Se encuentra usted aquí

¿Sabotaje legal?

Miércoles, 21 de Agosto 2019 - 12:35

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

sabotaje_legal_.jpg

“Que todo el que se queje con justicia, tenga un tribunal que lo escuche, ampare y lo defienda contra el arbitrario”
José María Morelos y Pavón

Las declaraciones del presidente López Obrador que denuncia como SABOTAJE LEGAL a los juicios de amparo interpuestos para forzarlo a respetar la Constitución Federal en relación con los proyectos aeroportuarios de Texcoco, Santa Lucía y Toluca, contradicen los principios que dice abanderar.

La única forma que tienen los ciudadanos para hacer que los servidores públicos no actúen arbitrariamente, es a través del juicio de Amparo.

Lo único que se busca mediante las 80 demandas de Amparo mencionadas por el presidente, es que su actuación como gobernante, tenga justificación legal PERO SOBRE TODO, VIABILIDAD.

Lo que los quejosos (demandante de Amparo) buscan lograr con sus demandas, es CLARIDAD TÉCNICA, ECOLÓGICA, FINANCIERA, FISCAL, ADMINISTRATIVA, AERONÁUTICA, Y DE DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS AFECTADOS.

La palabra SABOTAJE (1) utilizada por el presidente de la República, es evidencia preocupante, porque permite percatarnos de la forma como López Obrador ve a quienes se oponen a sus decisiones personales.

El presidente de la República debe comprender que la función de la división de poderes, es precisamente la de aplicar PESOS y CONTRAPESOS, para que de verdad, en México las cosas ya no sigan siendo COMO ANTES.

López Obrador se queja de que a sus antecesores, los “presidentes imperiales” emanados el mismo PRI al que él perteneció mucho tiempo, nadie les  demandaba amparos para frenar sus actuaciones arbitrarias.

ESO NO ES EXACTO.

Desde que existe la formidable institución mexicana del JUICIO DE AMPARO, ha sido utilizado para moderar las actuaciones arbitrarias de presidentes de todos los partidos; desde antes que existieran el PRI y el PAN, el PRD y MORENA.

Todo lo que tiene que hacer el presidente López Obrador, es acudir ante los jueces de distrito que están a cargo de los juicios de amparo contra sus proyectos aeroportuarios, Y PROBAR CON DOCUMENTOS y PERITAJES, que tiene la razón.

López Obrador puede y debe demostrar ante la Justicia Federal lo siguiente:

  • Que NAIM TEXCOCO es inviable desde el punto de vista aeronáutico, ecológico, administrativo y financiero.
     
  • Que sus proyectos de SANTA LUCIA y TEXCOCO, son viables y económicamente mejores que NAIM TEXCOCO.
     
  • Debe y puede probar además, que en el proyecto del NAIM TEXCOCO hubo corrupción, y entonces, perserguir a los corruptos, sean nacionales o extranjeros.

El presidente de la República tiene la oportunidad que el mismo se negó cuando con su conducta arrebatada, dio la impresión de que, la cancelación del proyecto NAIM TEXCOCO, era un capricho personal suyo y no una decisión seria propia de un jefe de estado.

Los juicios de amparo de los que se queja, deberían darle gusto porque le permiten demostrar que sus decisiones han sido APEGADAS A DERECHO, SENSATAS, INTELIGENTES; BENÉFICAS y RAZONADAS.

Ni siquiera tiene que promover la acumulación de los 80 o más juicios de Amparo, porque le basta con ganar uno firmemente, para invocar la cosa juzgada refleja y sobreseer todos los que se puedan haber presentado o presentarse con los mismos argumentos.

Haga lo que haga López Obrador, es criticado porque hay muchos que quieren que fracase.

Precisamente por eso, debe andarse con pies de plomo, y no dar margen para que lo acusen de arbitrario, de necio, de tozudo o peor.

Cuando López Obrador afirma que ANTES no se promovían amparos contra las decisiones de los presidentes imperiales, gobernadores, caciques, diputados, senadores o regentes del Distrito Federal, SE EQUIVOCA GRAVEMENTE.

Hay un caso que a mí, como hijo de un luchador cristero y como católico mexicano, me llena de orgullo en relación con el Juicio de Amparo al que López Obrador descalifica como SABOTAJE LEGAL.

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Mariano Azuela Rivera (padre de Mariano Azela Huitron),  se refirió a la demanda de Amparo interpuesta por el abogado Luis E. MacGregor en defensa de la vida del reverendo padre Miguel Agustín Pro.

El abogado MacGregor, arriesgando su vida, interpuso una demanda de Amparo, para impedir el fusilamiento cobarde e injusto del jesuita, ordenado por el asesino Plutarco Elías Calles.

El Juzgado Primero de Distrito Supernumerario, a cargo del juez Julio López Masse, actuando con VALENTÍA, INDEPENDENCIA y PATRIOTISMO, hizo justicia honrando su cargo, y ordenó la suspensión del fusilamiento del Padre Pro.

El actuario del Juzgado Primero de Distrito, Licenciado Fausto Pérez Nieto, se presentó en la inspección de policía justo a tiempo para salvar la vida del Padre Pro, pero le fue negado el acceso y se llevó a cabo el asesinato del jesuita.

Este es solo un ejemplo que demuestra que ANTES, y siempre, el juicio de Amparo ha sido instrumento para defender a los mexicanos contra la arbitrariedad de los gobernantes.

Fue precisamente para eso, que José María Morelos, padre de la Primera Transformación nacional, hizo el pronunciamiento que encabeza estas líneas:

“Que todo el que se queje con justicia, tenga un tribunal que lo escuche, ampare y lo defienda contra el arbitrario”.

Yo veo con preocupación la iniciativa que pretende aumentar el número de ministros de la Suprema Corte de Justicia, porque me hace temer que se inunde de morenistas para consolidar la aplanadora legislativa oficial.

Yo deseo sinceramente que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, recupere su antigua estructura edificada para aplicar la Ley de Amparo conforme a los artículos 103 y 107 de nuestra Constitución, y no la caricatura del modelo gringo impuesta por Carlos Salinas de Gortari.

El Juicio de Amparo no es un SABOTAJE LEGAL ni una chicanada o mera táctica dilatoria.

El juicio de Amparo tiene por objeto que el presidente de la República y todas las autoridades de México, FUNDEN Y MOTIVEN JUSTIFICADAMENTE TODOS SUS ACTOS DE GOBIERNO.

El primer gran transformador de México fue José María Morelos, cuyos Sentimientos de la Nación y la Constitución de Aptzingan son su invaluable legado que incluye la semilla del Juicio de Amparo.

El Juicio de Amparo NO ES un sabotaje legal, sino el único instrumento jurídico al alcance de quienes luchan contra la ARBITRARIEDAD y el gobierno por capricho.

     _______________________________

  1.  La palabra sabotaje tiene dos acepciones según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española:

Sabotaje (nombre masculino)

  1.  Daño o destrucción que se hace intencionadamente en un servicio, una instalación, un proceso, etc., como forma de lucha o protesta contra el organismo que los dirige o bien como método para beneficiar a una persona o grupo que es contrario a dicho organismo.
  2.  Entorpecimiento intencionado y malicioso de una actividad, idea, proyecto, etc.

  Los juicios de Amparo promovidos por quienes reclaman que el presidente se apegue a la Constitución y las leyes, NO corresponden a ninguna de las dos acepciones.

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER