Se encuentra usted aquí

¡No sea cruel señora!

Viernes, 05 de Junio 2020 - 13:15

Autor

luisa-ruiz.jpg
Luisa Ruiz

Compartir

sobre-renuncia-de-olga-sanchez-cordero-amlo-dice-no-queremos-que-se-vaya.jpg

Si la señora Olga Sánchez Cordero está “blindada” contra el COVID-19, es cínico y cruel que lo haga público cuando muchos mexicanos están en la solitaria antesala de la muerte, miles arriesgando sus vidas tratando de mantener sus empleos, muchos en casa obedeciendo el “castigo” e irresponsables agrediendo con su presencia descubierta alegando que el virus no existe y todos, escuchando que la señora tiene protección y no se va a contagiar.

Lo de López Obrador es un completo disparate. Con estampitas benditas y con un comportamiento sin mentiras ni robos ni traiciones también está protegido contra todo mal.  ¿Sí sabe “Lopecitos” cuánta de la gente que falleció no mentía, no traicionaba y no robaba? ¿Sí sabe cuánta gente ha llevado estampitas de santos toda su vida y ahora están contagiados?

Si la señora le tiene tanta confianza a sus “nanomoléculas las partículas de nanocítricos” (sic), está segura que funcionan y las ha “recetado” a sus cuates, debió arriesgarse y hacerlo parte de la prevención de todos los mexicanos, al no compartirlo, la convierte a usted en una criminal. El sector salud haciéndose pedazos cada día, la población arriesgando todos los aspectos de su vida y usted, blindada. ¡No sea cruel señora!

He leído acerca de esas cosas desde que empezó a detenerse el mundo. Al investigar y leer con atención las publicaciones de los científicos y epidemiólogos (no Gatell), se pueden encontrar cientos de charlatanes que hacen su “agosto” vendiendo cualquier agua con limoncito en frascos además de tanta información peligrosa. Lo que dice la señora, parece ser el MMS (Miracle Mineral Solution) y todos los que las están tomando, en algún momento caerán en un cuadro diarreico sin precedentes, que es uno de los efectos secundarios al tomarlo sin estar enfermo.

La polémica de estos productos existe desde tiempos de la malaria y se vuelve controversial porque no está aprobado por la FDA ni existe en los protocolos médicos epidemiológicos. Cada uno que tome lo que quiera, solo que, como secretaria de Gobernación, es mejor que se quede callada porque sus declaraciones son crueles y además criminales. “Yo me salvo, ustedes enciérrense o muéranse”. ¡No sea cruel señora!

Como cualquier enfermedad, el ser humano busca remedios alternos a la medicina científica porque la muerte y el dolor asustan. Pasa con el cáncer, tantas cosas que dicen curarlo o aliviar los dolores y la gente los prueba como esperanza de cura. Si sirvieran todos los productos que existen, no habría enfermos en el mundo. Igual que la dietas, si solo una fuera efectiva, no habría más.

Y el otro López, ¿qué contestará cuando le pregunten? ¿Que también él las toma? o evitará la respuesta dos minutos antes de terminar su conferencia y “abordará” el tema en una próxima conferencia para explicarlo ampliamente.

¿Es tan egoísta el gobierno que prefiere un país detenido en lugar de “blindar” a los ciudadanos igual como se protegen ellos?; ¿es tan cínico que presume inmunidad?

Para los López y Sánchez una pregunta: Entre el COVID-19, los asesinatos, los feminicidios y lo que se viene: ¿Les está gustando contar muertos y reírse de los vivos? 

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER