Se encuentra usted aquí

Organización Política del Crimen

Viernes, 21 de Abril 2017 - 15:00

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

pri-mexico.jpg

 

La competencia por el poder 18 del Crimen Organizado, va revelando una larga lista de corruptos en el país. El Cártel del PRI, en su necesidad por aclarar los asuntos más oscuros y la prisa por opacar a los demás Cárteles, no está dando los resultados que esperan y no llegarán a coronar en 2018.

El Crimen Organizado, que es en realidad el Gobierno, se ha fusionado con el otro crimen organizado y han construido en su función una enorme cárcel para todos los mexicanos, una casa de seguridad para todos los que han sido secuestrados por sus propios gobiernos. México, un encanto entre rejas, balas, robos, mentiras, fantasías y manipulaciones.

En cualquier lugar existe una red de ladrones, de narcotraficantes, de adictos al poder, de arrogantes, de escapistas de primer nivel que han permeado todos los estratos sociales y económicos del país; la guerra aquella de Calderón, no hizo sino extender y fortalecer las grandes mafias que hoy nos rodean.

Quienes han tenido la mala suerte de ser denunciados, ha sido por dos poderosas razones: porque no repartieron las rebanadas del pastel del mismo tamaño, o porque uno solo se comió el pastel completo, es decir, por la envidia que corroe al denunciante y el hambre de poder de los rateros. Esas son las únicas denuncias que proceden, no así las que hace un ciudadano común, esas tienen dos respuestas: la indiferencia de las autoridades o el silencio eterno del denunciante.

Las leyes tienen tantos huecos como letras, y los políticos conocen muy bien por dónde sacar el dinero a raudales, por eso, hay un panadero que alcanzó la cima de la opulencia y ahora, mientras está en la cuerda floja, busca ese otro rincón en las leyes que le impida ser extraditado desde Guatemala.

La Organización Política del Crimen, ha cometido robos en despoblado, a la luz del día, ante los ojos de los mexicanos y de lo descubierto: ¿Qué pasa con los bienes enajenados? ¿Con el dinero que les incautan? ¿Se devuelve el dinero? ¿A quién se le devuelve? ¿Cuándo? ¿Se resarce el daño causado a la población por la falta de servicios provocada por el desfalco? O, en el caso de los niños que recibieron agua en lugar de quimioterapia, ¿se les protege cuando el dinero se “regresa”?

Las mansiones, casas y departamentos adquiridos con dinero del erario, de las negociaciones con el narcotráfico y que son incautadas, están convertidas en museos de la memoria ensangrentada, en palacetes del flagelo, en espacios fantasmales que quedaron en el olvido, ninguna de esas propiedades se ha aprovechado para otro fin, otras que aún no se han decomisado y siguen habitadas.

Entre otras muchas referencias de corrupción y propiedades abandonadas están: El Partenón del Negro Durazo, en abandono total y aprovechado por un vigilante que hace las veces de guía cobrando 100 o 200 pesos por visita. La Colina del Perro. La Casa de Gobierno de Sinaloa, cuya cochera es la bodega personal de Mario López Valdez. La impresionante mansión de Miguel Ángel Yunez Márquez, exalcalde de Boca del Río, Veracruz que compró en 2002. Las propiedades millonarias de Miguel Angel Yunez Linares, actual gobernador de Veracruz. Fernando Castro Trenti, “ex todo y nada” de Baja California, y su “rincón” en Lomas Reforma en la CDMX. Las propiedades de José Murat Casab, exgobernador de Oaxaca y de su hijo Alejandro Murat, Gobernador de Oaxaca y exdirector del INFONAVIT. La obscena cantidad de propiedades de Elba Esther Gordillo. Las casas de Juan Manuel Oliva, exgobernador de Guanajuato. Luis Felipe Graham, exsecretario de Salud de Tabasco y su residencia en Mérida. Las exuberancias de Fabian Granier, “Fabiancito”, hijo del exgobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo. Las propiedades del exadministrador de la Aduana de Tijuana, Alejandro González Guilbot. El Penthouse, entre otros bienes, de José Saíz Pineda, exsecretario de Finanzas de Tabasco. La presa y el rancho del exgobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés Elías. Luis Armando Reynoso Fernat, exgobernador de Aguascalientes y su lujoso departamento en Dubai. Los excesos de Carlos Romero Deschamps, del sindicato de petroleros. La Isla de Raúl Salinas de Gortari. Andrés Granier Melo, exgobernador de Tabasco, sus 400 pares de zapatos y sus nueve propiedades. Tomás Yarrington, exgobernador de Tamapulipas, ya se sabe el listado de bienes. Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila, su Chalet en Cataluña y más de 50 propiedades. Fidel Herrera, exgobernador de Veracruz, sus jets privados y casas en Los Angeles, CA., Canadá, Inglaterra además de las propiedades de su hijo, en Estados Unidos. Alejandra Sota, exvocera de Felipe Calderón, también alcanza lugarcito entre los corruptos, aportando el dato de su casita de más de 6 millones de pesos. Narciso Agundez, exgobernador de Baja California Sur y su Isla privada en Cabo San Lázaro. José Ricardo Gallardo Cardona, exalcalde de Soledad de Graciano, S.L.P., su violín de 5 millones de pesos y 13 empresas. César Camacho Quiroz, expresidente del PRI y su colección de relojes. La choza con valor de 50 millones de pesos que posee Miguel Ángel Osorio Chong y que está a nombre de su esposa Laura. La Casa Blanca de la doña Gaviota. Luis Videgaray que compró una mansión de más de 7 millones de pesos y que liquidó en efectivo antes de ser Secretario de Finanzas del Estado de México. Además de los que, en activo o retirados, por razones criminales y de conveniencia no pueden ser investigados aún.

En el gobierno de Peña Nieto, la corrupción se ha hecho amiga de la crueldad y se ha aliado con la muerte, esto lo convierte en Cártel. Vivimos en el País de Nunca Jamás, aunque estén detenidos, aunque se mueran, aunque se denuncien, nunca jamás serán castigados suficiente. Nunca Jamás, la población afectada verá el beneficio que pudo haber tenido de no haber sido robado. Nunca Jamás se podrá creer en nadie que pertenezca al Crimen Organizado convertido en gobierno de basura de cualquier color.

Es patético el efecto que resulta el día de las elecciones: “votar por el menos peor”, y es que, la gente inteligente, los emprendedores honestos están en otra parte y ellos, nunca jamás se acercarían a la política, razón por la que no hay por quién votar.

En estos tiempos, a la política solo se avientan los que no tienen dignidad.


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis