Se encuentra usted aquí

Le Can-Can de Francine: ¡Quiero una armadura!

Viernes, 16 de Enero 2015 - 18:30

Autor

captura_de_pantalla_2014-10-17_09.55.00.png
Francine Sarrapy Fabre

Compartir

vacunas-perros.jpg

Sí… ¡quiero una armadura que proteja a mi mascota y le prevenga de muchas enfermedades!  

Sí… ¡una armadura invisible que lo cuide y le permita crecer sano y fuerte!

Sí… ¡una armadura que luche contra virus y bacterias que amenazan su salud!

Pues te tengo una buena noticia, afortunadamente y gracias a los investigadores y científicos, existen estas armaduras y se llaman: vacunas.

Al adquirir una mascota, ya sea en un criadero, en una tienda especializada o en lugar de adopción lo primero que debemos cuestionar, después de seleccionar la raza y el sexo, es su estado de salud y su calendario de vacunas.

Sí, exactamente igual que con nuestros niños y bebés, nuestras mascotas deben tener su Carnet de Vacunación. Recordemos que al aplicarlas estamos tratando de prevenirles algunas enfermedades tales como:

  • Moquillo
  • Parvovirus
  • Hepatitis
  • Leptospirosis
  • Rabia
  • Traqueobronquitis (tos de las perreras)
  • Piroplamosis
  • Coronavirus

¡Qué maravilla que podemos proteger a nuestros cachorros y también proteger a nuestras familias de contagios, en algunos casos peligrosos!

Sin embargo, es importante considerar algunos aspectos previos a la inmunización: 

  • El cachorrito está protegido por los anticuerpos de la madre, transmitidos principalmente durante las primeras 24 horas de vida al mamar. Las crías no deben ser vacunadas antes de las seis primeras semanas de vida.
  • Nuestra mascota debe cumplir con su primera desparasitación. Los cachorros nacen con parásitos adquiridos a través de la placenta. Por eso es muy importante eliminarlos antes de su primera vacuna.
  • No debe estar lactando.
  • Que tenga mas de 45 días de edad y ya esté desparasitada.
  • Que esté en un buen estado de salud.
  • Se debe tomar en cuenta la raza del perro, pues hay algunas con más predisposición a determinadas enfermedades.
  • Revisar la zona climática donde vive, fría, templada, tropical o subtropical, determina el cuadro de vacunación más conveniente.
  • Además si es zona urbana o rural.
  • Si está en contacto con otros animales.

¡Guau! No está sencillo y cómo diría el Chapulín Colorado, "¡¿y ahora, quién podrá auxiliarme?!": tu médico veterinario.

Él es el encargado de definir y decidir cuáles son las vacunas adecuadas. Es muy importante no guiarse por los consejos de los amigos, pues el único facultado para aplicar y recomendar el esquema de vacunas es el veterinario.

Las vacunas funcionan de manera sencilla. Vacunar quiere decir, introducir en el cuerpo una enfermedad atenuada con el propósito de que el organismo y el sistema inmune la detecten y provoquen la fabricación de defensas.

El momento adecuado para aplicar una vacuna es cuándo sus anticuerpos están bajos o no existen. Estas defensas no viven para siempre en el cuerpo del animal y por eso es necesario revacunar para que el organismo vuelva a fabricarlas.

Razón por la cual, se elaborará un calendario de vacunación.

Un calendario estándar recomienda vacunar a un cachorro a partir de la sexta semana y a partir de ahí repetir la vacunación durante las semanas siguientes. Cuándo ya es un perro adulto, se debe vacunar cada año con una vacuna multivalente que cubre todas las enfermedades importantes.

En el caso de la vacuna contra la rabia, se debe consultar específicamente y en caso de que haya una campaña especial, pues acudir antes del año sugerido.

Debemos consultar sobre las reacciones hacia la inoculación, pues al igual que a nuestros niños las vacunas pueden provocar reacciones secundarias, mencionaremos las más comunes.

  • Decaído y con fiebre.
  • Aparición de un quiste en la zona de la inyección.
  • Alergia a determinada marca de vacuna.
  • Problemas estomacales
  • En casos extremos y muy raros, problemas respiratorios y cardiovasculares.

Otro aspecto importante para reforzar el cuadro de vacunas y el sistema inmune de nuestra mascota, es la alimentación. Actualmente existen alimentos que incluyen en sus fórmulas ingredientes que protegen y estimulan la creación de defensas naturales.

Nuevamente, consulta a tu veterinario para que te oriente sobre que nutrientes debes incluir en su dieta diaria de acuerdo a su etapa de crecimiento y desarrollo.

CONSEJOS:

  • Vacuna a tu cachorro después de la sexta semana de vida y si ya es adulto anualmente. Es su seguro de vida.
  • Habla con tu veterinario y decide el calendario anual mas conveniente para tu mascota.
  • Con cada vacunación, se debe desparasitar previamente, pues de esta manera se estimula la creación de defensas y esto ayuda a que la vacuna produzca un mejor efecto inmunizante.

¡Guau! Es una manera formal y seria de demostrarle cuánto queremos a nuestras mascotas y cuánto nos interesa su salud.

Recuerda… más vale prevenir que curar. Ponle su armadura.


Leer también


Número 35 - Noviembre 2019
portada-revista-35.png
Descargar gratis







No te pierdas ningún artículo

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER