Se encuentra usted aquí

Reforma Educativa, Laboral y Administrativa

Lunes, 26 de Diciembre 2016 - 16:00

Autor

raul-rosales.jpg
Raúl Rosales

Compartir

En colaboraciones anteriores algo se dijo sobre los dos primeros aspectos de esta llamada Reforma Educativa, estableciéndose  que el primero de ellos, llega sin novedades. En el segundo, sí existen algunas situaciones que se revisaron. Corresponde en esta oportunidad, abordar algo sobre la parte ADMINISTRATIVA de dicha Reforma que impacta de forma directa en el desempeño de docentes y directivos del Sistema Educativo Nacional, (SEN) por lo que no está separado del todo de la situación laboral en el nivel de Educación Básica abarcando también a Educación Media Superior.

Las modificaciones que dieron el cambio al panorama ADMINISTRATIVO del desempeño de los maestros y directivos de preescolar primaria y secundaria, principalmente, fue el hecho de la asignación de plazas de docentes, que dejan de hacerse como propuesta de alguna autoridad educativa o representación sindical, para pasar a poder ocupar un espacio laboral a través de la aprobación de un examen de oposición y según señala la ley del Servicio Profesional Docente (SPD) tendrá que aprobar de nuevo otros dos exámenes el docente durante los dos primeros años de su ingreso, para poder adquirir en propiedad esa plaza que en principio ganó a través del examen.

Pero en principio, no es tan ágil como se describe, o lo contempla la Ley del SPD, ya que en muchos de los casos los “ganadores” de las mencionadas plazas, no son ubicados en tiempo y forma, por las deficiencias ADMINISTRATIVAS que han venido existiendo desde hace alrededor de una década en que a las autoridades se les “enreda la madeja” de la administración y no dan “pie con bola”, ya que cuando dan algunas adscripciones a los nuevos docentes llegan a esos lugares y en no pocas ocasiones encuentran que el lugar está ocupado de ha tiempo, esto sin contar con que la adscripción indicada la hacen de manera extemporánea las citadas autoridades, por la misma desorganización que prevalece en las administraciones locales. Se presenta  otra vez la adjudicación de lugar para el docente de nuevo ingreso con lo que el proceso de adscripción, ya trae un retraso considerable de ubicación docente y atención a los alumnos.

 Aún con la nueva reglamentación, no se logra una organización administrativa acorde a lo que se señala en ella. Situación muy similar viven los docentes ya en servicio, que también por cuestiones normativas de la Ley del SPD, y con involucramiento directo de los interesados logran algún ascenso, ellos también duran generalmente, un buen tiempo para que los ubiquen en su nuevo estatus administrativo-laboral, cuestión que perjudica al interesado y no menos a la situación del plantel escolar, oficina o grupo donde tendrá que desempeñar una actividad acorde al logro adquirido por medio del examen.

No se pasa por alto movimientos de carácter jerárquico que vino a implementarse con la nueva Ley del SPD, en el sentido de los ascensos administrativos que con los lineamientos anteriores, se adquirían a través de escalafón, situación que pasó “a mejor vida” una vez que se aplica la nueva reglamentación que “a ojos vistos”, puede indicar cierta incongruencia pues como si fuera una competencia de saberes teóricos y no de desempeños, y que el titular de la SEP defiende sin temor a equivocarse, al declarar que es la forma correcta de ascenso directivo educativo en la administración del subsistema de Educación Básica. ¿En qué sentido la incongruencia? Pues que mientras en el sistema escalafonario de ascensos, se tenían que cubrir ciertos aspectos para el logro de una mayor jerarquía en lo laboral-administrativo, tales como: preparación académica, antigüedad en el nivel inmediato anterior, méritos profesionales, materiales y sociales, para con ello alcanzar la puntuación necesaria y suficiente para el ascenso. Desde luego, esto no era una garantía de un buen desempeño pero sí era,  un respeto a la meritocracia del trabajador docente, tan defendida por alguna parte de la sociedad que a partir de algún tiempo a la fecha han tenido a bien involucrarse en aspectos de la educación básica.  

Hoy en día, lo señalan tanto la Ley como autoridades  que, con el sólo hecho de que el docente llene el requisito de la antigüedad de 2 años en el servicio, tiene el derecho de participar en un concurso dentro de los lineamientos del SPD y si aprueba el examen de conocimientos respecto al nivel en que concursa, que puede ser el de mayor responsabilidad, como por ejemplo el de la Jefatura de Sector en el caso de las escuelas primarias, que en orden descendente le seguiría el de supervisor y al último director de escuela. De igual forma también se encuentra el de asesor técnico pedagógico. En el nivel de escuelas secundarias se encuentran en forma ascendente el subdirector de escuela, director de escuela, jefe de enseñanza y supervisor de escuelas. La ley y funcionarios pasan por alto los méritos, cuando menos de desempeño en cada nivel y se le permite a un inexperto docente pero sí muy ilustrado teóricamente que sin méritos llegue al último nivel administrativo.

Desde nuestro punto de vista, pudiera ser muy aceptable que tuvieran un mínimo de desempeño en cada nivel de la administración educativa y se cubriría principalmente lo relacionado con la experiencia que acumula el maestro con el desempeño en el nivel correspondiente, claro, para luego cumplir con lo requerido por ley que es el de aprobar el examen correspondiente; sin pasar, pedir de nuevo a las autoridades que den fiel cumplimiento a los aspectos administrativos cual correspondan.

Vean lo estricta que está la Ley para los docentes y puede justificarse, pero los invito a que nos preguntemos, y los ADMINISTRADORES, ¿CUÁNDO? Por acá en mi terruño, en un sexenio el Secretario de Educación, fue un industrial de las carnes, después una dentista y así por el estilo, es el interés que manifiestan los Jefes políticos por LA EDUCACIÓN.


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER