Se encuentra usted aquí

Mando Único Policial: una solución a medias

Martes, 03 de Marzo 2015 - 17:00

Autor

lilana_alvarado_web.jpg
Liliana Alvarado Baena

Compartir

mando-unico-policial.jpg

Desde hace varios años, México atraviesa por momentos difíciles en términos de rendición de cuentas, corrupción y seguridad, lo cual ha obligado al gobierno a rediseñar e implementar políticas que mejoren esta situación. Entre éstas, destaca la Ley General de Transparencia y el Sistema Nacional Anticorrupción. Cabe señalar que ambos esfuerzos han estado acompañados de una participación activa por parte de la sociedad civil.[1] Actualmente, se busca que lo mismo suceda en el caso de la Iniciativa que presentó el Ejecutivo de crear un Mando Único Policial Estatal.

Frente a esta problemática, recientemente la organización Causa en Común conformó la Red Nacional por la Seguridad: Ciudadanos + Policías, de la cual Ethos forma parte. Ésta ha logrado reunir a más de 60 organizaciones de la sociedad civil y académicos para que participen en la consolidación de instituciones de seguridad confiables, profesionales, cercanas a la ciudadanía y que rindan cuentas.

El Ejecutivo y el Mando Único Policial

Se debe resaltar que desde hace algunos años, varios estados, como Nuevo León, Guerrero, Morelos y Chihuahua ya han avanzado en la implementación de policías estatales únicas, pero éstas conviven en la práctica con policías municipales. La novedad de esta reforma es que pretende modificar el artículo 21 de la Constitución para establecer que la seguridad pública sea una función exclusiva de la Federación y de las entidades federativas, con lo que los municipios sólo podrán coadyuvar con el diseño y la ejecución de políticas no policiales de prevención del delito. La propuesta del Ejecutivo considera los siguientes cambios:[2]

  • Desaparecer las policías municipales. Los municipios sólo podrán contar con agentes con funciones de visita, inspección y sanción, que no desplegarían funciones propias de seguridad pública, con lo que se pasaría de más de 1,800 corporaciones de policías municipales a 32 de las entidades federativas.
  • Los gobiernos estatales quedarían a cargo de la seguridad pública de los municipios, así como de las funciones de tránsito. Cada municipio tendría que aportar recursos de su propia hacienda para solventar el servicio.
  • Los agentes de las policías municipales pasarían a las policías estatales, pero podrían ser sometidos a las evaluaciones y certificaciones que cada estado determine.
  • Guerrero, Michoacán, Tamaulipas y Jalisco serían los primeros estados en implementar lo dictado en la reforma. Durante el periodo de transición, los municipios mantendrán sus atribuciones en seguridad pública.
  • Se pretende fijar reglas para la homologación de las policías estatales en los criterios y procedimientos de selección; ingreso y permanencia; remuneración mínima;[3] la formación; la certificación y evaluación; el equipamiento; y el régimen disciplinario de los integrantes de las instituciones de seguridad pública.[4]
  • Según la SEGOB, en 8 años el mando único podría operar en todo el país.[5]

Balance del proyecto de reforma:[6]

Los pros

  • Las policías municipales son débiles en términos presupuestarios y de capacidades. Oportunidad para que se vuelvan a planificar los recursos materiales, de infraestructura y comunicacionales, así como sueldos que incentiven un comportamiento honesto y comprometido de los agentes.[7]
  • La reducción a 32 cuerpos policiales únicos ayudará a que la ciudadanía identifique más fácilmente a la autoridad que está al mando de cada uno.
  • La centralización del mando pretende impedir la infiltración del crimen organizado.

Los contras

  • No se hace un diagnóstico suficiente de la situación que guardan las policías al día de hoy. Actualmente hay casos de policías municipales, como los de Cd. Juárez, Monterrey, Tijuana y Querétaro, más capacitadas que las estatales. En contraste, estados como Michoacán, Nayarit, Tlaxcala, BCS y Zacatecas no han atendido el desarrollo de sus policías.[8]
  • Puede propiciar mala repartición de los recursos cuando el gobernador pertenezca a un partido político y maneje a la policía estatal con fines político-electorales (por ejemplo, cuando permite que la inseguridad aumente en un municipio gobernado por la oposición).
  • Es más fácil solucionar los problemas entre más cercana sea la autoridad al ciudadano. Idea de que la seguridad se construye desde el ámbito local.
  • Actualmente se corrompen a las autoridades de ciertos municipios, afectando principalmente a los habitantes de dicho municipio. Tras el cambio se podría corromper a las autoridades de todo un estado.
  • Las policías de Mando Único podrían disminuir los delitos de alto impacto, pero también propiciar un aumento en los delitos patrimoniales, como robos a casa habitación, personas y vehículos.[9]
  • No representa un cambio de fondo en las instituciones policiales, sino sólo un cambio gerencial.[10]

La sociedad civil coincide en que el desarrollo policial es fundamental

Varias organizaciones concuerdan en que el desarrollo policial, producto de la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública de 2009, es la base del éxito de las políticas policiales de seguridad, no el cambio a un mando único. En este sentido, la solución, más allá de estar en el cambio a un mando más centralizado, estaría en implementar esquemas de carrera policial, profesionalización y certificación y un régimen disciplinario para las policías estatales.[11]Adicionalmente, la problemática de las policías estatales y municipales es distinta, por lo que es difícil pensar que un remedio va a acabar con distintos males.[12]

Conclusiones

A pesar de los efectos positivos que podría ocasionar la estrategia del Mando Único en términos de seguridad, esta medida carece de:

  • Elementos de control y evaluación internos y externos.
  • Diagnóstico adecuado de la situación actual policiaca.
  • Claridad en diversos aspectos de la operación del programa, entre otras cosas, que podrían afectar de manera significativa la eficacia en la disminución de la inseguridad.

_________________________________________________________

[1]Con el Sistema Nacional Anticorrupción intervinieron organizaciones como Transparencia Mexicana, Transparencia Internacional y la Red por la Rendición de Cuentas. El Colectivo por la Transparencia (que aglutina alrededor de 300 organizaciones) se ha manifestado en torno a los recientes cambios de la iniciativa de la Ley General de Transparencia.

[2] El texto de la iniciativa puede consultarse en http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/3/2014-12-02-1/assets/documentos...

[3] Aproximadamente 40% de los policías municipales perciben un sueldo base mensual inferior a $4,600 pesos y menos del 4% percibe un sueldo superior a los $12,000 pesos.(http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/62/3/2014-12-02-1/assets/documentos...)

[4] http://mexico.cnn.com/nacional/2014/12/03/mando-unico-policial-y-otras-1...

[5] http://www.milenio.com/policia/anos-mando-unico-pais-Osorio-Chong-insegu...

[6] http://mexico.cnn.com/nacional/2014/12/03/mando-unico-policial-y-otras-1...

[7] http://www.eluniversal.com.mx/nacion-mexico/2015/apoyan-gobernadores-man...

[8] Ídem, pág. 2

[9] http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/01/30/mando-unico-policial-condu...

[10] http://causaencomun.org.mx/wp-content/uploads/2015/02/Posicionamiento-de...

[11] http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGSNSP.pdf

[12] http://causaencomun.org.mx/wp-content/uploads/2015/02/Posicionamiento-de...

Foto: http://www.aztecanoticias.com.mx


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER