Se encuentra usted aquí

No… a la mariguana

Lunes, 09 de Noviembre 2015 - 17:00

Autor

antoniog.trejo_.foto_2015.jpg
Antonio G Trejo

Compartir

no-mariguana.jpg

Gran alboroto ha causado la propuesta del ministro Arturo Zaldívar en el sentido de despenalizar el cultivo, transporte y consumo de la mariguana con fines lúdicos o recreativos en la Ciudad de México. Su postura es que deben modificarse algunos de los artículos de la Ley General de Salud porque están en contra del desarrollo libre de la personalidad, al final, dictamina que: esta Primera Sala considera que la prohibición del consumo personal de mariguana con fines lúdicos es inconstitucional.

Todo empezó cuando un grupo llamado SMART promovió un juicio de amparo ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que les fuera autorizado el consumo de mariguana para uso personal y éste organismo se los negó. Ellos sintieron que se estaba coartando su libertad de acción y expresión y elevaron su demanda ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde el magistrado Zaldívar se pronunció a favor del autoconsumo.

No vamos a juzgar la posición del magistrado que se está expresando conforme a Derecho, después de todo el cumple con su trabajo y considera que la ley efectivamente está coartando la libertad de acción y expresión de los integrantes del grupo SMART y emite su fallo. Siendo los integrantes de SMART ciudadanos mayores de edad y en uso de sus facultades mentales, yo también considero que están en plena libertad de hacer lo que deseen con su cuerpo y vivir de acuerdo a sus estándares y costumbres, siempre y cuando no alteren ni afecten al resto de la ciudadanía. Sin embargo, existen algunos comentarios que es necesario precisar. Primero, este grupo carece de la más mínima imaginación, empezando con el nombre que adoptaron, todos sabemos lo que smart significa, para colmo adoptaron la misma leyenda: recreational drugs, weekend pot que los norteamericanos inventaron en su afán de civilizar y justificar sus vicios. Ante tanta originalidad no nos queda sino preguntarles:

  • ¿Por qué tanta preocupación por legalizarla?
  • ¿Acaso no pueden seguir enviciándose con cierta discreción?
  • ¿Por qué de una vez no hacen su lista de necesidades y requerimientos para que se las aprueben?
  • ¿Será que SMART es el preludio de una nueva clase social que pretende regir y controlar el uso de los estupefacientes y enervantes en México por la vía legal?

Segundo, lo que el ministro Zaldívar y los miembros de SMART pretenden, con razón o sin ella es una aberración, pues si bien sus argumentos son legales, también son poco prácticos y egoístas, pues solo denotan la satisfacción de sus ambiciones, están fuera del contexto y los lineamientos que rigen a una sociedad. Desde hace varias décadas el consumo de mariguana con fines medicinales o sin ellos ha sido un hábito común entre la población adulta y los consumidores han enfrentado los riesgos que esto implica sin consecuencias para del resto de la sociedad. Por qué cambiarlo ahora, después de todo se está consumiendo un enervante que tiene efectos acumulativos e irreparables en el cerebro del adicto. Los políticos, consultores independientes, partidos políticos, autoridades y demás fauna ignorante y que han hecho una cruzada nacional en torno a esta cuestión debían sentir vergüenza de esta parodia. La prensa escrita y las imágenes televisivas también han exacerbado la situación como el gran y único interés nacional. Todo ha sido sesgado hacia el plano político donde ellos mismos se preguntan y contestan.

Tercero, se han olvidado que es un problema de salud que tiene una profunda y marcada repercusión social. Además, a lo largo de todo este circo, no se han visto ni oído los dictámenes de psicólogos, psiquiatras, criminólogos, neurólogos, sociólogos, etcétera, los cuales suelen considerarse de gran importancia.

Cuarto, las propuestas de SMART y el ministro Zaldívar son irresponsables y engañosas, porque además atentan contra la salud de los adolescentes y los jóvenes. Recordemos que éstos representan uno de los sectores más numerosos y desprotegidos en nuestro país y por lo tanto son el blanco preferido de los narcotraficantes.

Quinto, la consideración del Ministro refiriéndose a que la actual prohibición absoluta en el consumo de la mariguana era contraria al libre desarrollo de la personalidad, carece absolutamente de sentido común ya que ignoró que por lo menos el 80% de jóvenes de 16 años o menores que actualmente consumen drogas en México, se iniciaron con la mariguana, según lo declarado por María Elena Medina Mora, Directora del Instituto Nacional de Adicciones a Ruth Rodríguez del Universal (26 de Octubre de 2015). ¿Luego de qué personalidad está hablando? Su juicio y su determinación suenan perversas (por no llamarlas de otra manera) porque cualquier libro de neurofisiología o toxicología le ilustrarían que la estructura cerebral de los adolescentes está en pleno desarrollo a esa temprana edad. En su defecto, debió haber consultado con psicólogos o psiquiatras quienes le hubieran enterado que mientras más joven se inicie la adicción a la mariguana, mayor será el daño a la corteza orbitofrontal y por lo tanto se reducirá su madurez y su capacidad para tomar decisiones, de acuerdo con Bob Grant en su artículo: Chronic Weed Use Shrinks Brain Region, The Scientist, Noviembre 12, 2014). 

Sexto, otro aspecto difícil de conceptualizar es la situación social y psicológica de un joven adicto al cual se le conceden libertades ilimitadas. Después de la despenalización del transporte y uso de la mariguana en Oregon y Washington, los jóvenes que mustiamente se ocultaban en lugares apartados para fumar o aspirar mariguana u otras drogas ahora lo hacen abiertamente sin el menor recato. El índice de drogadicción y delincuencia juvenil en estos estados se ha incrementado exponencialmente. La adicción a la mariguana ya es común y corriente, se le considera la puerta de entrada a la drogadicción y dado que sus efectos no suelen ser mortales, no atrae mucho la atención. Las drogas que verdaderamente están causando estragos son las anfetaminas y las drogas sintéticas que son letales o por lo menos causan serios trastornos que los afectan de por vida.

Los viernes por la tarde son un verdadero caos en las salas de emergencia de muchos hospitales, la mayoría de sus pacientes son jóvenes de ambos sexos a los que hay que resucitar o rescatar de las sobredosis. Algunos se recuperan, otros se mueren y la minoría quedan afectados por el resto de su vida. Aparte del estigma social, la drogadicción desestabiliza la estructura económica de muchos hogares por los altos costos de rehabilitación y atención médica, amén de los impedimentos funcionales de cada joven.

A manera de información, referiré algo que no aparece en los periódicos ni los noticieros, pero que refleja la  gravedad del problema. Mi hijo es entrenador de futbol americano y por su trabajo tiene un contacto diario con jóvenes de ambos sexos. El año pasado el entrenador en jefe de un equipo tuvo que suspender a 10 de sus jugadores por cuatro juegos. El castigo fue por violación al código de conducta del equipo, sin dar mayor explicación. La liga de futbol no intervino directamente, el castigo vino directamente del entrenador en jefe, fue una sanción interna. Si el entrenador los hubiera reportado oficialmente a la Liga, habría que haber proporcionado sus nombres a la policía y tal vez el asunto se hubiera convertido en el juicio a 10 delincuentes, una serie de demandas y contrademandas (por incapacidad del entrenador de cuidar debidamente a los menores) y se hubiera generado todo un escándalo a nivel nacional que traería oprobio y vergüenza a todos los involucrados.

Eso fue en el 2014, en este año el mismo entrenador tuvo que suspender no a 10 sino a 30 jugadores del mismo equipo por faltas/violaciones al código de conducta de la escuela, aunque no se estipuló la naturaleza de las violaciones, todo mundo sabe que fue por intoxicación con drogas. En esta ocasión el equipo tuvo que cancelar el partido porque tenía 30 jugadores incapacitados. La liga tuvo que gestionar la suspensión del juego, y hasta donde estoy enterado, el incidente no se reportó a la policía. La pregunta es:

¿qué sucederá el próximo año con este u otros equipos?

Este es el tipo de efectos sociales y económicos que se están gestando con estas actitudes tan laxas y encubridoras que en nombre de la libertad de expresión y la coacción al libre desarrollo de la personalidad están proponiendo el magistrado Zaldívar y SMART. Estas propuestas generan votos populistas y consiguen encumbramientos políticos de personajes impulsores adictos a la degradación social y al beneficio propio. No necesitamos ni pedimos sus ideas innovadoras ni queremos a un México actualizado que ingrese a esa modernidad artificiosa basada en el abuso de la legalidad y el Derecho.  

Yo pregunto al magistrado Zaldívar: ¿qué sucederá cuando otro grupito SMART o el equivalente pida la legalización de: la heroína, anfetaminas, cocaína, analgésicos derivados del opio, drogas sintéticas, bebidas energéticas, etcétera?

Debo reconocer que mi papel no es transformar al mundo o al hombre, yo no tengo esa virtud ni el entendimiento para ello. Sino quizá mi parte sea el contribuir con esos valores sin los cuales, un mundo aun transformado, la vida no sería digna de vivir aun para un nuevo hombre que se respete asimismo. Albert Camus                                                                                                       


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER