Se encuentra usted aquí

Reposo ante la agitación

Viernes, 23 de Noviembre 2018 - 13:05

Autor

federico-cabrera.jpg
Federico Cabrera

Compartir

reposo_1.png

Honorable Congreso de la Unión de Ruíz Healy Times y concurrencia que le acompaña.

Sabed:

¡Ya es hora! De bajarle a ¡tanta agitación!

Que si las caravanas de migrantes; que si la “invasión” de hordas de latinoamericanos prestos a tomar por asalto a los Estados Unidos de América…¡Houston..! ¡Houston…! Nos perdimos…

Les voy a contar un cuento:

Érase que se era una especie –siempre en vías de extinción- clasificada como Homo Sapiens.

Hasta donde se sabe que se supo, tal especie ¡siempre fue nómada! Desde sus inicios le dio por formar comunidades que se trasladan de un lugar a otro. Por naturaleza, por hambre, condiciones climáticas, curiosidad o simplemente porque así le ha dado su gana. Le encanta andar de “pata de perro”. Id. Est., le da por “perrear”. Al más clásico estilo perruno le nace marcar su territorio y decir: “de aquí pa´cá, es mío. Y de aquí pa’llá, hazle como quieras.

Los que saben, han fundamentado que desde los pre-homínidos,  cansados de tanto andar, comenzaron a agruparse en incipientes comunidades, aldeas, etc., hasta formar colonias que pasarían a ser feudos.  Según el Dr. Google: “Aquella tierra que el señor feudal otorgaba al vasallo en el contrato de vasallaje; como parte del beneficium (beneficio) que el señor le daba al siervo por el cumplimiento de sus obligaciones.” Según yo, El Viene-Viene,  El Mero-Mero diría: “Te dejo estar, pero conmigo ¡te pones la del Puebla!; es decir, te mochas. ¡Pagas por vivir! (Qué “cobrón”… ¿¡A poco no!?) Ahí, comenzó el relajo.

No obstante,  el Homo Sapiens –como buen sapiente y nada tarugo- y hasta el propio “vasallo” –por más esclavizado que haya estado-  siempre ha mantenido ese “can-ijo” que ¡todos! llevamos dentro; y su tendencia indeclinable de seguir andando de aquí para allá. Porque para eso, la Tierra es redonda y ¡todos! rodamos con ella.

A la par surgieron los vivales. Los más abusadillos y bribones se aprestaron –cual buenos perros- a “marcar su territorio” e inventaron las “fronteras”. Algunos con cierta razón, porque limpiaron su cantón, lo pusieron más o menos mono y su trabajo les costó. Pero también se dieron los comienzos de la “discriminación”: Este güey pasa porque se parece a los “nuestros”, y ese otro güey “tan rarito”, no pasa. A menos que me sirva para algo o le pueda yo sacar lo que me venga en gana.  Ahora, si se quiere meter, le cobro un tanto. Y si no acepta, lo corro o ya teniéndolo bien atorado, lo exprimo y le saco todo lo que pueda. Y si de plano se pone muy girito, me lo escabecho.

Pa’ no hacerles el choro más largo, ahora resulta que nos extraña lo que está pasando. ¡Guau, My Fkng Dog!

Qué ha de pasar, más allá de lo que siempre ha pasado. Hoy más de “siete mil millones de seres”  –como decían “las chachas”, cuando aún existían- “no sihallan” donde están. Y una buena mayoría ya está ¡hasta su madre! de que en los lugares donde habitan un grupúsculo de sátrapas los siga queriendo tener bajo sus órdenes y sacándoles hasta la risa; a cambio de ¡nada! El débil puede ser débil, pero no necesariamente débil mental (con todo respeto a quienes “padecemos” de tal debilidad y que a mucha honra nos distingue).

Diversos grupos están diciendo; ¡Ay te ves! Ya no te aguanto y vete mucho a la…! ¡Sí hasta allá..! Al rancho de Andrés Manuel, mejor conocido como “La Chingada”.

Pero ¡Oh Fortuna ingrata! Resulta que en el rancho del Edén, no caben todos. Pero no le hace. Surge la sapiencial idea de que ¡Todo Tabasco! y México entero es ¡Territorio de él!  Entonces, ¡pásele mi hermano! ¡Déjese llegar..! Acá le tenemos su lugarcito,  sus frijolitos y tortillitas con aguas frescas y su pulquito y  hasta su amaca pa’que  no se pasen a incomodar.

Con el permi… -dicen los que vienen- ¿No será mucha molestia…? Porque vemos que ustedes están igual de jodidos o más que nosotros…

No “liace” –dice el New Mesahia- donde se joden dos, se joden tres… sirve que se acomodan y yo quedo más que bien con todo mundo… sobre todo con Mi Señor Feudal de Los Arribas. No lo voy a importunar con cosas menores. Él está más que ocupado en “Las Cosas de Su Reino”, cosas de El Señor y Su Reino, que no es de este mundo. Ya bastante tiene con el problemón de tratar de ordenar al Planeta. Acá se los entretengo, apaño y distraigo con un “murito” virtual en el Suchiate. ¡Qué nos duran 958 Kms. de frontera con Guatemala; 276 Kms. con Belice; y 9330 Kms. de línea costera! Total, no se notan tanto. La “jodidencia” iguala.

En vía de mientras ¡Perdón y olvido! Pa’ todos los que se han pasado de raya y ¡a vivir en Santa Paz y Amor! (ya lo decía Manzanero desde Mis Tiempos con López Portillo: “Tiempo de Amar, de estar unidos…” “A los desposeídos, si algo pudiera pedirles, es ¡Perdón!..” ¡Ouch! ¿Os cae?) Así nos fue… ¿duyú rimember..?

No es momento de alterar la vida de Nuestros Benefactores quienes se han esforzado tanto por construir un país con “orden y progreso”. Nosotros, desde nuestra proverbial “cultura” de aceptar a Todos los Pueblos y a Todo lo que nos llegue de afuera, y ¡con estricto apego a nuestra diplomacia de “No Intervención” (“comes y te vas”) le damos “entrada” a lo que venga. Así acogimos a “todos” los que han llegado desde Cortés y sus huestes. “No fallar, no mentir, no traicionar… a Nuestro Señor Quetzalcóatl de Allá Arriba.”

¡Viene, Viene, déjense venir!, pero ¡No en bola! –Por favor- En fila y bien portados. ¡No corro, no empujo, no grito!

Así las cosas y re-citando (guanmortaim) a las y los y les exquisitos y exquisitas: “Hoy por hoy, mañana por mañana y pasado por pasado”; “Al final del día, principio de la tarde y comienzo de la noche”, déjense llegar. ¡Que paaaasen esos desgraciados! Primero “el viejerío” y “la escuinclería” pa’que salgan en la foto. Con cara de “compungimiento” y demacrados. Y que tomen nota los de los “Derechos Humanos”, esos que NO toman nota de lo que ha pasado y pasa con ellos en sus lugares de origen.

-¡Pero se te van a colar también “malandros” y “malandrines”!

- Bueno, ni modo que los discriminemos; la “discriminación” ya es un delito federal y materia de Derecho Internacional. Ya los iremos “transformando” con la “Cuarta Transformación”. Ya demostramos que “la tercera” fue la vencida; una “cuarta” promete. Y si aún esa fallara, ¡No hay quinto malo!

- ¿Y si no sale…?

- Pu´s como en las serenatas…si no sale, ¡le tocamos!

¡Qué broncononón! ¿A poco no..?

 

 

 

 



Número 25 - Enero 2019
revista-25.png
Descargar gratis