Se encuentra usted aquí

Lo único que falta…

Viernes, 24 de Agosto 2018 - 15:30

Autor

julio_chavezmontes.jpg
Julio Chavezmontes Messner

Compartir

cultura-corrupcion.jpg

 

Hay axiomas que nacen y se confirman por la experiencia de la vida diaria.

Todos los hoteles del mundo, son de paso, siempre y cuando el huésped pague su hospedaje, sin importar que deje la habitación después de realizar sus acrobacias, piruetas y equilibrismos; (se lo pueden  preguntar a Clairol Trump y a sus escorts).

Todos los bancos del mundo, lavan lana, con la misma eficiencia que las más modernas tintorerías de lavado en seco. (Tambien se lo pueden preguntar a Clairol Trump y a su abogado Michael Cohen).

Aún recuerdo al personaje misterioso conocido como “garganta profunda” que guio a los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, diciéndoles “que siguieran las huellas del dinero”.

¿Cómo le hizo la renacida Doña Perpetua Gordillo para darse la vida de estrella del cine gringo?

¿Y cómo le hizo su madre; una maistra rural de origen súper humilde, para heredarle varias decenas de millones de pesos?

¿Cómo pudo la gaviota desplumada hacerse con una tamaña casísima en las meritas Lomas de Chapultepec, maquilando papeluchos PRItagónicos en Televisa hasta culminar con su matrimonio de utilería?

¿Cuál ha sido la fórmula para que un trabajador petrolero sin pozos de su propiedad, tenga la inmensa fortuna que tiene Carlos  Romero Deschamps; el líder sindical que piensa como Carlos Marx, pero vive como Carlos Salinas?

¿Y de dónde saco la lana Salinas, (el ex – innombrable), para exiliarse en Dublín al inicio del sexenio de Zedillo?

¿De dónde salen camadas sexenales de nuevos millonarios cuyas fortunas son inexplicables y para algunos, envidiables?

El  muy rico  Carlos Hank Gonzalez decía que un político pobre, era un pobre político; y había por ahí otro dicho que afirmaba  que “vivir fuera del presupuesto, era vivir en el error”.

El ahora ex – presidente legítimo 2006-2012, tiene la oportunidad histórica de cumplir y hacer cumplir aquella cantinela de “si así no lo hiciere, que la nación me lo demande”

La denominada “estafa maestra”, nos presenta con un mecanismo que deja en pañales al lavado de dinero. Se trata de un esquema de reciclaje financiero en el que los bancos gringos en especial y los extranjeros en general, tienen participación y responsabilidad indudable.

Los gobernantes piden préstamos a cuenta de los 120 millones de… ingenuos mexicanos, al son de “el de atrás paga”…

…una vez recibidos los dineros, los gobernantes se clavan la lana a traves de triangulaciones realizadas mediante mecanismos más sofisticados que los del jarocho Javidú…

…Una vez amachinados de los millones de dólares que iban a destinar para impulso del progreso de la patria, envían esos mismos dineros  nada menos que los mismos bancos extranjeros que se los prestaron, ¡pero convertidos en fondos de inversionistas mexicanos! Y para acabarla de fregar, nos los vuelven a “prestar” originando un carrusel que no es el electoral, pero ¡cómo es lucrativo!

Esta clase de migración de dineros robados, no es detenida por la MIGRA gringa, ni por el muro de Clairol Trump.

Este tema lo traté en mi libro titulado “Heridas que no Cierran” (1), de la siguiente manera:

“Hemos caminado mucho desde Manga de Clavo hasta la Colina del Perro y ya urge cambiar el derrotero. Es necesario establecer que antes que hayamos pagado el último dólar de nuestro adeudo, ya deberemos haber cobrado nuestras cuentas. Que los fondos nacionales, esas cifras fabulosas que hoy son lastre en vez de impulso, deberán regresar a México para aplicarse a su finalidad original. Que existen medios legales para lograr que los propios acreedores dejen de dar "asilo" en sus bancos a los defraudadores de nuestro país; que los "captadólares" norteamericanos son los que mejor conocen a los "saca-dólares" mexicanos. Que ajustar a los de adentro, coludidos con los de afuera, es paso indispensable en el replanteamiento de nuestras relaciones con Estados Unidos. Porque el buen juez por su casa empieza.”

Seguir la misma estrategia de los periodistas del escándalo Watergate, es la mejor forma de recuperar los muchos millones de dólares robados a México; a los mexicanos.

Hay un pequeño; un pequeñísimo detalle que el nuevo gobierno federal debería considerar:

Basta calcular los ingresos justificables de los políticos; de los funcionarios públicos  y de los líderes sindicales y demás miembros de “la mafia del poder”, para concluir que las cuentas no les cuadran.

Todos los excedentes no justificables que integran sus fortunas, NO les pertenecen a ellos, porque son FONDOS PÚBLICOS inalienables e IMPRESCRIPTIBLES.

Esto significa que cualquier suma de dinero o cualquier bien  NO JUSTIFICABLE en poder de ex funcionarios o de servidores públicos en funciones, debe tenerse como PROPIEDAD DEL ESTADO MEXICANO.

Aplicando esta sencillísima regla de la lógica jurídica y de las leyes que no nos rigen, pero que deberían regirnos, se podrían recuperar incalculables recursos.

Si AMLO dice que con ponerle fin a la corrupción se pueden ahorrar muchísimos millones de pesos, ¡Cuánto no podríamos amasar, pasando a la báscula a los bandidos del presente y del pasado, por remoto que el pasado sea!

No deja de sorprenderme que la Auditoría  Superior de la Federación sea como la voz que clama en el desierto, denunciando con precisión contable rigurosa, todos los desvíos presupuestarios existentes, encontrando siempre oídos sordos de parte de quienes no actúan porque les sale cola, y hacer olas no les convendría…

… PERO A NOSOTROS SÍ.

¿Por qué no se hace algo que es tan fácil, y que recuperaría para el país sumas incalculables de dinero?

Porque todo el sistema político mexicano se ha ido edificando sobre una trama intrincada de complicidades.

Se supone que se aproxima el advenimiento de una transformación nacional; aunque no sea la cuarta ni mucho menos.

Con que fuera de verdad, bienvenida que sea la primera.

Lo único que falta, son las ganas de hacerlo.

¿Le dará la gana al nuevo presidente?

   _______________________________

  1. Heridas que no cierran. Editorial Grijalbo. Colección de Politica Mexicana. 1988 2ª edición.

Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER