Se encuentra usted aquí

Reporte 79: La situación actual en México

Martes, 25 de Junio 2019 - 13:25

Autor

foto-elizabeth_cruz.jpg
Elizabeth Cruz Ramírez

Compartir

reporte-79-la-situacion-actual-en-mexico_1.png

El tiempo pasa y los mexicanos parecemos estar sufriendo una inminente agonía que sólo los expertos saben en qué va a terminar, lo cierto es que el presidente de México sigue estando presente en todos los medios de comunicación y redes sociales y sigue polarizando la opinión entre los ciudadanos a los que prometió “no mentirles y no fallarles” en oposición a los hechos que demuestran lo contrario y que hacen parecer aquello de “no hagas cosas buenas que parezcan malas”.

En ese contexto, hay discursos que ya se han escuchado antes, incluidos los gobiernos de panistas y el regreso de los priistas; por ejemplo, la crisis y recesión económica, el caos institucional, el aumento de pobres, la falta de empleos e incluso, el asunto cultural en el que desde hace años se sabe que los que producen cultura (que no es lo mismo que un concierto masivo en el zócalo de la Ciudad de México) no viven del arte sino de insertarse en el sistema como docentes, conferencistas o funcionarios públicos; sin embargo, en la actualidad parece que todo fuera un show montado o de lo contrario, ¿es en serio que un ciudadano que porta la investidura presidencial se atreve a hacer declaraciones tan polémicas como las que están acostumbrados a hacer nuestros flamantes presidentes desde tiempos remotos? O, ¿ya olvidaron aquello de las tepocatas, alimañas y víboras prietas? O aquello de “Defenderé el peso como un perro” y qué decir de la flamante “Ni nos beneficia, ni nos perjudica sino todo lo contrario”. En política y principalmente en los últimos tiempos todo se vale, todo cuenta o todo resta, la política y el mundo del espectáculo se han mezclado de una forma preocupante que tampoco es nada nuevo y basta con recordar la cantidad de romances y matrimonios entre celebridades y políticos desde hace décadas, sólo que ahora es más explícito y mejor producido, más difundido y con mayor impacto pero nuestros gobernantes son seres humanos que sucumben al poder, al ego y a la fama como cualquier otro terrestre y saben que son el centro de atención para todos los reflectores o es que acaso, ¿usted piensa que en verdad les da remordimiento de conciencia todo lo que hacen? Saben que todo es pasajero, que basta con que les pidan la renuncia o ponerla en el escritorio de su jefe y todo quedará en el olvido porque “así son los mexicanos”.

Lo preocupante no son los deslices o atrevimientos de los que hoy ocupan las esferas políticas sino el resultado de sus actos sumamente caros para la nación y desde hace varios sexenios me pregunto: ¿la democracia no cuenta con un instrumento legal que permita a los ciudadanos pedir la destitución de quien fuera elegido como presidente de la nación? Es verdad que, ¿debemos esperar con los brazos cruzados a ver cómo nuestras vidas se transforman por las decisiones políticas y el país en el que nacimos se va por el caño? Lo pregunto porque no soy experta en el tema pero a la vez porque me doy cuenta de que muchas cosas podrían evitarse y en cambio, se permiten; por ejemplo, el incremento de la delincuencia en sitios insospechados y en los frecuentes también en donde es más que sabido que existe un alto índice delictivo y nunca figura una patrulla o al menos, un policía y para no ir más lejos: ya ni siquiera se puede detener a un vagabundo o a un estafador si “no existe un delito real” o una denuncia; es decir, que usted y yo y todos estamos a merced de la delincuencia porque no necesita haber vigilancia hasta que no exista denuncia alguna o delito.

Lo preocupante del actual sexenio es lo radical de las declaraciones, de las decisiones, de las acciones, de las relaciones internacionales, de los recortes presupuestales, de los ajustes, de los cambios y de todo cuanto toca el poder en turno porque tiene un efecto de “Rey Midas” del cual parece que ni el Chapulín Colorado podrá salvarnos y pensar en ir a otro país, a otro lugar. ¿Servirá de algo ir a lidiar con una cultura desconocida en una situación similar a la de México pero en mayor escala? Así que, ¿dónde vivir en paz y con tranquilidad? Si están desapareciendo las mejores condiciones de vida para la humanidad, vaya que quede claro que nos estamos terminando el mundo con sus ecosistemas y su flora y fauna, con sus recursos naturales y más aún, como especie nos estamos acercando más a una forma al mero estilo de la mejor película de zombis o de robots pero esa, es otra historia.

No sé usted pero si como ciudadanos no hay nada que podamos hacer para detener el caos en el que estamos inmersos, no encuentro otra forma para seguir adelante más que ir pensando en un plan B, C, D y E porque esto parece ser apenas el principio y no existen súper héroes que nos vengan a salvar.


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER