Se encuentra usted aquí

R EVOLUCIÓN en los medios.

Viernes, 15 de Noviembre 2019 - 14:05

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

r-evolucion-en-los-medios.jpg

Desde la revolución mexicana, nuestro país no había estado tan dividido, a diferencia de aquel tiempo hoy la revolución se libera en las redes sociales, en los medios y en el cabildeo político.

Estamos en plena época de la opinología y todos sin excepción nos hemos vuelto expertos en todos los temas de actualidad, como nunca antes se cumple aquel dicho que cada cabeza es un mundo. 

Vivimos tiempos en el que la saturación de información confunde y desorienta a gran parte de los mexicanos para los que los memes y el Facebook se han vuelto los medios con más credibilidad, la prensa y los expertos ahora son por decreto prostitutos de la información y corruptos, supuestos defensores de los conservadores, ausentes de pensamientos propios, sin criterio e inquietudes, simplemente, desde el poder,  los plasman como marionetas del neoliberalismo, como plumas al servicio del gran capital y la mayoría de la población cree que es así por que el poder actual lo dice y entonces les agrede, juzga y persigue.

Comunicar es quizá una de las actividades más difíciles de cumplir, por que hacerlo implica una gran responsabilidad y compromiso, es una acción intima, pues tiene acceso de manera inmediata al cerebro de quien recibe la información que en automático interpreta y procesa los datos y genera una respuesta. 

El presidente sin duda es un gran comunicador pues de manera coloquial y hablando hasta con faltas de ortografía llega fácilmente a la mayoría de la población, genera empatía inmediata con quienes aún ven en él la esperanza. 

Así que no es casual que todas sus formas, dichos y respuestas cumplan eficientemente el objetivo de conectar con la gran masa, esa que se informa con memes, de ahí que sus frases se aniden en el colectivo y rápidamente se vuelan cotidianas y así con ese discurso fácil disfraza y distrae lo difícil de su administración, desvía la atención a temas superfluos y genera agenda para los medios, que de inmediato se enganchan y le dedican muchas horas y tinta a sesudas discusiones, la mayoría a polémicas sin importancia.

Entonces, los temas fundamentales pasan a un segundo o tercer plano o simplemente a la vuelta de unos días ya no son tema y lo preocupante es que en el discurso presidencial no hemos escuchado hablar de generación de empleos, de crecimiento, de soluciones a la falta de medicinas, de estrategia efectiva de seguridad, etc. 

En cambio estamos inmersos en temáticas de enemigos, contrincantes, fifis, conservadores.     

¿Hasta cuándo habrá que esperar para que el presidente predique la unidad en lugar de la división?

Hace un mes el tema era la violencia en Culiacán, ya no es tema. 

Hace 15 días el cruel y despiadada masacre de la familia LeBaron, ya no es tema. 

Hace 5 meses era la falta de medicinas y el cierre de guarderías, ya no es tema, hace un año la cancelación del aeropuerto de Texcoco, este mueve de vez en cuando la patita.

Lo de hoy en Evo Morales que lleva días siendo el tema, por que así lo ha decidido el gobierno federal, es un excelente distractor al que solo falta que le hagan una estatua en paseo de la reforma. 

Evo llega como anillo al dedo para entretener a los medios y a la opinión pública, es un tema de esos que tanto gusta a los políticos de la 4T: Polémico, divisor, con múltiples caras de análisis y sobe todo cobijado en el sospechosismo de un supuesto golpe de estado, que casualmente fue un tema recién traído a la mesa por el presidente en México y al cual se le dedicaron miles de horas de discusiones vanas y frívolas.

La llegada del polémico expresidente Boliviano ha generado una auténtica rEVOlución en los medios que se entretienen alegremente explorando su vida y obra, si es legal o no su estancia aquí, si de verdad su vida estuvo en peligro, si fue golpe de estado, si fue un buen presidente, etc.

Haya sido como haya sido, el final de la historia es que el Sr. Evo fue despedido por sus empleados por abuso de confianza, por que le ganó el ansia de poder, por que no entendió que no basta con tener buenos resultados, también se debe ser congruente y sobre todo no mentir,  respetar su palabra y someterse a la voluntad popular.

La gran pregunta es: 

Si el famosos socialismo latinoamericano es tan bueno ¿por qué Evo no se fue a Venezuela o a Cuba? Y su hermano que también huyo ¿por qué prefirió irse a Miami? A ese despreciable país origen de todos los males de la humanidad…bueno, quizá este cumpliendo alguna penitencia sufriendo en esas hermosas playas llenas de ese capitalismo que tanto reprochan y odian los falsos socialistas.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER