Se encuentra usted aquí

Peña Nieto, el balance en seguridad

Viernes, 07 de Julio 2017 - 15:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

epn-gasolinazo.jpg

Sin duda, los errores de Felipe Calderón desataron un baño de sangre en el territorio nacional, pero el expresidente pudo señalar que el número de personas muertas fue disminuyendo hacia el final de su sexenio. El presidente Peña Nieto no podrá asegurar esto si las estadísticas indican que el número de homicidios violentos va en aumento cada mes. Una muestra de ello fue el pasado de semana pasado, al registrarse 54 asesinatos en varias entidades del país: Sinaloa, Guanajuato, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Quintana Roo. 

En el norte del país, hubo un enfrentamiento entre presuntos integrantes del crimen organizado y fuerzas federales; en el centro, se registró violencia por enfrentamientos entre huachicoleros. En la zona sur, por aumento de extorsión a comercios y venta de estupefacientes. En la antes intocada Ciudad de México, las noticias no son menos preocupantes. 

De acuerdo a datos de LANTIA, consultora especializada en temas de seguridad, en los primeros cinco meses de 2017, se registraron siete mil 223 ejecuciones, el 59% de todos los ocurridos en 2016. Esto significa que en 54 meses del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto (EPN), se tiene un total de 47 mil 523 personas ejecutadas, un promedio de 29 por día. No hay una guerra civil, pero el número de muertos semeja tal cosa. Los datos oficiales también apuntan a una mayor preocupación ciudadana. El pasado abril, el INEGI dio a conocer la La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, en la cual se destaca que la percepción de inseguridad tuvo un repunte en marzo de este año, de 3%, ya que 72.9% de la población de 18 años y más consideró inseguro vivir en su ciudad, en contraste con 69.9% alcanzado ese mismo mes en el 2016. 

El tema ha motivado diversos comentarios en los medios de comunicación, en donde sobre todo se cuestiona la indiferencia del gobierno federal ante una “violencia sin fin” en la que está inmerso el país. Se ha señalado también que parte del mutismo de los funcionarios, tiene que ver con cuidar sus aspiraciones electorales para el próximo año. Al respecto, se habla en concreto del titular de la SEGOB, Miguel Ángel Osorio Chong, quien ha asegurado más de una vez que la violencia se ha focalizado, algo que las noticias parecen desmentir. El propio presidente Peña Nieto parece evitar hablar del tema. 

Al parecer, el silencio de las autoridades federales frente a la “ola criminal” del fin de semana, lleva el propósito de que sean las autoridades de los propios estados en donde ocurrieron los crímenes, quienes se hagan responsables por ellos.

Sin embargo, como ocurre siempre, el golpeteó mediático sobre estos asuntos, se ceba en la administración de Peña Nieto, señalando el fracaso de su política anticrimen, la cual, aventuran los críticos, posiblemente dejará un saldo de muertes mayor que el del sexenio anterior.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER