Se encuentra usted aquí

…No, pero sí

Miércoles, 28 de Diciembre 2016 - 15:00

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

obama.png

 

Por primera vez en 49 años, los Estados Unidos han permitido que el Consejo de Seguridad de la ONU emita una resolución contra Israel, por los crímenes cometidos en agravio del pueblo palestino, a traves de la proliferación de asentamientos judíos en los territorios ocupados desde 1967.

La resolución 2334 emitida el pasado 23 de diciembre, no es nada nuevo; es la confirmación de las resoluciones 242 y 338 que datan de casi medio siglo; tiempo durante el cual, Israel ha podido burlar los derechos palestinos y violar con ello todas las normas del Derecho Internacional, atrincherado detrás del veto estadounidense que ha bloqueado casi todas las demás resoluciones sobre los derechos palestinos.

Benjamín Netanyahu enfurecido por el “atrevimiento” del presidente Obama, ha vociferado su ira manifestando que “Israel no cumplirá jamás con las resoluciones de la ONU”, y háganle como quieran…

Obama tuvo que sufrir la soberbia y las exigencias de Netanyahu durante sus ya casi ocho años en la Casa Blanca, sin poder reaccionar como hubiera querido hacerlo… hasta que en el último mes de su administración, se ha entregado a cumplir su lema de campaña: “YES WE CAN”.

Es del dominio público que entre Estados Unidos e Israel hay lo que los políticos gringos llaman “una alianza inquebrantable”.

Esta alianza ha significado que Estados Unidos se ha hecho de numerosos enemigos en el mundo árabe en particular, y en el mundo en general, por apoyar las políticas de Tel Aviv invariablemente, sin importar su justicia o injusticia.

El artículo 27 de la Carta de las Naciones Unidas es la disposición que, en lenguaje críptico, contiene el nefasto DERECHO DE VETO por el que, cualquiera de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, puede abortar cualquier resolución propuesta y aprobada por los otros cuatro miembros permanentes y hasta por los diez otros miembros no permanentes que son como extras de una película con final predeterminado.

EL VETO SE TRADUCE A LA NADA DEMOCRATICA FRASE DE: ¡NO, PORQUE NO!

Esta ultima vez, el presidente de Estados Unidos decidió no ejercer el famoso veto, con lo cual, Israel y sus políticas ilegales de expansionismo violento, quedaron expuestos de manera que, jurídica, política y diplomáticamente Netanyahu no tiene argumento válido que oponer.

Netanyahu ha quedado desnudo y exhibido como el criminal imperdonable que es, en toda su arrogancia, su obstinación y su increíble soberbia.

El VETO de a “no porque no, y se aguantan”, debe ser abolido y sustituido en todo caso, por un veto que obligue al que lo ejerza a FUNDAR Y MOTIVAR LA CAUSA DE SU EJERCICIO.

Y más aún: Que cualquier miembro de la ONU, (CUALQUIERA) pueda impugnar el veto ejercido, llevándolo a revisión ante el pleno de la Asamblea General.

Netanyahu por lo pronto, avalado por Trump, ya dijo que la resolución 2334 “le hace lo que el viento a Juárez”; que toda la ONU “se las Pérez Prado”, y que no van a desocupar los territorios palestinos ni a dejar de proliferar en ellos sus metástasis de asentamientos judíos, le guste a quien le guste.

Todos sabemos que ni siquiera Rusia o China van a promover que se forme una “coalición” para ir a desalojar a los israelitas por la fuerza y sacarlos de Palestina.

Ante la increíble arrogancia de Netanyahu y su partido Likud, uno solo puede preguntarse: ¿DE QUE SIRVIÓ LA RESOLUCIÓN 2334, SI NADIE LA VA A HACER CUMPLIR?

Sirvió por lo pronto, para que el estado de Israel se mire en el espejo de la Alemania Nazi, cuyas políticas aplican Netanyahu a calca como el más fiel discípulo de Hitler.

La resolución del Consejo de Seguridad condenando a Israel, ha expuesto la política criminal del Fuhrer Netanyahu sin posibilidad de escabullirse.

El famoso “terrorismo” que ha proliferado desde 1967, se debe única y exclusivamente a que los árabes, y en especial los palestinos, no han podido hacer valer sus derechos POR LA BUENA; y cuando por la buena no se puede, los oprimidos tienen que recurrir a los medios a su alcance.

¿Entonces en qué quedamos?

¿La resolución 2334 sirve o no sirve?

¿Qué pasaría si Rusia o China, que son los únicos miembros del Consejo de Seguridad que no son mayordomos de Estados Unidos, decidieran “irse por la libre” al estilo Bush Junior, y organizar una expedición contra Israel para sacar a los judíos de Palestina?

La pólvora está regada por Medio Oriente y solo falta saber dónde comenzará el estallido de la Tercera Guerra Mundial.

Netanyahu se ha atrevido a decir “que Estados Unidos ha traicionado a Israel” con la resolución 2334; como si al pueblo estadounidense le trajera algún beneficio secundar cualquier crimen israelita, sin importar contra quien se cometa.

La resolución 2334, no tiene colmillos ni garras, pero por algo le dolió tanto a Netanyahu y sus obstinados.

SÍ; es verdad que es una resolución inesperada y contraria a las políticas sionistas del Gran Israel.

Es tambien verdad que NO se va a hacer cumplir a sangre y fuego.

Es una resolución de sí, pero no; sin embargo, al mismo tiempo es una resolución de NO, pero SÍ.

Por algo Bibi Netanyahu arrojaba espuma por el hocico el sábado pasado…


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER