Se encuentra usted aquí

Osorio Chong remolón

Viernes, 22 de Mayo 2015 - 17:00

Autor

jaime_guerrero.jpg
Jaime Guerrero Vázquez

Compartir

osorio-chong.jpg

La difusión de la grabación ilegal de la estúpida conversación entre Lorenzo Córdova y Edmundo Jacobo, consejero presidente y secretario ejecutivo del INE, respectivamente, da para todas las interpretaciones. Algunos se centraron en descalificar a Córdova y ya hay quien junta firmas para exigir su renuncia. Otros arropan al funcionario, poniendo énfasis en que hubo una grabación ilegal de por medio. Hasta de “mirreinato” lo han acusado.

Algunos legisladores han culpado al PRI y al Verde por las grabaciones. Especulan que pudo ser una especie de venganza de este último partido por el cúmulo de multas y castigos que le ha impuesto. Una especie de advertencia para que no le quiten el registro. El día de la difusión de las grabaciones, Televisión Azteca criticó fuertemente a Córdova en varios programas, lo que abona en la idea de que el golpe pudiera venir de ese lado.

Por su parte, el senador Emilio Gamboa rechazó que su partido o el PVEM hayan sido culpables del espionaje. Más aún, en un reconocimiento cínico subrayó que todos espían. Algunos de sus correligionarios señalan que los partidos perdedores del 7 de junio son los sospechosos. En pocas palabras, cualquiera pudo ser el culpable.

Pero más allá de estas interpretaciones y del desatino de los funcionarios del INE en una conversación privada, lo cierto es que el espionaje telefónico es un delito que compete al gobierno federal perseguir. En este punto, luego de que se difundió el audio del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, mofándose de personas pertenecientes a comunidades indígenas, llamó la atención que el gobierno federal hubiera sido tan lento para opinar sobre el tema y lo haya hecho de una manera tan poco afortunada.

Por la tarde de ayer, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, advirtió que no será fácil dar con quien intervino la conversación telefónica, pues es muy fácil, según él, intervenir los teléfonos. Asimismo, recordó que “hay una larga fila” de denuncias por espionaje, que vienen desde administraciones pasadas.

La postura del funcionario fue burocrática, en la concepción de que hay que esperar fila para investigar. De antemano, se condena al fracaso la investigación. Sólo le faltó decir que está “retedifícil” investigar. En vez de manifestar su apoyo al INE por el golpeteo mediático, prácticamente se asegura que la denuncia presentada no tendrá resultados.

Es necesario corregir esto. Sería conveniente que algún funcionario menos reacio a cumplir con su deber, tal vez la casi invisible procuradora Arely Gómez, se pronuncie más enfáticamente acerca de este tema. Debe darse la garantía al Instituto de que se emplearán a fondo en este caso de espionaje. Esta es la segunda declaración desafortunada de Osorio Chong en dos días.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER