Se encuentra usted aquí

Nos faltan 43

Sábado, 24 de Octubre 2015 - 10:00

Autor

rafael_orozco-foto.jpg
Rafael Orozco Flores

Compartir

ayotzinapa-43.jpg

Lo políticamente correcto es que nos pronunciemos por la aparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa. Tras pasar la hoja de la mal llamada verdad histórica de Murillo Karam, se ha abierto un nuevo capítulo en este caso, en busca de saber verdaderamente lo que pasó en septiembre de 2014.

Resulta positivo que el gobierno federal haya aceptado la intervención del llamado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes y que se hayan firmado una serie de acuerdos para tratar de limpiar la causa y llegar eventualmente a conclusiones creíbles y aceptadas por las partes.

Muchas personas, por desgracia, tenemos la creencia construida en base a la información pública y a la lógica que se desprende de ella, de que los normalistas están muertos. Deseamos estar equivocados, pero es difícil deconstruir esta casi certeza formada a lo largo de poco más de un año.

Desde luego, es obligado respetar el deseo y la esperanza de los familiares de los jóvenes, de verlos en un corto o mediano plazo, vivos. No hay, creo yo, un mejor motor para que este hecho se esclarezca, que la voluntad de los padres y familiares de los desaparecidos, que siguen luchando y buscando los caminos en busca de la verdad.

¿Por qué un hecho como este nos confronta como sociedad? La respuesta más importante es la gravedad del asunto. No podemos aceptar que hoy en día se sigan desapareciendo personas por los motivos que sean. “Ni vivos ni muertos” es el título del libro de Federico Mastrogiovanni que abunda en cómo se llega a este estado de indefinición sobre seres humanos: no están vivos, pero tampoco están muertos, porque no hay certezas. Ahí radica la trascendencia de esta nueva etapa en la investigación, pues a través de los mecanismos que se han establecido con los expertos, el objetivo es encontrar ese dato preciso que nos de ese mínimo y doloroso porcentaje de certeza de la muerte o jubilosa certeza de vida.

No es una metáfora decir que los ojos del mundo están puestos en México. La prensa, y con ella la sociedad internacional, siguen a detalle cada revelación o acción que trasciende. La comunidad de naciones espera también, como nosotros, que se esclarezca si ha sido una acción desde el Estado o fue en acontecimiento entre civiles (el narcotráfico es una línea de investigación), en donde se dio la participación desafortunada de las fuerzas del orden, con el saldo que todos conocemos.

Habrá responsables con nombres y apellidos, a quienes se tendrán que encaminar procesos judiciales por los delitos que las investigaciones determinen. Por lo pronto, es Estado mexicano es el primer “indiciado”, pues faltó a su deber de proteger la integridad física de por lo menos 43 ciudadanos.

Todos tenemos, respecto al caso Ayotzinapa, una idea que se modifica o no, cuando algo emerge. Poniatowska deseó en la FIL Zócalo que “Alguna vez volveremos a ver a los 43 que nos faltan y les rendiremos el homenaje que se merecen”; Javier Cicilia dijo que estaba molesto por la forma en que los familiares de los estudiantes y las organizaciones que los apoyan han centrado todo su esfuerzo y atención únicamente en la desaparición de los 43 jóvenes, cuando en el país son miles las víctimas de la violencia generada desde el Estado (http://aristeguinoticias.com/2010/mexico/javier-sicilia-se-dice-molesto-con-familiares-de-los-43-normalistas/); mientras que Cuauhtémoc Cárdenas señaló “Seguir las rutas del dinero sucio podrían contribuir a esclarecer el caso” (http://www.ccardenass.org/index.php?option=com_content&view=article&id=259:por-mexico-hoy-las-tareas-inmediatas&catid=35:pronunciamientos&Itemid=56).

“Nos faltan 43”, es tan cierto como que nos faltan muchos más, derivados de otras acciones, pero lo que se impone es dar el beneficio de la duda a esta nueva etapa y esperar a que haya resultados serios y contundentes que apunten con certeza a la verdad histórica que, sobre Ayotzinapa, todos queremos conocer.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER