Se encuentra usted aquí

Psicosis por intento de secuestro a mujeres

Martes, 05 de Febrero 2019 - 14:45

Autor

israel2.jpg
Israel Aparicio

Compartir

psicosis.jpg

Auténtico miedo e impotencia han vivido las mujeres en semanas pasadas debido a las alertas en redes sociales sobre los intentos de secuestros de usuarias del sistema de transporte colectivo Metro. Se han registrado mediante testimoniales y un mapa delictivo numerosos casos de agresiones en contra de mujeres perpetrados en muchas estaciones del metro. Diversas organizaciones sociales advierten sobre el modus operandi de estos presuntos delincuentes quienes seleccionan una víctima dentro de las instalaciones del metro capitalino, la persiguen y la abordan de forma súbita para intentar sacarla hacia las calles aledañas donde un automóvil conducido por cómplices culminaría el secuestro.

Un video exhibió el potencial delito donde una mujer es casi secuestrada en la colonia Pedregal de Santo Domingo, en la alcaldía de Coyoacán, quien de no haber sido auxiliada por los vecinos, ahora mismo sería víctima del tráfico de personas que continúa con cifras alarmantes en todo el país. Las redes sociales advierten de muchas mujeres que padecieron persecuciones, intentos de secuestro y amenazas por parte de presuntos malhechores que intentaban sustraer a las usuarias dentro del mismo metro al hacerse pasar como familiares o parejas sentimentales de las féminas. Por ello el pasado fin de semana más de 5 mil mujeres marcharon para exigir el derecho de libre tránsito y seguridad para todas las mujeres de la ciudad de México y el país.

Esta nueva ola de intentos de secuestro es alarmante gracias a que la alerta de género bien podría funcionar en todo el país, pues sumado a la inseguridad generalizada en múltiples ámbitos nacionales, se suma la enorme vulnerabilidad con la que viven nuestras mujeres mexicanas, ante un entorno social que le es adverso en muchos aspectos, sobre todo en el ámbito cultural que ha minimizado la violencia en contra de la mujer.

Como se recordará el concepto “femicidio” fue utilizado por primera vez en 1970 por Diana Russell, la expresión surgió como alternativa al término neutro de “homicidio” con el fin político de reconocer y visibilizar la discriminación, la desigualdad y la violencia sistemática contra la mujer que, en su forma más extrema, culmina en la muerte. Posteriormente Marcela Largarde acuñó el concepto de “feminicidio” y lo definió como el acto de matar a una  mujer solo por el hecho de su pertenencia al sexo femenino, confiriéndole también un significado político con el propósito de denunciar la falta de respuesta del Estado en estos casos y el incumplimiento de sus obligaciones de garantía.

Estas definiciones retomadas del portal electrónico gubernamental (https://bit.ly/2zJuP5p) nos permitirán explicar que la violencia contra las mujeres tiene orígenes culturales, requiere de una verdadera atención inmediata y comprometida, además de exhibir una psicología social enferma que no atiende todas las formas de violencia ejercida de manera cotidiana e inaceptable contra el género femenino.

Cada gobierno federal, estatal o municipal, que recibe este tipo de denuncias de violencia contra las mujeres siempre inicia desestimando las cifras de casos, los minimiza al señalar que no existen denuncias presentadas o asegura que se investigará y atacará el problema, solamente para desviar la atención. Únicamente porque existe un gobierno en la ciudad de México encabezado por una mujer y con una fuerte representación de género en sus instituciones, se logró que se tomaran medidas preventivas ante el preocupante delito.

La jefa de gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum y la procuradora Ernestina Godoy informaron que hasta el pasado 4 de febrero se habían presentado 10 denuncias formales por intento de secuestro al interior de las instalaciones del metro, dos personas detenidas, asimismo 85 denuncias realizadas de manera informal por medio de las redes sociales. Este plan de combate a las agresiones contra mujeres en el metro contará con la activación de ministerios públicos móviles en las estaciones Coyoacán, Mixcoac, Martín Carrera, Tacubaya y UAM. Así como la presencia de personal de la secretaría de la mujer en cada ministerio público a partir del mes de abril y el apoyo del consejo ciudadano que recibirá este tipo de denuncias al teléfono 5533-5533. Además de aumentar el número de vigilantes al interior del sistema de transporte colectivo, así como la instalación de mayores luminarias a las afueras de las instalaciones del metro.

Es aún común que en los ministerios públicos no tomen en serio las denuncias de las mujeres agraviadas por múltiples agresiones sexuales, así como en los intentos de secuestro que han aumentado en las semanas recientes. La revictimización de las mujeres, aunado a la falta de tacto y comprensión de las autoridades hacen que cada intento por denunciar sea un verdadero infierno.

Es común escuchar que si no se cometió el delito de secuestro o una agresión sexual mayor, se niegue el derecho de presentar una denuncia contra quien resulte responsable. Según ONU Mujeres, nueve mujeres son asesinadas cada día en el país, 6 de cada 10 ha padecido un incidente de violencia y el 41.3 por ciento ha sido víctima de algún tipo de violencia sexual.

Campañas como #NiUnaMás y #VivasNosQueremos recuerdan el terrible pendiente que la sociedad y la justicia mexicana mantienen con las mujeres que diariamente acuden a sus trabajos y centros escolares, con la incertidumbre de regresar sanas y a salvo a sus hogares. El Estado que no brinda seguridad a la totalidad de sus ciudadanos está destinado a fracasar, si las mujeres continúan siendo agraviadas en su vida común, o peor aún llegan a formar parte de la escalofriante cifra de feminicidios en el país, ningún esfuerzo democrático habrá valido la pena.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis