Se encuentra usted aquí

Pedro Joaquín podría ser nombrado embajador en breve

Martes, 08 de Septiembre 2015 - 18:00

Autor

foto_guillermo_vazquez_h.jpg
Guillermo Vázquez Handall

Compartir

coldwell.jpg

Tradicionalmente las embajadas de nuestro país en el exterior han sido un espacio decoroso, muy respetable, para que los políticos que dejan el gabinete o las gubernaturas, y no mantienen la misma vigencia política, tengan una salida digna.

Aunque no se puede hacer de lado que en algún momento fueron herramientas para el destierro político, una embajada seguirá siendo una posición privilegiada.

Quien es nombrado embajador, por definición pierde toda su influencia en la política local, pero eso no es por la lejanía geográfica, sino porque su ascendencia concluyó su momento de poder, caducó.

De alguna forma los nombramientos de políticos que no tienen carrera profesional en el servicio exterior, sin caer en cuenta de la razón que motiva la determinación de la designación, se justifican en su prestigio, talento y experiencia, sobre todo si han ocupado carteras relevantes en el gobierno.

Eso supone que por su dimensión personal, puedan ser excelentes representantes de nuestro país, en naciones con las cuales a México le interesa fortalecer sus relaciones.

Muchos han sido los casos de políticos que, sin ser expertos en la diplomacia institucional, han desempeñado un distinguido papel en el exterior, alcanzando un nivel de representación de excelencia.

Esta reflexión se orienta con base en los siguientes nombramientos que el Presidente de la República realizará en las siguientes semanas, colocando a los Secretarios que recientemente dejaron sus puestos en el gabinete en importantes misiones diplomáticas.

Peña Nieto, entre otras razones, realizó modificaciones en su equipo de trabajo para impulsar un relevo generacional, con miras a la sucesión presidencial, tenía que realizar ajustes para reposicionar a quienes, desde el primer círculo del gobierno, estarán en la posibilidad de ser considerados precandidatos.

De tal suerte que designar a los funcionarios salientes como embajadores, es un mecanismo para honrar el colofón de sus carreras, un transcurso sutil hacia su retiro y un mensaje de respeto a un bloque generacional que, en su momento, ostentó el poder en toda su dimensión.

Es así que Juan José Guerra Abud, anterior titular de la Semarnat, será embajador en Italia; trascendió que Jesús Murillo Karam, de la Sedatu, irá al Vaticano y Emilio Chuayffet a España.

Los tres mencionados son amigos del Presidente, por ello este les otorga un tratamiento que, en este caso, cumple adecuadamente con las formas políticas y el respeto a sus trayectorias.

Tanto Murillo Karam como Emilio Chuayffet han sufrido un deterioro en su salud, la posición de embajador, además de las grandes prerrogativas implícitas que caracterizan a ese cargo, no representan una mayor presión o esfuerzo físico.

En el mismo sentido se menciona que Enrique Martínez, de la Sagarpa, podría incorporarse al equipo de trabajo de Manlio Fabio Beltrones en el PRI o emigrar a Portugal, y que Pedro Joaquín Coldwell, quien aún se mantiene en la Secretaría de Energía, podría mudarse a Noruega o eventualmente a Portugal.

Esto porque, todo indica que habrá movimientos en el sector energético del gobierno federal pronto y se da por un hecho la salida del ex gobernador de Quintana Roo de la Secretaría de Energía.

Se deduce que tanto Emilio Lozoya, actual Director General de Pemex, como Enrique Ochoa Reza, de la Comisión Federal de Electricidad, son los que tienen mayor probabilidad de acceder a la Secretaría de Energía.

Pero también se barajan los nombres de Jaime González Aguade, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y del senador por Hidalgo, David Penchyna Grubb, presidente de la Comisión de Energía de la Cámara Alta, pieza clave en la gestión legislativa para la aprobación de la Reforma Energética.

Penchyna Grubb ha sido señalado como precandidato del Revolucionario Institucional a la gubernatura del Estado de Hidalgo; sin embargo, la nominación está materialmente ya en manos del también senador Omar Fayad Meneses.

Por tal razón, políticamente el régimen tendrá que compensar a David Penchyna con una posición relevante en el gabinete legal o ampliado; el sistema siempre cobija a sus miembros.

En cualquier caso será de estos cuatro nombres, Lozoya Austin, Ochoa Reza, González Aguade y Penchyna Grubb, de donde saldrá la alineación final para la reconformación del estratégico sector energético gubernamental.

Hasta ahora lo que se puede adelantar es que tanto Lozoya Austin como Joaquín Coldwell, dejarán sus posiciones actuales en Pemex y la Secretaría de Energía, respectivamente.

Recordemos que Pedro Joaquín Coldwell ya ha sido en el pasado embajador de México en Cuba, y que esta nueva posición en el servicio diplomático representaría, como apuntábamos, un reconocimiento final a su larga carrera.



Número 32 - Agosto 2019
portada-revista-32.jpg
Descargar gratis