Se encuentra usted aquí

Los dioses no mueren. III

Jueves, 11 de Julio 2019 - 13:15

Autor

foto.jpg
El Oso Travieso

Compartir

los-dioses-no-mueren.-iii_1.png

Continuamos con los comentarios a las características que se observan en la Síndone:

10.- La pormenorización de las imágenes es extraordinaria.

Entrando en detalles de las imágenes, considerando ya la negatividad y la tridimensionalidad, podemos observar con los medios actuales la perfección con que están impresos detalles inconcebibles de plasmar por un pintor o dibujante, no digamos ya del siglo pasado, sino del momento actual:

  • En pequeñas zonas no afectadas por tortura o manchas de sangre, llamémoslas sanas o limpias, al microscopio se alcanzan a detallar los poros del tejido superficial de la piel del sacrificado y se localiza en cada poro un pequeñísimo residuo de sangre, compatible con sudor de sangre.
  • Se encuentran perfectamente impresas las huellas de heridas causadas por el flagrum romano, instrumento de tortura con dos o tres correas con huesecillos en la punta empleado en la flagelación de los condenados a este suplicio.
  • Las más avanzadas técnicas alcanzan a captar algunas estructuras internas como huesos del tórax superior o los dientes.
  • La mayor sorpresa de los analistas la recibieron al detallar las imágenes de los ojos, donde se detecta la presencia de dos monedas conforme a una costumbre de la época, confirmada con monedas encontradas dentro de calaveras descubiertas en Qumran. Es tan clara la impresión que se observa que ha sido posible identificar hasta la acuñación de tales monedas, conocidas como leptones, coincidiendo una con una emisión conmemorativa anterior al año 30 en memoria de una esposa de Poncio Pilato y existen en los círculos numismáticos varias monedas correspondientes a esas acuñaciones, por cierto, hasta con ortografía diferente. La sorpresa está en función de que un objeto inerte también está representado en la Síndone.
  • La imagen en conjunto es de tal precisión que dos médicos forenses de manera independiente se encontraron describiendo las características de las lesiones del torturado como si las estuvieran observando directamente de un cadáver al que le estuvieran practicando una autopsia.

11.- Una observación hecha por los técnicos en fotografía mostró que en el negativo las imágenes correspondientes a lo que podía calificarse como sangre, a diferencia del resto de las imágenes, eran imágenes negativas cuando las otras eran positivas y todo en la misma exposición, por lo cual se les dedicó especial atención, llegando por diversos métodos a la conclusión de que eran residuos de sangre, clasificada como sangre humana procedente de un cuerpo vivo en su mayoría, a diferencia de la que podía suponerse emanada de la herida del costado la cual se puede calificar como sangre humana cadavérica. Sorprendiendo además la precisión anatómica de las heridas, incluyendo la distribución que supera los conocimientos anatómicos y fisiológicos de la edad media.

Especial caso es el de un reputado hematólogo a quien se encargó investigar la naturaleza del tinte que pudo haberse aplicado a esas imágenes y quien en compañía de su esposa realizó un viaje al medio oriente para estudiar in situ y con la historia y los elementos disponibles en esos lugares agotó las posibilidades de la época sin resultados satisfactorios, hasta que a su esposa se le ocurrió preguntar: ¿y si es sangre? Posibilidad descartada a priori dada la encomienda que tenía pero que dadas las circunstancias valdría la pena estudiar, empezando por considerar si era sangre de 2000 años de antigüedad, cuáles serían sus características, partiendo de esa hipótesis fácilmente llegó a la conclusión incluyendo el tipo de sangre AB +.

12.- Renglón aparte merece la observación de las características de lo que se califica como coágulos adheridos a la tela. Y que se presentan íntegros. Un experimento que podemos hacer en el momento que suframos una pequeña herida a la que apliquemos una tela, gasa o algodón para contenerla y la retiremos para observar su estado, invariablemente nos encontraremos con un coágulo deshecho, parte de la sangre queda adherida a la tela y en la piel veremos un manchón sin límites definidos.

En la Síndone los coágulos permanecen íntegros, aun cuando es evidente que estuvo en contacto con la piel lastimada del cuerpo que envolvió. La separación del cuerpo es inexplicable, así como la permanencia nítida de los coágulos, hasta los de menor tamaño.

Si bien no se ha encontrado la manera en la que apareció la imagen sindónica, parece imposible que un falsificador hubiera utilizado la sangre de dos clases distintas en la formación de la imagen.

13.- En las más recientes observaciones se alcanzan a distinguir imágenes difíciles de detectar en los primeros estudios como son algunas inscripciones borradas con el tiempo; huellas de algunas flores del lugar; muy interesantes son las trazas que se identifican con los huesos del tórax superior y los dientes.

14.- Maestros de arte en dibujo anatómico, pintura y escultura califican la armonía corporal y estética como imposible de asociar con una tipología específica, definiéndolo como “normotipo”, o sea como paradigma perfecto de estética, no asociable con raza o grupo humano específico, superando todas las especificaciones de las artes más exigentes.

Espero con las colaboraciones anteriores y la presente se haya satisfecho la curiosidad de mi amigo y despertado el interés de los amables lectores que le han dado seguimiento a la serie.

Este tema da material para una biblioteca y me permito incluir una pequeña bibliografía parte del acervo donde me he documentado, así como las revistas Muy Interesante, Conozca Más, Selecciones y Contenido, canales de televisión como Discovery, History Channel, Canal 40 y otros para introducir al conocimiento más amplio del tema, muchos libros más he consultado y han parado en manos de mis amigos.

Resolver para cada quien la cuestión de si es Jesucristo quien dejó impresa su huella en ese lienzo como respuesta a quienes en un momento dudamos de su paso por este mundo y su Resurrección es un asunto estrictamente personal.

Mi opinión es que la Síndone no es un lienzo milagroso, sino un objeto presente en el momento de la Resurrección de Jesucristo, misma que fue un hecho portentoso, que provocó un microsismo notable, suficiente para tirar la piedra que servía de puerta al sepulcro donde descansaba el cuerpo, que destapó una energía vital única en la historia, mostrando una luminosidad de gran intensidad que hizo que un grupo selecto de soldados pertenecientes al ejército dominante del mundo huyera del lugar, abandonando la labor que tenían por consigna y es en ese instante de resurrección cuando se despide la energía que graba la imagen que hoy se nos muestra como evidencia detallada de la pasión, martirio, muerte y resurrección de Jesucristo.

La aceptación de este hecho genera en el interior de cada persona la alternativa de creer en el hombre que resucitó y que deja la evidencia de que su palabra es verdad y que confirma la veracidad de las escrituras como un quinto evangelio no escrito con palabras ni por intervención humana sino, como describieron en la antigüedad: acheropoieton no hecha por mano humana.

Siendo personal la decisión de adoptar una religión, o sea, una relación con Jesucristo vivo, hay que dirigirse directamente a Él, no son válidas las razones esgrimidas que censuran o critican a curas, alto clero o pastores, ellos no son la verdad, ésta es de Jesucristo y la relación es personal y directa con Él.

 

SITIOS DE INTERNET:

http://sabanasanta.org/https://josemanuelgarciabautista.wordpress.com/20...

http://sabanasanta.org/que_es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Sudario_de_Tur%C3%ADn

https://es.aleteia.org/2018/03/27/el-hombre-de-la-sindone-

https://www.shroud.com/homespan.htm

http://www.linteum.com/la-sindone-el-objeto-analisis.php

https://www.youtube.com/watch?v=u4IFCViyDQs

https://www.youtube.com/watch?v=UrN8D2eU39c

https://www.youtube.com/watch?v=Rsugm0g53vM

 

LIBROS:

La Sábana Santa de Turín. Manuel Solé. S.J.

La Sábana Santa. José Luis Carreño Exteandía. SDB

El Ladrón del Sudario. J.R. Lankford.

Dictamen sobre la Sábana de Cristo. Kenneth E. Stevenson y Gary Habermas.



Número 30 - Junio 2019
portada-revista-30.png
Descargar gratis