Se encuentra usted aquí

Medidas de apremio, ¿o de premio…?

Miércoles, 20 de Febrero 2019 - 13:15

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes

Compartir

medidas_de_apremio.png

Claudia Sheinbaum, acaba de trazar en menos de un párrafo,  cuál es su posición en cuanto se refiere  a cumplir y hacer cumplir la ley.

El pasado día  16 de febrero, en relación con la orden  judicial  de desalojo (con uso de la fuerza pública)  dictada por un juez Civil de la CDMX en contra de unos invasores de terrenos, dijo literalmente lo siguiente:

“HAY MUCHAS VECES QUE HAY ORDENAMIENTOS JUDICIALES (DE DESALOJO) PERO EN MUCHOS CASOS NO SE INTERVIENE, POR UN TEMA SOCIAL…”

¿De que valen las sentencias de los jueces si la jefa de gobierno de la ciudad de México decide no hacerlas cumplir por medio de la fuerza pública bajo su mando como se lo ordenó un juez?

La conducta de Claudia Sheinbaum NO es aislada ni ocasional, sino práctica común e inveterada de las autoridades del Distrito Federal, hoy CDMX.

Un juez de la CDMX ordenó al Gobierno que encabeza la señora Sheinbaum, que mediante el uso de la fuerza pública desalojara  el terreno ubicado en Rojo Gómez 1320 en Iztapalapa  y que cumpliera la sentencia que ordena la devolución del predio a su legitima propietaria, la empresa Rialva S.A. de C.V.

La violación flagrante y el desafío abierto de Sheinbaum contra esa orden judicial, ameritan su desafuero, destitución y consignación penal en forma inmediata; así de grave es que la máxima autoridad de la ciudad de México, se permita revocar sentencias firmes del poder judicial.

¿No robar; no mentir y no traicionar?

¡No hacernos reír por favor!

La señora Sheinbaum permanecerá tan campante, porque NADIE la va a desaforar, ni a destituir, ni a consignar, ni a procesar, ni a encarcelar por su conducta abiertamente violatoria de todas las leyes aplicables.

La frase inequívoca de Claudia Sheinbaum equivale a decretar que las sentencias judiciales quedan a merced de lo que la jefa de gobierno considere “TEMA SOCIAL”.

La declaración de la jefa de gobierno, equivale a establecer que el robo o despojo de inmuebles es una actividad de interés público que ella protege contra sentencias que no le gustan porque obligan a los delincuentes a devolver lo robado a sus legítimos dueños.

A Sheinbaum le gusta hacer caravanas con sombrero ajeno regalándole a las bandas criminales dedicadas a la invasión de inmuebles, las casas, edificios y terrenos que no le pertenecen y que al asumir su cargo, se comprometió a proteger de acuerdo a la ley.

Claudia Sheinbaum tambien  ha invadido  la esfera del Poder Legislativo al dejar sin efecto el artículo 73 del Código de Procedimientos Civiles del Distrito Federal (hoy CDMX),  que a la letra dice:

Artículo 73.- “Los jueces, PARA HACER CUMPLIR SUS DETERMINACIONES, pueden emplear cualquiera de los siguientes medios de apremio que juzguen eficaz:

II. El auxilio de la fuerza pública y la fractura de cerraduras si fuere necesario;

IV. El arresto hasta por treinta y seis horas.

Si el caso exige mayor sanción, se dará parte a la autoridad competente.”

Pero nada puede frenar las decisiones de la señora Sheinbaum que se cree con autoridad para derogar leyes, abrogar la Constitución, y revocar sentencias sin importar que hayan sido confirmadas hasta por la Suprema Corte o por los tribunales colegiados.

Su ética política  privilegia la división del pastel inmobiliario, sobre la división de poderes y el respeto por la ley, gracias a lo cual, estamos presenciando indefensos la desaparición de todo vestigio de un estado de derecho.

Las causas de utilidad pública como requisito indispensable de toda expropiación, tienen que ser causas lícitas.

NO se puede ni se debe alentar, condonar o promover el delito en forma generalizada, argumentando  una supuesta “justicia social” que arrebata y atropella los derechos de unos, a favor de quienes roban, despojan, secuestran, extorsionan, violan o trafican drogas, porque hay que protegerlos al son de “pobrecitos”, porque delinquen a consecuencia de un “tema social”.

La posición de la jefa de gobierno es gravísima.

Viola el artículo 17º constitucional que prohíbe “hacerse justicia por propia mano”;  viola el artículo 27º constitucional de acuerdo con el cual, se emitió la Ley de Expropiación cuya aplicación EXIGE INDEMNIZAR a los expropiados, pagándoles a VALOR COMERCIAL el precio de sus inmuebles expropiados.

Viola el Código Penal al desafiar ilegalmente mandamientos judiciales categóricos que tendría que hacer cumplir utilizando la fuerza pública de ser necesario.

¿Por qué motivo será que la jefa de gobierno no quiere hacer olas, y prefiere tolerar, encubrir, alentar y proteger a los delincuentes que han hecho de la ciudad de México una verdadera tierra de nadie?

En el caso del terreno en Rojo Gómez  1320, en Iztapalapa, el Juez ordenó a la jefa de gobierno HACER CUMPLIR SU SENTENCIA,  autorizando MEDIDAS DE APREMIO,  consistentes en  USO DE LA FUERZA PUBLICA Y ROMPIMIENTO DE CERRADURAS.

La recién estrenada jefa de gobierno ha decidido NO aplicar las MEDIDAS DE APREMIO que le ordenó el juez civil, y ha preferido otorgar MEDIDAS DE PREMIO para los invasores que han despojado a la empresa Rialva S.A. de C.V.

Por su declaración, Sheinbaum se auto erige en Suprema Juez, y única legisladora. El suyo, es un mensaje lamentable y peligroso.

 

chavezmontesjulio@hotmail.com

 


Leer también


Número 29 - Mayo 2019
portada-revista-29.png
Descargar gratis