hasta hoy), marcaría un parteaguas en las relaciones binacionales y tambien en el mundo.

El presidente de México no puede ignorar que los mexicanos que habitan los territorios arrebatados a nuestra patria, “están legítimamente presentes en esa zona, y Estados Unidos NO está autorizado por el Derecho Internacional a deportar a un solo mexicano de esos territorios”, según lo señala el artículo 7, fracción I, inciso D; y fracción 2 del Estatuto de la Corte Penal Internacional.

Si el presidente Peña Nieto hiciera valer el derecho de los mexicanos a permanecer en esos territorios, utilizando las palabras pronunciadas por el Senador Corwin en defensa de México hace 170 años, lograría sin duda detener la construcción del famoso muro de Trump y sembraría la semilla definitiva de la transformación de nuestras relaciones binacionales.

Las palabras de Don Manuel Herrera y Lasso pronunciadas con motivo de la persecución anticatólica encabezada por el criminal Plutarco Elías Calles en 1927, hace precisamente 90 años, vienen al caso aquí hoy, para que el Presidente Peña Nieto reivindique su presidencia y sea recordado como un patriota autentico:

“EL HOMBRE QUE SABE ESTAR DE RODILLAS ANTE DIOS, DEBE SABER ESTAR DE PIE FRENTE A LOS DEMÁS HOMBRES, ASÍ TENGAN ESTOS TRAS DE SÍ, LA FUERZA DE UN EJÉRCITO INVENCIBLE/”

Si el Presidente Peña Nieto pronunciara un discurso breve, preciso, contundente, basado en la evidencia histórica y en las palabras de Thomas Corwin, quedaría ante el mundo como el ejemplo de lo que puede ser posible, cuando un solo hombre armado con la justicia de su causa, se yergue ante la nación más poderosa de la tierra en defensa de nuestros hermanos más vulnerables cuyo sacrificio además, es el sostén de sus familias y orgullo de nuestra patria.

El presidente de México no puede dar el 15 de septiembre un grito de independencia virtual vacío de contenido vigente, para luego ir ante la Asamblea General de las Naciones Unidas a pronunciar un discurso sin mensaje alguno, recibido por los bostezos de indiferencia.

El Presidente de México no debe ir a la Asamblea General de la ONU A DECIR ALGO; ¡el presidente de México TIENE HOY, ALGO QUÉ DECIR!

El silencio inerme, cuando tenemos argumentos indiscutibles para hacer valer los derechos de nuestros hermanos que mantienen viva la patria al norte del río, seria no solamente una renuncia inadmisible, sino una autentica traición.

Del mismo modo que Dimas (el buen ladrón) alcanzó no solamente la gloria sino la santidad por un acto de honestidad en el último momento de su vida al lado de Nuestro Señor Jesucristo, el presidente Peña Nieto puede no solamente rescatar su sexenio, sino ingresar a las páginas de nuestra historia patria, como un auténtico héroe esgrimiendo como única arma, el fuego de la justicia que nos asiste.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER