Se encuentra usted aquí

Otra Nota de la Ley de Juegos. El Hipódromo de las Américas y sus Planes.

Miércoles, 17 de Junio 2015 - 17:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

caballo-meme.jpg

¡Todos los días se aprende algo...!

Durante la reunión de trabajo que tuvimos el 29 de mayo con la Directora General Adjunta Jurídica de la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, Alejandra Guerra Juárez, en algún momento mencioné que en mi opinión, la Ley de Juegos y Sorteos vigente prohíbe los llamados juegos de azar que se permiten dentro de los "casinos". Dice el texto de la Ley vigente:

ARTICULO 1o.- Quedan prohibidos en todo el territorio nacional, en los términos de esta Ley, los juegos de azar y los juegos con apuestas.

ARTICULO 2o.- Sólo podrán permitirse:
I.- El juego de ajedrez, el de damas y otros semejantes; el de dominó, de dados, de boliche, de bolos y de billar; el de pelota en todas sus formas y denominaciones; las carreras de personas, de vehículos y de animales, y en general toda clase de deportes;
II.- Los sorteos.
Los juegos no señalados se considerarán como prohibidos para los efectos de esta Ley.

Nos explicó la joven y atenta la funcionaria que la Secretaría sí puede otorgar otros permisos de acuerdo al artículo 4.

ARTICULO 4o.- No podrá establecerse ni funcionar ninguna casa, o lugar abierto o cerrado, en que se practiquen juegos con apuestas ni sorteos, de ninguna clase, sin permiso de la Secretaría de Gobernación. Esta fijará en cada caso los requisitos y condiciones que deberán cumplirse.

Así, por ello, se permitieron y proliferan tantos Casinos en dónde se consiente jugar de todo. De un artículo a otro, la Ley es... curiosa.

la_ley.jpeg

Así funciona nuestro país en esta materia: la discrecionalidad en su máxima expresión. Por ello urge una nueva Ley de Juegos y Sorteos que regule, vigile y autorice la actividad pero que sobre todo "proteja al ciudadano" —que gusta de divertirse en estos centros de entretenimiento— de abusos que se pudieran dar (y se dan) irremediablemente. Además, la nueva Ley debiera tener la visión de equilibrar las diferentes formas del juego que han proliferado: apuestas por internet, dados, ruletas, máquinas "tragaperras" (las tragamonedas) para no permitir que una forma de juego canibalice a otra como sucede.

Para su información, el aficionado debe saber cuál es su chance de perder o ganar en determinado juego. Los expertos dicen, que si juega con una estrategia definida, los Dados y el Blackjack los jugadores pueden reducir la ventaja que tiene la casa. En la siguiente liga se puede ver conocer la ventaja de cada juego. Las tragamonedas es otra historia, pues se programan electrónicamente y algunas de ellas son verdaderos asaltos a mano a armada. Actualmente no hay control ni reglamentación vigente en este aspecto.

Es interesante otra información publicada en la prestigiada revista The Blood Horse que anuncia un "convenio de largo plazo" entre Roberts Communications Network y la empresa española Codere, que se ostenta como propietaria del Hipódromo de las Américas y para que se transmitan por todo el orbe las carreras de nuestra planta hípica. La declaración del director hípico del grupo español Codere, Ramón Rionda Jean del 15 de junio de 2015 se puede leer en la siguiente liga: Asociación Codere.

También el gerente general, Sergio Alamán González sostiene que estos proyectos y acuerdos tiene el propósito de beneficiar a los caballistas... Seguramente José Antonio Martínez Sampedro, todavía Presidente de Codere, está encantado de escuchar tan buenas noticias de sus empleados...

¿Qué este par cree que trata con idiotas?¿Qué creen que los apostadores de otras latitudes no investigan? ¿Que las empresas aludidas no saben con quién tratan? Quién chingaos va a querer jugar nuestro hipódromo si lo que sucede es una infamia (unos ejemplos bastan):

1) Se sigue permitiendo que un sólo dueño, con distintos seudónimos, ofrezcan él solo una carrera en contra de un principio fundamental de la hípica: transparencia. Esto es una fraude en contra del público apostador.

2) Que no sabe este par que hay que dar a conocer cuál es el take out (la retención) que se permite —y que en ningún lado se informa— cuestión fundamental para que los apostadores se animen a "invertir" en nuestro hipódromo y así competir de manera ventajosa con otros que ofrecen su señal al mundo.

3) Porqué no ordenan publicar en la página web del Hipódromo los resultados de las carreras completa.

4) Qué no saben que seguir apoyando a su espuria autoridad hípica —que la misma empresa creó— la llamada Comisión Mexicana de Carreras de Caballos y de Galgos, A.C., Órgano Técnico de Consulta de la Secretaría de Gobernación ha causado la grave falta de credibilidad en todo el espectáculo y por ello la asistencia y la apuesta se ha reducido de manera notable... y para que le seguimos.

Todo ello lo ha permitido la Secretaría de Gobernación para que sea la misma empresa permisionaria, sus cómplices y aliados, para que se "auto regule, vigile y sancione toda la actividad hípica del país" y a la hora de la hora, la verdadera autoridad reguladora (la SEGOB) exprese que no es asunto de su incumbencia lo que determina la mentada Comisión. Que ella sólo regula... ¿Qué la Secretaría de Gobernación le cedió a una asociación civil parte de sus funciones?

Entonces cabe preguntarse. No será que toda esta información difundida por la empresa permisionaria del Hipódromo de las Américas, en una de las revistas más prestigiadas del mundo hípico es una estrategia para hacer creer a la autoridad responsable —la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, a su director general el señor Luis Felipe Cangas Hernández y a Alejandra Guerra Juárez—,  que la empresa está trabajando para mejorar sus ingresos y de paso les da atole con el dedo —su especialidad— a los mal informados caballistas que cada vez crían menos caballos y en cuanto acabe el sexenio —si alguien no pone orden— no habrá equinos que montar... Al tiempo.



Número 31 - Julio 2019
portada-revista-31.png
Descargar gratis