Se encuentra usted aquí

¿Renuncia por causas graves...?

Viernes, 04 de Octubre 2019 - 11:00

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

renuncia-por-causas-graves.jpg

Eduardo Medina Mora ha presentado su renuncia como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Separarse de su cargo con más de once años de anticipación al vencimiento del periodo para el que fue designado, me parece cuando menos, sorprendente.

El que nada debe, nada teme, ¿o no?

La explicación que el ministro Medina Mora ha presentado al presidente de la Corte, Arturo Zaldivar, debería bastar y sobrar para que permaneciera en su puesto.

¿Por qué motivo será que ha preferido renunciar en vez de defender su honor (como él lo ha dicho)?

Habiendo sido embajador tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, para Medina Mora sería muy fácil acercarse a la Agencia Criminal británica y al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, para obtener una clara exoneración de las imputaciones difundidas por “El Universal”.

Medina Mora ha invocado el artículo 98 de la Constitución para justificar su renuncia.

El tercer párrafo de ese artículo dice claramente lo siguiente:

“…Las renuncias de los Ministros de la Suprema Corte de Justicia solamente procederán por causas graves; serán sometidas al Ejecutivo y, si éste las acepta, las enviará para su aprobación al Senado.”

Si las cosas fueran como las ha descrito en la renuncia que ha presentado ante el presidente de la Suprema Corte, lejos de renunciar, debería ejercer las acciones legales necesarias para poner en su lugar a “El Universal” y de paso fortalecer al Poder Judicial que de esta manera queda disminuido.

Las versiones difundidas por “El Universal” no constituyen una causa grave para que el ministro renuncie a su cargo.

Causa grave sería que las irregularidades financieras que se le atribuyen, resultaran ciertas, en cuyo caso lo procedente sería su destitución y su procesamiento.

En consecuencia, me resulta sorprendente que un hombre con su vasta experiencia se ahogue en un vaso de agua, cuando en caso de tener la razón, su permanencia en la Corte lo fortalecería moralmente y de paso, defendería el prestigio de la institución.

El Poder Judicial Federal dista muchísimo de estar a la altura de los ideales proclamados por el cura Morelos en “los Sentimientos de la Nación”, pero es la única instancia que hoy puede hacer cumplir el principio constitucional de la división de poderes y la Supremacía de la Constitución por encima de los caprichos arbitrarios de López Obrador.

La propia Corte debería haberse pronunciado en apoyo de Medina Mora, si como él asegura, ha sido y es víctima de una difamación sin evidencias.

El Poder Judicial Federal no tiene que convertirse en un partido político de oposición, ni remontar los límites de su jurisdicción para contribuir al ejercicio democrático que trasciende los procesos electorales.

En una verdadera democracia, prevalece el estado de derecho; y el estado de derecho solamente es posible donde el poder judicial es independiente, moralmente fuerte, respetable y respetado; un poder judicial que no debe ni puede permitir presiones políticas sobre sus ministros, magistrados o jueces, y que desde luego no puede permitir que el presidente de la República descalifique el ejercicio de los derechos constitucionales, como “sabotaje legal”.

No debemos olvidar que recientemente, López Obrador acusó falsamente al ex ministro José Ramón Cossío Díaz de estar asesorando a sus adversarios para sabotear su capricho aeroportuario de Santa Lucía.

Las causas invocadas por Medina Mora en su renuncia, según la descripción que ha hecho de ellas, no son graves ni mucho menos; lo grave es que un ministro de la Corte tenga que renunciar bajo presión política de la Unidad de Inteligencia Financiera.

¿Cómo es posible que Manuel Bartlett goce de inmunidad pejemática, mientras Medina Mora se ve obligado a renunciar bajo el asedio de la Secretaría de Hacienda?

Ya veremos como califica el Senado las “causas graves” que puedan justificar la renuncia de Medina Mora y ya veremos a quien ponen en su lugar...

     ___________________________

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER