Se encuentra usted aquí

¿Qué diablos es el “apagón analógico”?

Lunes, 30 de Noviembre 2015 - 17:00

Autor

fer_obregon.jpg
Fer Obregón

Compartir

apagon-analogico.jpg

Quizá usted ha estado escuchando cada vez con mayor intensidad que ya no se podrá ver la televisión en su formato tradicional. Esto es debido a algo que la cantante “Yuri” fue profeta desde hace algunos años con una canción: “¡qué cosas suceden con el apagón!”.

Le voy a explicar fácilmente qué es esto. Imagine que normalmente usamos caminos de tierra y carretas para transportarnos. Bien, la modernidad nos alcanza y ahora esos caminos serán cambiados por carreteras y usted ya no podrá usar sus carretas, sino que necesita un coche.

La señal actual de TV es analógica, lo cual significa en pocas palabras que es vieja y de calidad superable. La TV digital, es la que usted goza a través de los sistemas de paga.

Ahora, el gobierno apagará la señal analógica para dar paso a la digital que básicamente cuenta con mejor calidad de imagen y sonido, pero hay un pequeño problema…

En un país donde tenemos más de 50 millones de personas en calidad de pobreza, lamentablemente hay quien cuenta con televisiones viejas que solo sintonizan los canales abiertos a través de las famosas “antenas de conejo”, las cuales además, son un verdadero espectáculo para acomodar. Bien, pues estas personas que ganan menos del salario mínimo, tendrán que comprar una pantalla nueva o un decodificador más una flamante antena UHF para colocar en sus techos.

Aquí tenemos una de las muchas ambigüedades de nuestra gente. Si usted viaja a provincia, en el camino podrá ver casas o poblaciones muy humildes pero eso sí: en el tejado verá una antena circular de TV de paga.

La televisión, más allá de hacer juicios de valor, es un elemento que está arraigado a la cultura mexicana tanto o más que el tequila, los tacos y el futbol.

Por otra parte, los dueños de las televisoras, se están desgarrando las vestiduras ante el apagón analógico. Y no, no es porque no se puedan comprar una pantalla nueva. Es porque si la gente se queda sin ver sus señales, no tienen una medición real de los niveles de audiencia o “ratings” y ¡oh pequeño problema!... Los patrocinadores se van a molestar.

Recuerde usted que las marcas que vemos anunciadas en la televisión, invierten sumas millonarias para dicha publicidad. Para que se dé una idea: un comercial de 30 segundos en horario estelar en un canal estelar cuesta entre los seiscientos y ochocientos mil pesos. Esto sin costar el costo de producción del mismo (grabación, actores, locaciones, etc.). Obviamente, estos anuncios se repiten constantemente para generar lo que los mercadólogos llaman “recordación”. En pocas palabras, esto significa que veamos y tengamos presentes sus productos hasta en la sopa.

Si la TV convencional no puede emitir dichos comerciales porque su señal analógica ya no existe, ¿cómo va a entregar cifras a sus anunciantes? Eso me preocupa mucho más que la pobreza en este país (léase con sarcasmo).

De tal forma, que si usted pertenece a la parte del país en la cual tiene contratado un sistema de televisión de paga, no tiene nada de qué preocuparse. Pero si no, es un hecho que para el 31 de diciembre de este año, la señal tradicional ya no existirá y solamente se podrá ver en lo que se conoce como “Full High Definition”, o sea: Alta definición al 100%.

Aunque esto lleva una pequeña mentira. En México no se emiten señales con esa calidad, ya que la real alta definición implica que se emita en 1080p y las televisoras así como las compañías de paga transmiten en 1080i.

Sí, yo sé que está difícil la terminología. Dejémoslo para los ingenieros, pero en traducción coloquial es que nos dan gato por liebre.

Lo que sí me parece una pena real, es que todo lo dejemos hasta el último. Este “apagón” se anunció y aprobó desde el sexenio del ex Presidente Calderón y se dijo que en 2015 se concluiría. Bien, tanto autoridades como medios de comunicación, lo recordaron el pasado “Buen Fin” para que saliéramos como locos a comprar nuevas pantallas.

Otra gran pena es la gente que realmente no podrá cambiarse de sistema. Insisto, más allá de los buenos, malos o peores contenidos, la TV forma parte de nuestras costumbres y cultura; pero confío en el ingenio del mexicano para arreglárselas y que pueda seguir disfrutando de la “tele” o… ¿Usted qué dice?


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER