Se encuentra usted aquí

¡Llegamos tarde...! La Marihuana, la Hípica y lo que se Acumule

Miércoles, 27 de Enero 2016 - 17:00

Autor

enrique_rodriguez-cano_ruiz.jpg
Enrique Rodríguez-Cano Ruiz

Compartir

foto_1_llegamos_tarde.jpg

El lunes pasado, en el programa de Radio Fórmula, Eduardo Ruiz-Healy y su equipo de críticos infernales del sistema señalaban que en nuestro país acostumbramos siempre llegar tarde. Se referían a que las reformas, adecuaciones y transformaciones que tanto urgen para que el país avance, se anteponen intereses particulares impidiendo que progrese —y que se mueva. Cuando el gobierno se anima a transformar algo se hace tan poco a poco —tan lentamente, tan suavecito— que siempre nos quedamos rezagados. Muchas veces la solución no va al fondo.

Es cierto, baste citar tres ejemplos. Hay mil más. La llamada reforma energética llegó tarde y ahora que el precio del petróleo está por los suelos la enmienda aunque buena ya no va a producir los frutos esperados. Hace muchos años Jorge Díaz Serrano planteó la privatización y modernización de Pemex. Por allí tengo su magnífico libro con sus propuestas. Cuarenta años más tarde la administración actual lo logró, pero en este mundo cambiante llegó tarde.

Otro ejemplo actual es el debate de la aprobación de la marihuana para su uso medicinal, en vez de poner en la mesa todo el problema de todas las drogas para su legalización y regulación definitiva. Existe ya mucha experiencia internacional que identifica el problema para que de una vez por todas se pueda enfrentar y solucionar la terrible guerra que se vive en partes del país contra los narcos y que ha costado tantas vidas, miseria y pena en tantas familias mexicanas y raudales de dinero del erario público. Ahora sí, se discute en distintos foros organizados por la Secretaría de Gobernación y por el Congreso de la Unión... insisto, tarde y no se discute de fondo. Y me pregunto las conclusiones de tanto foro quién las va a procesar.

De manera similar se encuentra mi tema favorito. La controvertida "Ley de Juegos y Sorteos"  la cual, en mi opinión —ya lo he dicho— la aprobada por la Cámara de Diputados realmente está formulada a modo para que la eterna discrecionalidad siga funcionando —con todas sus implicaciones— y que podrían favorecen, si se aprueba como está, a más corrupción. No reformarla implica seguir aplicando la de 1947 que es más vetusta que Matusalén. Aquí ni tarde llegamos pero eso sí, foros, propuestas y discusiones hubo... Sólo Aurora Aguilar, ex diputada del PAN, pudo influir un poco con nuestras propuestas. Solo un poco.

Ahora, como la controversia constitucional presentada por algunos diputados no progresó, la Suprema Corte determinó que las máquinas tragamonedas no son "juegos de azar" y me pregunto si las mesas de póker, bacará, bingo y ruleta que proliferan en los casinos también son legales. La actual ley prohíbe los juegos de azar y aquí no se aplica. La autoridad reguladora se sigue haciendo de la vista gorda.

Y por supuesto no me cansaré de señalar que como está redactada la "nueva Ley" favorece en nada a la casi extinta Industria Hípica mexicana. Así pues, la iniciativa aprobada en la legislatura anterior por la Cámara de Diputados duerme plácidamente en la Cámara de Senadores. También llegó tarde, mal, se tropezó y ya no caminó.

¿Por qué sucede todo esto? Me parece básicamente porque los mandos altos —quien gobierna  nuestro país— no se quieren comprometer. No les conviene y bien digo, en tono de burla, que están muy ocupados haciendo "business plans". Para mí es un hecho que no tienen la visión que se necesita para ser "estadistas" —ni la cultura y ni las habilidades suficientes que se requiere para cumplir y hacer cumplir su responsabilidad. También se sufre por la falta de profesionalismo de los mandos medios de la administración pública, pues cada vez que es nombrado un nuevo funcionario, este trae a sus amigos o recomendados, que saben nada de los temas de su nueva competencia. 

foto_2_8.jpg

Les platico. Hace más de 4 años, en agosto de 2011, fui contratado como asesor y apoderado de una asociación civil que se formó para que los propietarios de caballos pudieran estar representados ante la empresa permisionaria del Hipódromo de las Américas y la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación. A la fecha hemos tratado con cinco distintos directores de la citada Dirección. Tres de la pasada administración y dos en el nuevo gobierno. Ninguno de ellos sabía una jota de la materia y aunque han mostrado todos cierta buena disposición, algo siempre se interpone. No sé si son ordenes de la superioridad o incompetencia pura. O... ya saben, se los dejo a su imaginación.

Cuando menos —por su nueva respuesta de fecha 19 de enero— se constata que no leen las peticiones que bien fundadas les hemos presentado y que tiene como finalidad rescatar la industria que representa la asociación que represento.

En la siguiente liga están todos los documentos que hemos entregado. Faltan las promociones del año pasado. Y es tal la extrañeza que me causa que cuando explicamos con peras y manzanas la situación —después de 4 meses— la respuesta que acabamos de recibir de parte la autoridad reguladora del juego con apuesta en el país, es omisa en el fondo del asunto y no quieren resolver. No quieren rescatar la actividad y los empleos todos los días se van al caño.

Al parecer vamos a tener que recurrir a otras instancias legales pues basta ya de tanto atole con el dedo... ¿Vale la pena otro esfuerzo? Por supuesto...


Leer también


Número 33 - Septiembre 2019
portada-revista-33.jpg
Descargar gratis

No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER