Se encuentra usted aquí

Políticos de perfil diferente

Martes, 20 de Octubre 2015 - 18:00

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

Acerca de entregas anteriores que abordan temas de problemáticas que suceden en Tijuana y que han sido expresadas desde un punto de vista ciudadano, me comentaban hace un par de días que no era necesaria mi opinión a nivel nacional, que las cosas que suceden en la frontera son muy difíciles de entender en el centro o en el sur de México; que los personajes de la vida política en la frontera no corresponden al perfil de los políticos en el resto del país, que de poco sirve que se hagan denuncias porque los problemas no se resuelven con “cartitas”. No entendí del todo eso de la diferencia de perfiles siendo que la ley es igual para todos. 

No le presté atención al comentario porque ni se ha resuelto alguno de los problemas en consecuencia de las letras y no creo que los interesados se detengan a examinarlas. ¿De qué manera se resuelven los problemas entonces sino exponiéndolos? la población completa hace eco de una y otra situación, los ciudadanos enfadados del desinterés de las autoridades se han encargado de gritarlo en mil formas lo de menos es entonces un texto, las cosas siguen igual y me atrevo a decir que empeorando cada día.

A nivel Municipio el Transporte Público, la Cultura y la Seguridad Pública son los rubros que más suenan en la boca de las autoridades y son al mismo tiempo los menos atendidos con eficacia. Los encargados de una y otra área se marean de ida y vuelta por la ciudad exhibiendo programas, todos tienen como prioridad decir en cualquier entrevista: “traemos un programa” o “bajamos recursos para la creación de un proyecto” esto por supuesto no da frutos a corto y mucho menos a largo plazo, ya se sabe además que en los cambios de administración cambia también la idea y el ego de unos borra la actividad de otros.

En lo que se refiere al transporte público se sabe que la topografía de Tijuana no ayuda a que se establezcan rutas de acuerdo a las necesidades de todos, se conoce el desorden con que la ciudad crece todos los días sin una planeación adecuada y mientras los transportistas se organizan en una zona, la mancha urbana se extiende en otro lado sin la previsión de rutas para transportar a los nuevos habitantes, es la problemática que impera desde hace muchos años y nadie ha sabido cómo solucionarla. El transporte público sistemático es esencial para el movimiento de cualquier ciudad, si los camiones prestaran el servicio que deben, los automovilistas se atreverían a ser usuarios regulares y con ello la contaminación y el caos vial se reducirían significativamente. Las publicaciones o denuncias locales, estatales o nacionales solo muestran la necesidad que se tiene de reestructurar la forma y el fondo en el transporte público.

El área cultural sigue dando patadas de ahogado reciclando los mismos eventos de uno y otro año sin crecimiento o cambios, esto ha provocado que de la noche a la mañana aparezcan asociaciones civiles y fundaciones culturales aprovechando los huecos que la administración municipal va dejando. El problema es que esas asociaciones y fundaciones (las nuevas y las anteriores debilitadas) hacen del recurso obtenido su propio sueldo sin reportar o transparentar la información, al parecer esto no está regulado porque nadie les exige cuentas. Si la cultura como dependencia se mantuviera firme en la expansión, inclusión y difusión acertada, la población tendría más opciones para educarse con instrumentos que eliminarían en gran medida la violencia, la delincuencia y el crimen. Además, las difusión y promoción de eventos culturales cada vez están más inclinadas hacia los usuarios de redes sociales y menos hacia la población en general; las actividades que se realizan a reserva de unas cuantas, son las mismas y con la misma gente por eso el apunte de la inclusión. Hay talento en todos los rincones de Tijuana y no solamente graffiteros que aunque son verdaderos artistas, hay mucho más allá de un “arte urbano”

Y en cuanto a seguridad, las llamadas tienditas y picaderos incrementaron después del desalojo de la canalización del Rio Tijuana,  el gobierno ha cambiado el lenguaje policiaco y ha etiquetado cualquier crimen violento como “arreglo de cuentas entre narcomenudistas”.  El asunto aquí, es que la Policía Municipal sabe de las mencionadas tienditas y picaderos y sabe quiénes cobran derecho de piso, la ciudadanía lo reporta todos los días en las estaciones de radio y reportan desde la Secretaría de Seguridad Pública que se reciben cientos de llamadas al número de denuncia anónima 089 que anuncia: “Ayúdenos a combatir la delincuencia, denunciando cualquier situación que considere sospechosa, tal como venta o distribución de droga, pandillerismo, violencia familiar, etc. Marca 089 desde cualquier teléfono”

No creo que los políticos de la frontera  tengan diferente perfil a los del centro o del sur del país como me dijeron,  es la frontera en sí misma la que es diferente y por eso deben esforzarse en prestarle la atención debida, que sean los mismos funcionarios quienes se aseguren de hacerle saber a los políticos del resto de México la importancia que al frontera tiene, si no han sabido mostrar su lugar de origen hacia afuera entonces la diferencia no está en el político, está en la persona misma y su beneficio personal. Una ciudad en movimiento, culta y segura va a dejar que las letras y las voces de cualquiera se enfoquen en otros temas porque ya no tendrán nada que denunciar.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER