Se encuentra usted aquí

Nerón, Anaya y el coronavirus

Lunes, 23 de Marzo 2020 - 10:15

Autor

enrique_fernandez_martinez.jpg
Enrique Fernández Martínez

Compartir

4bx.png

“El problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que la gente estúpida está llena de certezas”.

⎯Charles Bukowski

Ante la falta de mensajes claros por parte del presidente y aprovechando el enorme vacío de información oficial, este domingo apareció como un fantasma del pasado y hoy aborrecido neoliberalismo, el derrotado excandidato del PAN a la presidencia “Riqui Riquín Canallín” con un mensaje que sorprendió a muchos, me incluyo, y seguramente molestó a más de uno de la cada día más confundida 4T.

Anaya llenó en unos minutos el enorme hueco comunicacional dejado por el presidente, quien se ha mostrado tibio, indeciso, confundido y desentendido a las indicaciones de los expertos con respecto a la pandemia que está sembrando de caos a todo el planeta. El Ejecutivo insiste en su costumbre de ir a contracorriente, desafiante a una realidad que cada día le aplica su dosis de ubícatex que al parecer aún no hace efecto, pues él sigue encerrado en sus otros datos y enamorado de su proyecto. 

Anaya se vio informado, conciliador, sensato, centrado, seguro de sus palabras e ideas en contra parte del presidente que muestra estampitas, apuesta a la honestidad como como si este virus solo atacara corruptos, como si fuera un castigo divino a los “bad hombres”, ¿será que espera un milagro?…¿o de verdad tiene otros datos?

Pase lo que pase con el coronavirus, el presidente ya perdió, porque si la epidemia es controlada y no pasa a mayores, será porque muchos gobiernos estatales como el de Nuevo León y algunos ayuntamientos, ya han tomado medidas serias y acordes a la realidad al igual que muchas empresas y particulares que decidieron no esperar a que el gobierno decretara la fase dos. 

Millones de ciudadanos por su propia convicción decidieron aislarse, mientras son peras o manzanas no está de más: prevenir siempre da mejores resultados que corregir. 

Y si esta pandemia crece y se vuelve un problema como en Italia o España la culpa será directamente del gobierno federal, pues todavía ayer el presidente grabó un mensaje, en una mesa, acompañado por una señora, como si acabara de desayunar y en el mensaje invitaba a todos a seguir con su vida normal: “Y no dejen de salir, todavía estamos en la primera fase. Yo les voy a decir cuando no salgan. Pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica  pues sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas…”.

El presidente, sin duda, le está hablando a sus seguidores, que al parecer no comprenden la gravedad del coronavirus, pero sí creen en el pensamiento mágico, en estampitas y en los milagros.

Si en verdad sus acciones fructifican y logra salir con banderas desplegadas de este enredo llamado coronavirus, seguramente recuperará el terreno perdido en estos últimos meses y saldrá fortalecido aunque todo pinta para el desastre. 

Convivimos con un gobierno federal en el que todos los servidores públicos, empezando por los encargados de enfrentar la crisis de salud, le tiene más miedo al presidente que al coronavirus, aman más el hueso que el bien comunitario, estamos en tiempos que deben hacer a un lado cualquier postura ideológica y comportarnos solo como mexicanos. Estamos en guerra ante un enemigo invisible y muy poderoso que, aunado a la caída de los precios del petróleo, la paralización de Estados Unidos, la devaluación del peso, la enorme crisis por llegar y el desempleo, nos hará pedazos. 

El presidente me recuerda al emperador Nerón que disfruta de su arpa y su propio canto. El Estado soy yo y ¡que arda Roma!

Según Mitonsky por onceava semana consecutiva su índice de aceptación sigue bajando, ya está en 51.6%, es la respuesta de cada vez más mexicanos a los enfoques erróneos de la política federal.

 


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER