Se encuentra usted aquí

Poor Mexico

Sábado, 10 de Octubre 2015 - 10:00

Autor

rafael_orozco-foto.jpg
Rafael Orozco Flores

Compartir

por-mexico-hoy.jpeg

“Por México hoy” fue anunciado con más pena que gloria por el exgobernador de Michoacán, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, como un nuevo proyecto de acción política pero, dice, no electoral.

El proyecto nació en realidad el 22 de noviembre del 2014, curiosamente tres días antes de la renuncia de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano a su militancia en el PRD, como un conjunto de ideas por la “necesidad de superar los actuales problemas del país y llegar, si así se decidiera democráticamente, a la formulación de una nueva carta constitucional”.

En la presentación que se hizo, el 3 de octubre pasado, acompañaron al ingeniero Cárdenas, Alejandro Encinas y Porfirio Muñoz Ledo, figuras emblemáticas de la izquierda mexicana, así como Miguel Barbosa y el también exgobernador de Michoacán Leonel Godoy Rangel, entre otros.

Aunque aseguran que “Por México hoy” (similar al Pacto Por México, impulsado por Peña Nieto) no significa ni pretende la conformación de un partido político, sí aspiran a que los planteamientos que de ahí surjan, los puedan “abrazar” futuros candidatos a puestos de elección popular, de cualquier partido político.

En una entrevista concedida a la periodista Azucena Uresti, Cárdenas Solórzano dejó entrever una de las debilidades que, desde mi perspectiva, tiene este proyecto político, que es lo programático, es decir, los tiempos. Le dijo Cárdenas “no nos estamos fijando fechas o límites para tener una Constitución, para movilizarnos o impulsar las discusiones. Tampoco estamos en contra de partidos políticos o a favor de candidatos. En este proyecto cabe todo mundo”.

De acuerdo: queda claro que no es partidista, pero hay, sin duda puntos sustanciales que habría que aclararle a la sociedad a la que invitan a sumarse. Ya decía antes, los tiempos. Si coincidimos con la indignación de Cuauhtémoc Cárdenas y la urgencia de la acción, se deben establecer tiempos, objetivos y metas. Si el propósito inicial es tener una nueva Constitución federal, como para cuándo se les antoja: ¿2018? ¿2024?, ¿para cuándo? Aunque es claro que no depende de ellos la vigencia de una nueva Carta Magna, sí tendrían, Cárdenas y sus seguidores, la obligación de presentar su proyecto de Constitución, a la nación.

Si no es partido político se impone saber bajo qué figura jurídica se lanza “Por México hoy”. La información hecha pública no nos dice si es ONG, AC, algún tipo de fundación o un grupo de amigos (que se vale).

Quiero pensar que la iniciativa es positiva y posible, pero no puedo. Falta la parte de la credibilidad de la que en nuestro país es carente. No le puedo creer a Cárdenas cuando, en una campaña presidencial, dijo tener como parte de su patrimonio una cuenta bancaria con sólo 95 mil pesos; me cuesta trabajo creerle al ingeniero, cuando su hijo Lázaro, político profesional, no lo acompaña en el proyecto y estratégicamente sigue en las filas del PRD; cómo creer que hay congruencia en los fines que alimentan “Por México hoy”, cuando el hijo de Cárdenas mostró ineficiencia y rapacidad en la construcción de un teatro en Morelia, siendo a la vez vicepresidente del Festival Internacional de Cine de Morelia y asesor del gobierno de Mancera.

Algo no se mueve con claridad bajo estas aguas. La ciudadanía está cansada de la política y de quienes la ejercen como profesión. Por México, hoy, muchos ciudadanos podemos movilizarnos para lograr un mejor país. De la individualidad podemos pasar a la colectividad, pero antes se tiene que derribar el paradigma de que la política es cosa de unos cuantos iluminados que merecen ser atendidos como reyes, en plena aspiración democrática.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER