Se encuentra usted aquí

MORENA o PRIeta

Viernes, 30 de Agosto 2019 - 13:10

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

morena-o-prieta.jpg

Conforme avanza el sexenio, se va confirmando que MORENA (movimiento de renegociación nacional) es la Cuarta Transformación del antiguo PNR, aunque sin el genio de Plutarco Elías Calles al timón.

La llegada del Peje Lagarto a la presidencia, es un viaje cuántico al pasado; un viaje que nos ha conducido precisa y exactamente a las once de la mañana del primero de septiembre de 1928, y al breve párrafo en el que Plutarco Elías Calles dio lugar a la verdadera fundación del PNR:

“...La desaparición del Presidente electo ha sido una pérdida irreparable que deja al país en una situación particularmente difícil...

...Todo esto determina la magnitud del problema; pero la misma circunstancia de que quizá por primera vez en su historia se enfrenta México con una situación en la que la nota dominante es la falta de caudillos, debe permitirnos, va a permitirnos, orientar definitivamente la política del país por rumbos de una verdadera vida institucional, procurando pasar, de una vez por todas, de la condición histórica de país de un hombre a la de Nación de instituciones y de leyes.”

Hoy, a 91 años de aquellas palabras, la desaparición del PRI, nos ha vuelto a poner a merced de un caudillo, que no es sonorense sino tabasqueño, y para colmo de males, sin el intelecto ni la visión de Obregón o de Calles. No por nada le tomó 14 años cursar la carrera de ciencias políticas, que normalmente toma la tercera parte de tiempo.

La creación del PNR en ese breve párrafo del último informe presidencial de Plutarco Elías Calles, logró contener y encauzar las turbulentas ambiciones de numerosos caudillos y líderes del periodo revolucionario, para que México pudiera ser gobernado en paz, por instituciones y leyes que, a pesar de sus deficiencias, probaron ser mucho mejores que lo que estamos viviendo hoy.

Decir que los 72 años durante los cuales el PNR-PRM-PRI, gobernó la República, fueron lo peor que nos habría podido pasar, es una mentira flagrante.

Si Calles no hubiera fundado el PNR aquella mañana de septiembre, los predecesores de los Batres, Monreales, Padiernas, Bejaranos, Sheinbaums, Ebrards; Yeidikoles y demás ambiciosos de entonces, habrían hecho de México la merienda de negros que hoy, comenzamos a ver por las disputas que proliferan en las filas del Movimiento de Renegociación Nacional.

Las pestilencias de la variopinta pandilla que galopa a lomos de la “MORENA” ha comenzado a olfatearse por todas partes:

La peripecia experimental en Baja California urdida para sondear las posibilidades del Peje Lagarto para prorrogar su PRIsidencia más allá del 2024; las pifias del goleador tepiteño habilitado como gobernador de Morelos; las riñas “callejeras” entre Batres y Monreal para amacizar su trampolín con vistas a suceder al Peje que no quiere ser sucedido; los ultrajes al Ejército Mexicano y demás ilegalidades y bandazos, llevaron al anciano tabasqueño esta semana, a declarar lo siguiente:

 “Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echa a perder, no solo renunciaría, sino que me gustaría que le cambiaran de nombre, que ya no lo usaran porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país y no se debe manchar”, advirtió AMLO en su conferencia de prensa matutina.

¿El partido que ayudó a fundar?; MORENA no es partido sino una partida de bandidos “arrepentidos” o de “ex-bandidos”; una partida de ávidos oportunistas como el beneficiario del helicopterazo donde Moreno Valle y su socia conyugal desaparecieron de la escena política poblana.

¿A qué renunciaría: a la PRIsidencia o a la partida que encabeza?

¿A quién le pediría que le cambien de nombre a su trampolín electoral; al INE o a Citlali Ibañez alías Yeidikol Polevnsky “Goodrich”?

Pero la descomposición institucional y el constante atentado contra cualquier vestigio de institucionalidad gubernamental, no emana solamente de la merienda de negros (¿MORENOS?) encaramados en curules, escaños, secretarias, paraestatales y demás huesos ocupacionales...

López Obrador también contribuye su parte para el desmantelamiento de las instituciones creadas a partir de 1929.

El Peje Lagarto transformado en auténtico fifí palaciego bajo el anagrama de AMLO, considera que la interposición de demandas de Amparo interpuestas para frenar su autoritarismo necio, constituye un SABOTAJE LEGAL; chicanas que desafían a la alteza serenísima de Macuspana.

Confundiendo sus facultades con las de su némesis, Donald Trump, cree que puede invocar facultades de emergencia nacional como su colega anciano, para ponerle fin a los latosos que invocan la Constitución Federal para frenar su ímpetu tropical.

López Obrador ha mostrado que sigue siendo el mismo político mezquino gracias a cuya pasividad dolosa, fueron linchados aquellos policías federales en Tláhuac el 24 de noviembre de 2004.

En aquella ocasión, dejó quemar vivos a tres policías federales, porque de haber intervenido para hacer cumplir la ley, HABRÍA PERDIDO VOTOS poniendo en riesgo sus personalísimas ambiciones PRIsidenciales.

Ahora el mismo Peje Lagarto, ha dado licencia ilimitada a los delincuentes, para que ultrajen, agredan, humillen, golpeen, ofendan y provoquen a nuestros soldados y marinos, cuyo “cobardante” supremo les ha ordenado que se dejen golpear, agredir y profanar, “porque los narcos también son pueblo”; porque el Peje predica unicamente AMOR Y PAZ mientras no lo vayan a despertar a su hotel.

Poco le importa al Peje Lagarto que nuestros soldados sean portadores de nuestros símbolos patrios en sus uniformes, porque como él es evangélico no cree que nuestros símbolos patrios sean sagrados.

Pero, como decía Raúl Velasco: “aún hay más”

Si combinamos la faramalla de la dizque “revocación de mandato” con la Ley Bonilla de Baja California, habría Peje Lagarto para rato, si no fuera porque los variopintos y morenos que aguardan ávidamente sustituirlo, lo ayudarían a dejar la Silla del Águila como le hicieron a San Juárez o a Obregón.

Mientras todo esto sucede en el pobre México que no tiene para cuando recuperarse de tanto bandazo, me queda claro que la partida en el poder, no es MORENA sino PRIeta.

    ___________________

chavezmontesmessnerjulio@yahoo.com

@JulioMessner


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER