Se encuentra usted aquí

Morena impone a su gente en el Congreso de la Ciudad

Jueves, 11 de Octubre 2018 - 15:30

Autor

carlos_aguila_franco.jpeg
Carlos Aguila Franco

Compartir

primer-congreso-cdmx.jpg

Como si se tratara de la Mafia del Poder, ésa que se la pasó criticando y denunciado siempre el hoy presidente electo, su partido Morena llega a hacer lo mismo, imponer su mayoría y arrasar con los cargos. Ya lo hizo en la Cámara de Diputados, en el Senado de la República y ahora tocó el turno en el Congreso de la Ciudad de México.

Por acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) y “avalado por el pleno”, se determinó que Javier González Garza, sea Oficial Mayor; Carina Piceno coordinadora General de Servicios Parlamentarios y Laura Ángeles Gómez, Tesorera.

En teoría Javier González Garza será el responsable de aplicar los recortes administrativos, señalando él mismo, que será el Congreso el que marque la línea de austeridad.

Ernestina Godoy, presidenta de la Junta de la Coordinación Política, fue cuestionada por el cambio en el área de Servicios Parlamentarios, donde por casi 18 años Ángelo Cerda Ponce había estado al frente de esta coordinación, ante lo cual respondió que como en todo se cierran ciclos y que durante años muchos los compañeros que se encontraban en puestos de estructura tenían identidad con el grupo parlamentario del PRD, en aquel entonces con mayoría. Asegurando que a Piceno se le dará la oportunidad de actuar y que si no es institucional “ya veremos que se hará por parte del Congreso de la Ciudad de México”.

Importante es analizar la declaración de Ernestina Godoy, dado que crudamente afirma que hay que borrar al PRD totalmente del Congreso, quitando a personas que este partido colocó en esos cargos importantes, sobre todo donde se decide y se manejan los recursos.

Por eso llama la atención la designación de Javier González Garza, como oficial mayor, quién obviamente no solamente era perredista, ahora de Morena, sino que ocupó cargos importantes en el PRD y en el gobierno de la ciudad desde 1998, sin que su desempeño haya sido de lo más destacado favorablemente.

Se hace necesario conocer quién es Javier González Garza, su preparación, su trayectoria y obviamente, sus resultados como funcionario.

PREPARACION Y TRAYECTORIA

Originario de Nuevo León, licenciado por la Universidad de Nuevo León, realizó estudios de Maestría y Doctorado en Ciencias, en el Centro de Investigaciones y Estudios avanzados del IPN. Fue integrante de la Dirección Nacional de la Organización Revolucionaria Punto Crítico de 1974 a 1987. Miembro fundador del PRD, en donde participó como integrante de tres comités ejecutivos en las carteras de Acción Electoral, Secretaría Técnica y Coordinación Legislativa, así como Consejero Nacional. Fue diputado federal en la 56 Legislatura, en la que fungió como vicecoordinador de la fracción parlamentaria y miembro de la Comisión de Energéticos. En 1997 fue representante del PRD ante el IFE del D.F. para las elecciones de ese año. Y en el gobierno de la ciudad: Director General de Comunicación Social (1997-1998), procurador social (1998-1999), subsecretario de Gobierno (1999-2000) Con Cuauhtémoc Cárdenas y María del Rosario Robles. Y con Amlo, Director General del Sistema de Transporte Colectivo Metro (2000-2004). En octubre del 2013 con Miguel Ángel Manera, jefe de oficina de la Jefatura de Gobierno, cargo que ocupó hasta el 15 de agosto del 2016.

DESEMPEÑO EN SUS CARGOS

Director de Comunicación Social del gobierno de la Ciudad. A este cargó llegó sin la más mínima experiencia ni preparación, simplemente por ser amigo de Cuauhtémoc Cárdenas, que dejaba de lado una de sus promesas de campaña, “Una Ciudad bien Informada”, al designar en el cargo a un matemático y no a un experto en comunicación, a una persona que conociera y valorara lo que es la información y la comunicación, una persona que conociera a los medios y en los medios lo conocieran a él, pero pesó más la amistad.

Por ello solamente duró 6 meses con 16 días en el cargo, sin resultados favorables, destacándose de su brillante labor: Aumento de sueldos y niveles jerárquicos en forma arbitraria y desproporcionada. Creación de áreas que se convirtieron en elefantes blancos, así como el cambio de ubicación que causó retraso en el trabajo. Remodelación de la Sala de Prensa (con un costo de 296 mil pesos) sin que hubiera necesidad de ellos, así como remodelación de oficinas SIN LICITACIÓN de obras. Contrató 17 Asesores y 37 ayudantes. Una pequeña prueba de lo que había afirmado Porfirio Muñoz Ledo, de que “Cuauhtémoc Cárdenas tenía más asesores que ideas”. Nómina de honorarios por un monto de 608,497.90 pesos mensuales. Inconformidad de sus empleados, que los llevó a realizar un paro de actividades. En 6 meses no logró tener un Programa de Comunicación Social del GDF. En Comunicación social a su cargo, se llevó a cabo lo que tanto criticaban, colocar a sus recomendados. Pedro Ettiene, subsecretario de Coordinación Metropolitana recomendó a Federico González como secretario particular del Vocero, ya en el cargo, este lo aprovechó y llevó a José Luis León, hermano de la cantante Eugenia León quién era esposa de Marco Rascón, asesor de Cuauhtémoc Cárdenas, para ponerlo en Recursos Humanos. De igual manera Javier González Garza aprovechó su amistad con Cuauhtémoc Cárdenas para colocar a su esposa Verónica Ortiz con la Secretaria de Gobierno, María del Rosario Robles para que le manejara su comunicación social, así como a su hija Andrea González Ortiz, de profesión Doctora, en Socicultur, como Coordinadora de Desarrollo y Fomento Juvenil. González Garza había tenido el descaro de haberle demandado a la asambleísta Raquel Sevilla, quién acusó que en el gobierno del Ing. Cárdenas había nepotismo, que si había algún caso, que lo denunciara. El 22 de junio de 1998, Cuauhtémoc Cárdenas lo quitó del cargo, pero como buen amigo, no lo dejó fuera del presupuesto, designándolo Procurador Social. Y después con María del Rosario Robles, fue subsecretario de gobierno.

Director del METRO: Continuando con el respaldo de Cuauhtémoc Cárdenas y siendo quién lo apoyó para que fuera jefe de gobierno, a la llegada de Amlo, le encarga a su amigo Javier González Garza y lo nombran Director del METRO, cargo que ocupa del 2000 al 2004, donde su labor también fue nada recomendable.

De acuerdo a las auditorías realizadas al presupuesto del 2002 el Metro y el Sistema de Transportes Eléctricos gastaron más de 136 millones de pesos en un Convenio con la SSP para vigilar permanentemente sus instalaciones, sin embargo, no existía evidencia documental que demostrara que estos servicios se proporcionaron, según informó la Contraloría Mayor de Hacienda. Por otra parte, también se detectaron irregularidades en la Dirección de Construcción del Metro, se descubrió que en uno de los contratos asignados a la empresa Viguetas y Bovedillas, para obras civiles en el distribuidor Zaragoza y por un monto de 244.9 millones de pesos, le dieron el contrato a pesar de que la compañía no cubrió todos los requisitos establecidos en las bases de licitación. Pero este contrato fue necesario terminarlo de manera anticipada, debido al incumplimiento de la empresa. La cual no amortizó 6.8 millones de pesos que eran parte de un anticipo por 14.3 millones de pesos. Asimismo las autoridades de construcción del Metro no contaban con ninguna documentación que comprobara procedimiento alguno para recuperar el anticipo pendiente de amortizar. Y se encontró que la terminación anticipada del contrato fue un acto indebido. Esto era solamente parte de lo auditado.

Pero dejó el cargo sin que fuera llamado a rendir cuentas porque después que lo despidieron del Metro, Alejandro Encinas mintió al afirmar que Javier González Garza sería asesor del jefe de gobierno, lo cual no fue cierto y apareció formando parte del CEN del PRD, protegiéndolo este cargo tanto como si tuviera fuero. Así se auto protegían en el gobierno de la ciudad.

Jefe de la Oficina del Jefe de Gobierno. Asumió el cargo en octubre del 2013 y presentó su renuncia en agosto del 2016. Miguel Mancera aclaró que no fue cese sino que, como esa área desaparecería, pidió la renuncia al perredista.

Con este nada recomendable historial, en la que de todos los cargos lo quitaron sin que terminara los periodos de las administraciones, en verdad llama mucho la atención que nombren a Javier González Garza, oficial mayor en el Congreso de la Ciudad, con la finalidad de que sea el responsable de aplicar los recortes administrativos, en el marco de la AUSTERIDAD REPUBLICANA prometida por el presidente electo. ¿Usted que cree estimado lector, es digno de confianza, lo logrará?


Leer también


Número 34 - Octubre 2019
portada-revista-34.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER