Se encuentra usted aquí

¿No mentir, no robar, no traicionar?

Viernes, 22 de Marzo 2019 - 13:15

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

no_mentir_no_robar_no_traicionar_.png

En la ciudad de México no existe propiamente impunidad para los delincuentes, porque eso podría  ocurrir por causas ajenas a la voluntad de las autoridades, ya sea por falta de presupuesto, escasez de recursos humanos o cualquier otro imponderable.

Lo que existe en la CDMX, es una complicidad manifiesta e innegable entre las autoridades y las organizaciones criminales que se dedican a invadir y despojar edificios, casas y terrenos.

La voracidad de las autoridades corruptas, no se sacia con los ingresos de parquímetros y fotomultas; han necesitado incursionar al mercado inmobiliario robándoles  sus propiedades a los ciudadanos que no pueden pedirle protección a los mismos que los atracan de esa manera.

Uno de los miles de casos de esta clase de injusticia, es el ocurrido en Avenida Cuauhtémoc 166,  en el que tuvieron intervención Manuel Granados Covarrubias (consejero jurídico de la CDMX) y Guillermo Orozco Loreto (Secretario de Gobierno del ex Distrito Federal).

El llamado Barzón Popular, es la organización criminal que llevó a cabo el despojo del edificio mencionado.

Esta agrupación  delictiva capitaneada por Sandra Valdés Cárdenas,  Nora Maria Pineda Mendoza y Rubén Darío Hernández Arenas, invadió  el edificio  ya mencionado desde hace más de 7 años.

Las victimas de  Mancera, Granados Covarrubias, y  Orozco Loreto denunciaron el despojo  dando inicio a la averiguación previa  FCH\CUH-2\T2\0752\11-03.

El Ministerio Público a cargo del asunto, milagrosamente resultó ser un funcionario honesto que,  luchando contra  corriente, aseguró el inmueble en junio de 2017,  y desalojó a los invasores 14 años después de iniciado el despojo.

¿Cómo puede ser posible que un delito flagrante y continuado no sea combatido por las autoridades, dejando pasar casi 15 años sin dar una respuesta justa y legal a los miles de víctimas que sufren esta clase de delitos?

Los superiores del agente del Ministerio Público, enfurecidos porque ese servidor público cumplió con su deber SIN  PEDIRLES LINEA, lo despidieron  menos de tres semanas después por haberles intentado arrebatar  el botín de su latrocinio.

¡PERO EL NEGOCIO NO PODIA PERDERSE ASI NADA MAS!

Los invasores desalojados, no fueron encarcelados a pesar de haber sido sorprendidos en flagrante delito, porque el despojo se sigue cometiendo de forma continuada, en tanto no se libere el inmueble invadido.

Por el contrario; se les permitió seguir cometiendo su delito, e  instalarse con un campamento/plantón sobre toda la acera colindante del edificio, bloqueando la entrada o salida, de manera que mantuvieron su dominio ilícito en una acción que solamente pudo ocurrir con la bendición expresa de todas las autoridades responsables de la ciudad, incluyendo desde luego, a Miguel Angel Mancera.

La fiscalía de FEDAPUR (2)  a cargo de otra funcionaria decente, de nombre Diana Sonia García, se ha cansado de girarle oficios y más oficios a la Secretaría de Gobierno de la ciudad de México, desde que estaba a cargo de Guillermo Orozco Loreto,  pero ni entonces ni ahora (con la nueva administración)  ha recibido respuesta escrita a sus solicitudes de desalojo.

¿El silencio de la Secretaría  de gobierno, desatendiendo los requerimientos reiterados de la Ministerio Público, es evidencia DOCUMENTADA de su complicidad; porque NADA JUSTIFICA que un funcionario NO responda a los llamados de otra autoridad a la que le debe apoyo y cooperación para cumplir y hacer cumplir la ley.

¿A quién habría que acudir para lograr que se respete la propiedad privada en el ex Distrito Federal?

¡Aquí es donde la gramática nos  pierde!

Los funcionarios al aceptar y protestar sus respectivos cargos públicos, se obligan a GUARDAR y HACER GUARDAR las leyes; y la verdad es que cumplen la promesa, porque las guardan en el más recóndito cajón, en vez de CUMPLIRLAS Y HACERLAS CUMPLIR.

El PRD ya no gobierna la ciudad de México; pero las invasiones de terrenos, casas y edificios continúan viento en popa, sin que la nueva administración  morenista haga absolutamente nada para impedirlo; más bien ocurre todo lo contrario; las nuevas autoridades se conducen como dueños de la ciudad, que nada deben a la ciudadanía indefensa.

¿No mentir; no robar; no traicionar?

 

chavezmontesjulio@hotmail.com

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER